Nacional

Los intereses de grupo activan conflictos sociales desde 2006

Entre 2000 y 2005 se registraron 3.527 conflictos, un promedio de 59 por mes, por efecto de las sucesivas crisis sociales que estallaron motivadas por necesidades

Protesta. Transportistas de Cochabamba bloquearon accesos a la ciudad con turriles para exigir incremento de tarifas.

Protesta. Transportistas de Cochabamba bloquearon accesos a la ciudad con turriles para exigir incremento de tarifas. Fernando Cartagena.

La Razón (Edición Impresa) / Dennis Luizaga / La Paz

00:01 / 15 de diciembre de 2013

Hasta 2006, los conflictos sociales que estallaban en Bolivia estaban motivados por necesidades específicas de la población, según un reciente estudio del sociólogo César Rojas que establece que, en la actualidad, esas crisis se activan por intereses de grupo. 

Democracias callejeras (2013), de César Rojas, compara la naturaleza y el desarrollo de las crisis sociales que se produjeron desde fines de los 90, y concluye que en la actualidad existe un mayor número de protestas a pesar de que el Estado logró paulatinamente mejorar las condiciones económicas y de crecimiento.

De acuerdo con un relevamiento de la Fundación Unir, entre 2006 y 2012 se registraron 4.046 conflictos, lo que en promedio representa 52 por mes. El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social contabilizó 3.527, un promedio de 59 por mes entre 2000 y 2005, un periodo al que Rojas bautizó como “democracia de alta tensión” por la gravedad de los hechos sociales que llegaron a convulsionar el país, especialmente durante la “guerra del agua” (2000), la crisis de octubre de 2003 —que se zanjó con la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada— y las protestas de 2005 que exigían un nuevo Estado a merced de la Asamblea Constituyente.

El crecimiento económico de 2013 cerrará con el 6,5%, según previsiones del Ministerio de Economía y Finanzas. Hace diez años, en 2003, ese indicador fue -0,23%. 

Educación. “Los datos están dentro de lo correcto, hemos ido advirtiendo desde hace mucho tiempo que la naturaleza de la conflictividad se debe a una mentalidad individualista”, sostuvo la diputada Marianela Paco, del Movimiento Al Socialismo (MAS), quien además aseguró que resta “desarrollar mecanismos de reeducación para que ciudadanos y ciudadanas piensen primero en el bien común”.

En las últimas tres semanas, los jubilados tomaron las principales calles de La Paz para exigir el segundo aguinaldo que el Gobierno decretó para el sector activo, en tanto que los transportistas se movilizaron para demandar un incremento de sus tarifas con la perspectiva de hacer más rentable el servicio del transporte público.

Según Rojas, responsable de la Red de Expertos Integrados (REI),  estos y otros conflictos están marcados por el interés de los sectores de recibir más beneficios del Ejecutivo y no para cubrir necesidades básicas como sucedía antes.

“Ahora, los sectores sociales desean una tajada del ansiado bienestar; pero otros que tienen su tajada también desean agrandar su porción en el río revuelto de la conflictividad”, afirmó Rojas.Con todo, el conflictólogo sostuvo que las crisis sociales ayudan a resolver las demandas, algo que se vio desde la época de la “democracia de alta tensión”.

“El Gobierno no actúa de manera reactiva, si bien se generan acuerdos, pactos en etapa de crisis pero en ese ínterin hubo muertos y heridos, y eso deja un saldo negativo para el país”, manifestó tras explicar que este criterio obedece a una estrategia de negociación que asume el Ejecutivo cuando se presentan demandas sociales.

“El Gobierno juega al desgaste, actúa así hasta que el sector en conflicto ya no tenga fuerzas; pero cuando percibe que todavía tiene, recién cede”, afirmó el codirector del REI, Eduardo Leaño, durante el Primer Encuentro de Expertos en Conflictos que se realizó la pasada semana en La Paz. En el estudio, Rojas denomina  a esta ecuación “negociación forzada” porque “la presión (marchas, bloqueos) no se levanta a pesar de que se instala la mesa de negociación y eso lo hacen para que haya un equilibrio de poder”, afirmó el experto.

Los Tres métodos Anticrisis

Poco usual

Según los profesionales de REI, los métodos alternos de resolución de conflictos que incorpora la negociación, la mediación, conciliación y el arbitraje se usan de manera muy excepcional en Bolivia.

Originario

Los modos originarios de resolución de conflictos son  las prácticas frente a las crisis que se aplica en las comunidades indígenas originarias del país.

Frecuente

La Fundación REI identificó de recurrentes a los métodos “idiosincráticos” de resolución de conflictos en el país, que consideran a la crisis social como un método para resolver las demandas sociales.

‘En Bolivia el diálogo ha perdido legitimidad’

César Rojas, especialista en conflictos de la Fundación REI (Red de Expertos Integrados), asegura que el diálogo como medio para la resolución de conflictos en el país ha perdido “legitimidad” para los sectores sociales, que optan por las movilizaciones y la presión para que sus demandas sean atendidas por el Gobierno.

“Es curioso porque en el país llevamos un ciclo de 13 años de conflictividad y la gente encuentra que el diálogo es de sordos porque ha perdido legitimidad”, manifestó el experto durante el Primer Encuentro Especializado en Resolución de Conflictos, que se realizó el miércoles en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) con el apoyo de la Embajada de Gran Bretaña. Según datos de una encuesta que proporcionó Rojas, “ocho de cada diez personas prefieren el diálogo, pero de esos ocho al menos cuatro han salido a la calle a protestar porque no encuentran otra salida para hacerse escuchar”, explicó.

“El diálogo es difícil porque no nos han atendido en su momento, si han accedido es por las medidas de presión que asumimos”, refirió Victoria López, secretaria de la Plataforma de Víctimas de la Dictadura que protesta por más de 600 días en El Prado paceño.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia