Nacional

‘Hay preocupación en las FFAA del Perú sobre el anexo militar’

David Choquehuanca

El canciller del Estado, David Choquehuanca

El canciller del Estado, David Choquehuanca Foto: La Razón

La Razón / Iván Paredes Tamayo / La Paz

00:19 / 02 de enero de 2012

— ¿Por qué el Congreso de Perú no ratificó aún el acuerdo complementario de Ilo?

— Hay algunos detalles que debemos precisar. Una de las preocupaciones es el anexo de la Escuela Naval de Bolivia, por lo que tenemos que precisar con más claridad la presencia de la Fuerza Naval boliviana en Ilo. Hay preocupación en las Fuerzas Armadas del Perú sobre la construcción del anexo. Entonces hay algunos arreglos que debemos hacer para que no entre en contradicción con la normativa en diferentes campos. Hubo diferentes reuniones bilaterales para complementar y precisar algunos párrafos del convenio de Ilo para que sea ratificado en el Congreso peruano. Estos días estamos trabajando en estas precisiones con las autoridades peruanas y una vez las concluyamos  mandaremos nuestras observaciones y complementaciones para que las autoridades peruanas envíen el documento a su Congreso para su ratificación.

— ¿Qué pasará luego de que el Congreso peruano ratifique el acuerdo de Ilo?

— Una vez ratificado por ambos congresos, tenemos 90 días para la implementación de un plan de desarrollo de Ilo y el anexo de la Escuela Naval de Bolivia. También se conformarán comisiones mixtas para que se trabaje en el plan de desarrollo.

— ¿El objetivo del acuerdo es llevar el comercio boliviano que se genera en los puertos del norte de Chile a Ilo?

— El objetivo es ése. La implementación de la zona económica especial y de la zona franca turística  ofrece muchas ventajas, pero no es de la noche a la mañana, es poco a poco. El objetivo es utilizar (el puerto) en condiciones más favorables en relación a cualquier otro puerto, o sea, tenemos que ofrecer condiciones más favorables a nuestros exportadores e importadores.

— ¿Cómo perjudicó el diálogo con la República de Chile el anuncio de recurrir a cortes internacionales para lograr soberanía marítima?

— Hubo un primer momento después de que el presidente Evo Morales anunció que exploraríamos otras alternativas, otros mecanismos, como llevar este caso a organismos y cortes internacionales. Se conformó una dirección para que estudie y prepare las alternativas y hubo reacciones en Chile en sentido de que Bolivia debería escoger el camino del diálogo o del litigio, pero esas posiciones han sido superadas en Chile, ya no insisten, están abiertos; es más, hay un proceso de diálogo que aún se sostiene a nivel de autoridades de Chile y Bolivia en diferentes temas. O sea, elegir el diálogo o litigio ha sido superado por las mismas autoridades; si ven las mismas declaraciones, ya no ponen como condicionante que nosotros vayamos (al litigio), aunque de vez en cuando alguna autoridad o legislador hace alguna declaración aislada, pero de manera general, elegir entre diálogo o litigio ya fue superado.

— ¿Cómo está avanzando la demanda jurídica?

— No podemos revelar nuestras estrategias, tenemos que ser responsables en el tema. Hay una Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) que está trabajando en el tema. El presidente Morales oportunamente hará conocer los informes al pueblo boliviano del camino que vamos a trabajar.

— Más allá de la demanda, ¿la relación con Chile atraviesa por un buen momento?

— Nosotros queremos resolver este problema pendiente, la región quiere que se resuelva, por lo que será saludable resolver este problema no sólo para Bolivia, sino también para Chile, Unasur (Unión Sudamericana de Naciones ) y la región. La canciller de Colombia (María Ángela Holguín), en su visita a La Paz, dijo que ambos ojalá puedan alcanzar una solución pronta y que sería saludable para la región. Lo que nosotros hacemos es ver cómo llegar a esta solución pronta, hay varios mecanismos. Hasta en problemas personales se acude a otros mecanismos, mejor si este problema se resuelve por la vía del diálogo, porque el otro camino significa destinar recursos humanos, recursos económicos; el objetivo es alcanzar una solución. Nosotros tenemos todo el derecho de explorar otras alternativas, pero entiendo que Chile asumió con madurez (la decisión boliviana) cuando ya no insiste en que se opte por el diálogo o litigio. Independientemente de que nosotros estemos explorando el camino de la demanda, estamos conversando.

— ¿El trueque gas por mar se está negociando con Chile?

— Nosotros tenemos una agenda formal con Chile, en la agenda de los trece puntos no está el tema del gas.

— ¿No entraría entonces en el debate?

— En la agenda de los trece puntos no entra, pero hay un punto donde se puede desarrollar otros temas, ahí pueden entrar otros temas, pero hasta ahora en este trabajo, en esta relación, no está el tema del gas.

— En junio, Cochabamba será sede la Asamblea de la OEA. ¿Cómo se abordará el tema marítimo en el foro?

— Es indudable que el tema marítimo genera expectativas, todos los años nosotros llevamos un informe, ya que se considera que el tema marítimo es un tema de interés hemisférico.

— ¿Se intentará revalidar la resolución de 1979 o se busca consolidar otra resolución?

— Tenemos una resolución que está vigente, la resolución del 79 está vigente. Estamos trabajando sobre el tema.

— La resolución de 1979 establece que el tema marítimo es de interés del hemisferio y que Chile debe entregar soberanía marítima. ¿Cómo hacer respetar el documento?

- No necesitamos revalidar la resolución de 1979 porque está vigente. La Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar) y el Gobierno central discutirán cómo abordar el tema.

— ¿Cómo afronta el Gobierno el reto de organizar la 41 Asamblea de la OEA?

— Primero hay que agradecer a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) por haber aprobado que Bolivia sea sede del foro regional. La declaración se va a referir a la seguridad alimentaria con soberanía, pero cerca de 100 resoluciones saldrán de la Asamblea, sobre temas de educación, narcotráfico, pobreza, empleo, y otros varios temas. Nosotros estamos concentrados en presentar un documento base sobre seguridad alimentaria con soberanía.

— Bolivia tiene acuerdos que le otorgan beneficios en puertos del río Paraguay. ¿Cómo aprovechará el Gobierno estos acuerdos portuarios?

— La institución responsable para la administración de estos puertos es la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B), aunque nosotros participamos de la dirección de la ASP-B, ellos dependen del Ministerio de Economía. Necesitamos generar iniciativas y políticas que nos permitan aprovechar esos puertos, no sólo es Arica o Ilo. Nosotros tenemos, a partir de convenios suscritos en el pasado, facilidades y ventajas para exportar e importar mercaderías por diferentes puertos, entre ellos en el río Paraguay. Necesitamos llevar adelante este proyecto (por Paraguay) para salir al Atlántico. Estamos trabajando en este proyecto, como también en cómo aprovechar los puertos en   Uruguay, Paraguay y Argentina.

— ¿Es pertinente que los movimientos sociales evalúen el trabajo de los embajadores de Bolivia en el exterior?

— Creo que es saludable hacer una evaluación sobre la gestión de los embajadores. Es saludable que los embajadores puedan informar o  rendir cuentas públicas, porque necesitamos saber. A veces pensamos que nuestras embajadas y consulados no hacen nada, pero  eso no es cierto.

— ¿Cómo está funcionando la diplomacia de los pueblos?

— Todos nuestros embajadores y cónsules han establecido relaciones con los movimientos sociales y con instituciones de la sociedad civil. Algunos han hecho un trabajo más que otros embajadores, en algunos lugares la relación con los movimientos sociales es más fluida, más intensa. En otros lugares no han tenido las mismas posibilidades, pero todos nuestros embajadores han trabajado con los sectores sociales. Bolivia no sólo la conocen los diplomáticos, sino la sociedad civil, ya tienen otro concepto, saben de la existencia de Bolivia, saben qué está planteando Bolivia a nivel internacional. Es uno de los pocos países que planteó iniciativas con beneficio social, como el derecho al agua.

— ¿Cómo evalúa la gestión del Ministerio de Relaciones Exteriores?

— Siempre hay problemas, pero también aprendimos a administrar estos problemas. En políticas internacionales las relaciones con Argentina cada día son mejores, las relaciones con Brasil son mejores, la presidenta Dilma Rousseff dijo que quiere superar la relación que tuvo Lula con Bolivia; entonces, hay una decisión política de querer fortalecer aún más estas buenas relaciones. Con Perú hubo cierre de caminos que perjudicaron a ambos países, pero no fueron de la magnitud para perjudicar las relaciones, pudimos abordar y resolver a tiempo estos problemas.

— Con Paraguay se concluyó la delimitación fronteriza. ¿Cómo se está avanzando con los otros países?

— Estamos trabajando en el tema de delimitación con el Perú, Brasil y Argentina. Siempre están (trabajando) los funcionarios de la Cancillería junto al personal del  Instituto de Geografía Militar (IGM) y las autoridades del Ministerio de Defensa.

— ¿Con Chile también se está avanzando en la delimitación fronteriza?

— Con Chile recién hubo comisiones binacionales a raíz de algunas denuncias (sobre remoción de hitos). A veces hay algunos compañeros que, por buscar protagonismo hacen algunas declaraciones, pero con aparatos modernos y la tecnología se demostró que estas declaraciones caen en saco roto. No podemos poner en duda estos aspectos, con estos aparatos modernos.

— Compartir ideología política con algunos gobiernos de América, ¿ayuda a mejorar las relaciones diplomáticas?

— Nunca las coyunturas son iguales, siempre vamos creciendo, vamos mejorando. Bolivia siempre tuvo momentos intensos, con problemas. Nuestra relación bilateral con algunos países se debe a las coyunturas, por ejemplo con Perú. Luego de la elección del presidente Ollanta Humala la relación se vuelve cada vez más intensa y surgen más propuestas para la cooperación bilateral.

— En lo personal, ¿cómo está afrontando su sexto año al mando de la Cancillería?

— Cada vez vamos teniendo más experiencia. Conocemos más los temas, participamos más a nivel multilateral y la relación bilateral ha sido más intensa. Vamos bien.

Perfil

Experto en los derechos de los pueblos indígenas.

Nació en la comunidad de Cota Cota Bajo, en el cantón de Huarina de la provincia Omasuyos del departamento de La Paz. Sus estudios primarios los realizó en la escuela de la comunidad. Ahí aprendió a hablar el castellano. En la década de los 80, cuando Bolivia vivía la transición de la dictadura a la democracia, comenzó a participar en procesos sociales y políticos. En La Paz, estudió en la carrera de Filosofía en la Escuela Normal Superior Simón Bolívar. Empezó a apoyar a las organizaciones del movimiento campesino. Especializado en derechos de los pueblos indígenas, en 1985 accedió a una beca para estudiar en la Escuela Nacional de Formación de Cuadros Niceto Pérez, en Cuba. En 1987 formó parte de una organización de base para participar con propuestas en los congresos y ampliados del Movimiento Campesino Indígena y comenzó a trabajar en la campaña “500 Años de Resistencia”. El objetivo era recuperar la cultura, las propias formas de organización, territorio y símbolos indígenas. Fue asesor de diputados indígenas. En 1990 efectuó un posgrado de Historia y Antropología en la UMSA.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia