Nacional

Los nombres de palacios de Gobierno están marcados por la historia, la nobleza y los siniestros

Son testigos silenciosos de la historia. Los principales escenarios del poder político de la región, y de otros países, reciben nominaciones que se originan en singulares relatos. Aquí algunos de ellos.

La Razón Digital / Mariana Pérez / La Paz

11:34 / 03 de enero de 2013

Hablar de la Casa Rosada en Argentina, la Casa de la Moneda en Chile o el Palacio Quemado en Bolivia es parte de la cotidianidad y por ello las historias que se encuentran detrás de estos nombres suelen pasar desapercibidas para el común de la gente.

Para refrescar el dato, La Razón Digital hace un repaso a los nombres de algunos palacios de Gobierno, que evocan a  personajes destacados, alguna ubicación geográfica o algún suceso importante que marcó la historia de un país.

Cómo nacieron los denominativos que llevan los espacios donde se toman decisiones que afectan a millones de personas. El Palacio de Gobierno de Bolivia, por ejemplo, que fue construido en 1551 y que es también conocido como Palacio Quemado, se debe  a un incendio de magnitud que sufrió como consecuencia de una conspiración política en 1875, durante el gobierno de Tomás Frías.

Fue reconstruido y hoy se proyecta su ampliación y cambio de nombre a Casa Grande del Pueblo, denominativo elegido por el gobernante Movimiento Al Socialismo. Este símbolo del poder está ubicado en la plaza principal de la ciudad de La Paz.

La sede chilena o Casa de la Moneda fue originalmente proyectada en 1548 para albergar la Real Casa de la Moneda en la época de la Colonia. Hoy, ubicada en Santiago de Chile, es  la única edificación de estilo neoclásico italiano puro existente en América.

Al menos otras cuatro casas de gobierno de la región deben su nombre a un personaje de su particular historia. Tal es el caso de la ‘Casa Pizarro’ de Perú, el ‘Palacio de Carondelet’ de Ecuador, la ‘Casa de Nariño’ en Colombia y el ‘Palacio de los López’ de Paraguay.

El conquistador español del Perú, Francisco Pizarro, mandó a construir la actual sede de Gobierno, que en un principio constaba de un patio al centro y un jardín en el que sembró una higuera que perdura hasta hoy. Al iniciarse la vida republicana peruana la antigua Casa de los Virreyes se convirtió en la Casa de Gobierno. 

En el caso de Ecuador, Francisco Luis Héctor Barón de Carondelet ordenó la construcción de la fachada del Palacio que lleva su apellido en Quito. Según el mito popular, el mismo Libertador Simón Bolívar habría sido quien le llamó ‘Palacio de Carondelet’, asombrado por el buen gusto que tuvo el noble.

Otra edificación que destaca por su gran dimensión y aspecto longevo es el ‘ Palacio de Nariño’ en Bogotá, Colombia. Éste fue construido en los predios de la casa natal del dirigente de la independencia colombiana Antonio Nariño, en 1908.

El nombre de la sede del poder de Paraguay es consecuencia de la herencia de un apellido. El ‘ Palacio de los López fue construido por orden del presidente Carlos Antonio López, para que sirviera de residencia para su hijo, Francisco Solano López. Las obras se iniciaron en 1857 bajo la dirección del arquitecto inglés Alonso Taylor. Hoy alberga al poder Ejecutivo.

Otros palacios de Gobierno llevan nombres originados en particularidades, como el color de sus fachadas. El ‘Palacio de las Garzas’ de Panamá debe su nombre a que en su interior están cinco bellas estatuas de bronce esculpidas en 1915, procedentes de Génova, Italia.

El color de su fachada le dio el nombre a la ‘Casa Rosada’ de Argentina, que fue pintada de ese color porque era muy utilizado durante el siglo XIX, según una de las hipótesis más aceptadas. El color ha variado desde el rosado pálido hasta una coloración próxima al anaranjado.

El ‘Palacio do Planalto’ de Brasil, uno de los más admirados por su diseño de aspecto plástico exquisito, se denomina así porque ‘Planalto’, traducido del portugués al español, significa ‘meseta’, lugar geográfico donde se erige.

Otras sedes del poder Ejecutivo que destacan por su tamaño, antigüedad o diseño, son las de México, Estados Unidos y Rusia.

El Palacio Nacional de México se levanta sobre 40 mil metros cuadrados de terreno, donde se encontraban las casas de Moctezuma, el noveno y último emperador mexicano.

La célebre Casa Blanca fue llamada así por el presidente Theodore Roosevelt, debido al color de su fachada, aunque su construcción fue idea de George Washington.

El fantástico Kremlin viene del ruso ‘kreml’ que se traduce como ciudadela, fuerte o fortificación. Se trata de una antigua fortaleza que hoy funge como residencia presidencial  y sede del poder ejecutivo del Gobierno de Rusia.

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia