Nacional

La plaza Murillo se llenó de diversidad en el festejo

Cientos de personas celebraron el tercer año del Estado Plurinacional.

Ciudadanas suecas y holandesas se mezclan con pobladores de una comunidad orureña. Ellas declararon su apoyo al Presidente. Foto: Víctor Gutiérrez.

Ciudadanas suecas y holandesas se mezclan con pobladores de una comunidad orureña. Ellas declararon su apoyo al Presidente. Foto: Víctor Gutiérrez.

La Razón / Erick Ortega / La Paz

00:30 / 23 de enero de 2013

Moisés Rolón es de Orinoca y conoce a Evo Morales desde hace años. Desde 2009 viene a La Paz para festejar el aniversario del Estado Plurinacional. Como él, cientos de ciudadanos del país y de fuera de las fronteras estuvieron en la sede de Gobierno.

Junto a Rolón llegaron casi 200 personas y se dividieron en tres grupos de músicos que interpretaban sones andinos. “Viajamos unas diez horas y llegamos directamente a la plaza”.

Mientras estaban en el centro de la plaza, cerca a la calle Comercio había un grupo de pandinos. Afrobolivianos, gente del oriente y del occidente completaban el mosaico plurinacional.

En la víspera, el kilómetro 0 lució sus mejores galas. Hubo un gran despliegue de banderas tricolores y wiphalas, en el frontis del Palacio estaban gigantografías de los libertadores de la patria, además de héroes indígenas.

La gente se acomodó en la plaza para esperar el discurso de Evo Morales. Una pantalla gigante permitió observar al Primer Mandatario cuando presentó su informe de gestión.

Para aplacar el hambre hubo venta de comida y refrescos. La Digcoin (Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización) repartió dos mil bolsas pequeñas de coca para acullicar.

Hubo propaganda de la gestión. Por ejemplo, el ministerio de Comunicación dio calendarios y el ministerio de Defensa entregó discos compactos.

Ariel Palavecino vino desde Argentina junto a tres amigos. Pasearon por los sitios turísticos del país y optaron por estar presentes en “el día de Evo”. El bonaerense dijo: “Es muy emotivo lo que vemos. Nosotros nos sentimos hermanos suyos”.

Llegaron visitantes de Chile, Argentina, España, Holanda, Suecia, entre otras nacionalidades. También hubo periodistas internacionales. Por ejemplo, un equipo especial de Telesur hizo tomas para difundir a fines de febrero un reportaje sobre Bolivia y Evo Morales.

Uno de los momentos cumbres fue cuando Evo Morales salió al balcón del Palacio: llovieron los aplausos y tronaron los pututus. Después empezó el desfile de las organizaciones sociales y, a media tarde, se dio inicio a la fiesta plurinacional.

Un festejo difundido en vivo

Bolivia Tv emitió en vivo y directo el evento desde las primeras horas de la mañana. Armó un set de televisión en la plaza Murillo. Radio Patria Nueva también transmitió la celebración plurinacional.

Los medios de comunicación estatales no fueron los únicos en emitir el discurso presidencial. También las redes televisivas privadas presentaron el informe de gestión de Evo Morales.

Vendedores armaron un mercado persa

Hugo Rodríguez fue uno de los pocos que no escuchó el discurso de Evo Morales. Se vistió con un traje de cóndor y posaba junto a quien pedía fotografiarse con él, después vendía la foto a Bs 10.

Cuenta que lo peor fue la incomodidad. Estar abriendo los brazos (que en este caso eran alas) lo tenía cansado. “Es como estar vestido con un traje de morenada. La cabeza me pesa mucho”, se quejaba a mediodía.

Como él, y su equipo de trabajo, hubo varias personas que aprovecharon el festejo para hacer comercio en la plaza Murillo.

Los posters con la imagen de Evo Morales se vendían a Bs 5 y 10, a un mismo costo que las banderas y las escarapelas. Los discursos del Primer Mandatario también estaban en oferta.

La variedad estuvo a la orden del día. Cerca a la Cancillería un vendedor ofrecía libros de autoayuda y de marketing. A unos pasos, otro comerciante ofertaba celulares a Bs 130 y tarjetas de memoria a Bs 20. Mientras algunos ofrecían paraguas y sombreros.

Desde media mañana había sandwiches, hamburguesas y anticuchos para los asistentes a la celebración. También hubo buena venta de refrescos. Vendedores callejeros ofrecían gaseosas y refrescos hervidos.

Para entretenerse y matar el tiempo algunos compraron los primeros periódicos de Alasita, que salieron en la víspera. Los lectores se divertían con esta prensa.

Informe de gestión

La guardia indígena llegó  desde la comunidad de warisata.

Jóvenes de la Universidad Indígena Boliviana Aymara Túpac Katari fueron parte de la seguridad que acompañó al evento.

Algunos decidieron hacer viajes de ida y vuelta.

Gente de Huachacalla quería hablar con Morales, pero decidieron dejarle una carta. Sólo estuvieron unas horas en La Paz.

Las autoridades fueron aplaudidas en el balcón.En el balcón del Palacio, Evo Morales estuvo flanqueado por las presidentas de las cámaras de Senadores y Diputados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia