Nacional

Hay más inclusión, pero se debilita la institucionalidad

Democracia. Analistas ven que las pugnas políticas generan inestabilidad y poca gestión

Elección. En abril de 2010 se constituyó gobiernos locales y departamentales.

Elección. En abril de 2010 se constituyó gobiernos locales y departamentales. Foto: archivo Nicolás Quinteros

La Razón / Paulo Cuiza - La Paz

02:17 / 29 de enero de 2012

La profundización de la democracia trajo inclusión, pero generó instituciones débiles. Los más afectados son los municipios porque la presión social, las pugnas internas y las denuncias por delitos acaban alejando de sus cargos a alcaldes, lo que trae costos económicos,  según analistas.    

La Constitución Política del Estado abrió el paso a la elección de autoridades ediles y concejales en planchas separadas; lo que no garantiza al Ejecutivo el control del ente deliberativo y, consecuentemente, estabilidad. El analista Jorge Lazarte sostiene que esta forma de elección puede derivar en pugnas políticas y acortar mandatos.

El municipalista Iván Arias destaca los avances en cuanto a participación o “democracia de masas”; sin embargo, considera que el país anda mal en la “democracia institucional”, que supone —afirmó— respeto a las instituciones y a las autoridades.

Lo ocurrido en Yapacaní, Santa Cruz, es un ejemplo de esta realidad,  asegura el politólogo Franklin Pareja. En el municipio cruceño, pugnas internas combinadas con presión social obligaron al burgomaestre David Carvajal a dImitir a su cargo en medio de conflictos con tres muertos.

La Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM) reportó que en un año y nueve meses fueron alejados de sus cargos al menos 20 alcaldes por factores como la presión social, muerte o suspensión por orden fiscal. En el pasado, autoridades electas como los alcaldes perdían su mandato sólo por sentencia ejecutoriada, mientras que ahora la Ley Marco de Autonomías prevé que pueden ser suspendidos a simple acusación fiscal.

Pareja explica que la figura legal de la “acusación formal” debilitó y vulneró la institucionalidad en el país, sobre todo en los gobiernos municipales. “Esa vulnerabilidad hace que las autoridades electas no tengan ninguna garantía de cumplir con su gestión”, señala.

El vicepresidente Álvaro García, en la inauguración de la gestión legislativa 2012-2013, valoró la profundización de la democracia, aunque reconoció la existencia de conflictos. “Ampliación de la democracia real; cada vez más personas son elegidas, cada vez hay más participación (pero) es complicada la mayor participación porque muchas veces detiene la ejecución”.

Para el analista político Marcelo Silva, ganó la participación, pero perdió la institucionalidad, aunque también sostiene que hay efectos económicos porque las pugnas afectan la gestión y ejecución presupuestaria con un costo social.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) organizó este año cuatro elecciones para elegir a igual número de autoridades ediles, con un costo de Bs 8 millones. Para este año está prevista la organización de al menos ocho elecciones de alcaldes.

“Los sectores reclaman por la vía de la presión y obvian los mecanismos legales instituidos, eso está debilitando a la democracia”, insiste Pareja, mientras que su colega  María Teresa Zegada afirmó que, a partir de este estado de situación, el desafío del Gobierno es fortalecer la institucionalidad.Además establece que la “suspensión temporal”, prevista en la Ley Marco de Autonomías, se presta a que sea utilizado políticamente. “Es algo que no se quiere cuando existe una institucionalidad fuerte”.

El costo económico del avance de la democracia, según Pareja, es el poco desarrollo de las regiones. Mientras que Silva apunta al crecimiento burocrático a raíz de la reorganización de los gobiernos departamentales y municipales.Control del mas en regionesEn el caso de las gobernaciones, el Movimiento Al Socialismo tiene el control de ocho de las nueve existentes. En diciembre, fue suspendido del cargo el gobernador Ernesto Suárez a raíz de una acusación fiscal por corrupción. También tiene el control de siete de las nueve asambleas departamentales.

Hay gobernabilidad

El director ejecutivo de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia), Ariel Rojas, asegura que en el país existe una democracia participativa y que los conflictos políticos y sociales en los municipios no han generado ingobernabilidad.

“Hay autoridades, no de ahora sino de antes, como el alcalde de Villa Rivero de Cochabamba (José Rodríguez), que han burlado a las autoridades electorales para habilitarse como candidatos y luego ejercer como burgomaestres, cuando tenía una sentencia ejecutoriada en su contra”, explica.

Rojas señala que la profundización de la democracia se verá fortalecida con la aprobación de las cartas orgánicas, que según dice, son redactadas en los municipios. De acuerdo con la Ley Marco de Autonomías, una carta orgánica representa la identidad de la entidad autónoma, fija su ubicación jurisdiccional, su estructura organizativa y la identificación de sus autoridades, además, prevé la forma de organización del Órgano Legislativo o deliberativo.

El Director Ejecutivo de la FAM-Bolivia detalla que la suspensión de una autoridad por una acusación formal no vulnera derechos. Precisa que existe jurisprudencia que muestra que cualquier funcionario público que tenga una “acusación formal” debe ser suspendido de sus funciones.  Argumenta que la suspensión de ninguna manera genera ingobernabilidad y recordó que antes en los municipios se aplicaba la censura constructiva para retirar a un alcalde.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia