Seguridad nacional

Alquiler de celdas en Palmasola mueve unos Bs 780.000 al mes

Irregularidad. El pago se los hace a los grupos de poder. Hay otros cobros vigentes

Reclusorio. Un grupo de heridos en la reyerta del 23 de agosto.

Reclusorio. Un grupo de heridos en la reyerta del 23 de agosto. Sedes Santa Cruz.

La Razón / Iván Condori / La Paz

00:05 / 01 de septiembre de 2013

La tragedia de Palmasola vivida el viernes 23 de agosto viró la atención de autoridades a la crisis carcelaria y lo que es un secreto a voces, la corrupción y los abusos que viven los presos. Una de las irregularidades es el alquiler de celdas, que por mes genera Bs 780.000.

Este diario recogió algunos testimonios de los privados de libertad en la cárcel cruceña. Allí, hombres y mujeres relatan el vía crucis que les toca vivir producto de los cobros excesivos y las agresiones físicas a las que les someten en caso de incumplimiento de pago mensual de los alquileres o del seguro de vida que venden los grupos de poder del recinto.

La madrugada del 23 de agosto, reos de la sección B del pabellón Chonchocorito atacaron a los de la sección A, en medio de una disputa por tener el poder del lugar. Producto de la agresión, con fuego provocado con gas licuado de petróleo y armas blancas, murieron 35 personas y más de 60 quedaron heridas.

Los internos entrevistados afirmaron a este diario que el pago mensual por el arriendo de celdas es general y oscila entre Bs 150 y 400. Si se maneja sólo la cifra mínima de Bs 150 y la multiplicamos por los 5.200 reclusos que tiene ese penal, el monto recaudado al mes llega a Bs 780.000. Si bien indicaron que los pagos se hacen a los grupos de poder, nadie supo confirmar si el dinero se queda con ellos o pasa a otras personas.

Irregularidades. Pero el pago de alquiler no es la única irregularidad dentro de la cárcel, ya que los internos también denunciaron que tienen que pagar entre Bs 1.500 y $us 2.500 cuando ingresan a una sección, cancelar cada mes un seguro de vida y hacer pagos por salida a audiencias.

El viernes, por ejemplo, Ignacio Villa, El Viejo, procesado en el caso Terrorismo, denunció que un día antes le cobraron $us 100 para llevarlo a una audiencia judicial y apuntó a policías. El juez que atiende su caso instruyó a la Fiscalía investigar este caso para dar con los responsables. Según datos proporcionados en la representación de la Defensoría del Pueblo en Santa Cruz, sólo en junio ingresaron al penal 228 internos, la mayoría, el 38%, por delitos sexuales.

La diferencia entre unos y otros está marcada por la cantidad de recursos económicos que poseen para sobrevivir, esto determina el estatus de los reos, coinciden los presidiarios.    Si se toma como referencia los 228 nuevos internos, con los cobros que se realizan entre Bs 1.500 (si es por un delito menor) y Bs 17.400 (o $us 2.500 si están acusados de narcotráfico, abusos sexuales y robo de vehículos), se desprende que en junio se recaudó Bs 342.000 por este concepto, sólo teniendo como referente los Bs 1.500.

El director nacional de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, confirmó que se hacen negocios en las cárceles y que hay corruptela, pero advirtió que no se los puede controlar porque hay mucha gente y los policías no cuentan con los medios necesarios, es que nadie invierte en los recintos penitenciarios.

El calvario para el preso (sea acusado o sentenciado) empieza desde el ingreso al reclusorio. La primera oficina que visita es la Gobernación, donde se determina a qué pabellón será designado. El destino, según los reclusos, depende del respaldo económico que tenga.  

Un interno del pabellón abierto (PC4) que buscaba los rayos del sol para contrarrestar los 13 grados centígrados de temperatura y un viento huracanado, contó que una noche el frío invernal no le dejó cerrar ni por un segundo los ojos. Antes de proseguir observó a ambos lados para ver si alguien más le escuchaba y con voz baja dijo “me decomisaron las colchas que tenía porque me atrasé un día en el pago del alquiler de la celda que asciende a Bs 150”. Agregó que su familia tuvo que pagar $us 400 para que le cambien al PC3, de régimen abierto, porque era golpeado constantemente. “No me pregunte a dónde va el dinero, porque solo sé que pagamos a los líderes, el destino de los recursos nadie sabe”, agregó.

Otro reo, de edad avanzada, se quejó cuando señaló: “Si usted supiera, hasta por respirar nos quieren cobrar, aquí tenemos que pagar cada mes Bs 300 de la celda, con suerte otros cancelan Bs 150, si bien la misma depende de la habitación (ríe todo irónico)”.

Ambos presos afirman que los pagos se realizan “calladito” a los representantes de los centros, de quienes no se divulga sus nombres. “Ellos dicen que son para nosotros, pero la verdad es que nunca vemos los frutos”, lamentó uno de ellos.

Fiscal. La fiscal Litzy Torrico, a cargo de la indagación de la violencia generada en el bloque A del pabellón de Chonchocorito, dijo “con esto (el ataque) se ha destapado la caja de Pandora, se ha puesto el dedo en la llaga y de esto van a salir muchas situaciones”.

En Palmasola también se ve a los “móviles”, quienes conocen a la mayoría de los internos y por una tarifa de Bs 2 o Bs 5, en cuestión de segundos ubican a la persona que uno está buscando. Ellos son cautos a la hora de hablar de “la pesada” (los grupos de poder). Uno se limitó a decir “todo el mundo sabe lo que sucede aquí”. 

La fiscal Torrico corroboró las aseveraciones de los reclusos al señalar que existirían grandes negociados y Chonchocorito se caracteriza por ello. Por ejemplo, “pasar al PC-4 implica pagar entre  $us 300 y $us 500, eso la gente lo conoce, los jueces, fiscales y nadie se anima ponerle el cascabel al gato”, señaló. Un preso se acercó al lugar para advertir: “Hay que tener cuidado, esto es peligroso”.

Los familiares de Franz Jiménez, que murió en la reyerta, coincidieron con los otros internos que al ingreso mismo pagaron Bs 1.500 como seguro de vida y mensualmente se cancelaba Bs 400 por dormir en el piso.

Cobros en el recinto carcelario

Fiscalía

La fiscal Litzy Torrico hizo notar que el dinero que se colecta en el penal no es necesariamente para los internos. Lanza un interrogante: ¿Quién determina dónde ingresa una persona?, y se responde: “Son las autoridades policiales”.

Control

El director de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, advirtió que se tiene que aumentar la vigilancia en las cárceles para identificar a los corruptos.

Tragedia en Palmasola

Evo Morales: ‘Es disputa de grupos de poder’

“Este tema de (la crisis en la cárcel de) Palmasola mal podemos decir que es un tema de hacinamiento; evidentemente hay hacinamiento en otras cárceles, pero yo no conozco, según información, no es un problema de hacinamiento en Palmasola, sino es la disputa de grupos de poder”, afirmó el presidente Evo Morales.

Ramiro Llanos: ‘Procede la desconcentración’

“La población boliviana debe comprender que en las cárceles (del país) aún existen algunos (reclusos) bravucones que quieren dominar los recintos a través de la violencia, entonces se debe proceder a la desconcentración”, dijo el director de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, quien anunció que los reos serán enviados a otros recintos.

Denis Racicot: ‘Se insta a investigar los hechos’

“La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos insta al Ministerio Público y a las autoridades competentes a investigar exhaustivamente los hechos violentos a fin de identificar, juzgar y sancionar a los responsables (de la reyerta)”, se lee en un comunicado de esa repartición cuyo titular es Racicot.

Rolando Villena: ‘Debilidad en seguridad carcelaria’

“Estos hechos, nuevamente, dejan en evidencia la debilidad en la seguridad del sistema penitenciario en el país, la crisis que enfrenta por el hacinamiento, la retardación de justicia, la inseguridad al interior de esos recintos y la deficiente infraestructura carcelaria”, se lee en un comunicado de la Defensoría del Pueblo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia