Seguridad nacional

Argentina tiene pruebas del soborno de Baraldini a Interpol

Detención. Aseguran que pagó $us 20.000, en julio de 2011

Detenido. Baraldini en manos de la Policía argentina, en diciembre, tras ser expulsado de Bolivia.

Detenido. Baraldini en manos de la Policía argentina, en diciembre, tras ser expulsado de Bolivia.

La Razón / Ernesto Calizaya / La Paz

03:47 / 27 de enero de 2012

La Fiscal Federal de 1ra. Instancia de Santa Rosa (La Pampa, Argentina) informó que hay evidencia de que al menos una vez se pagó $us 20.000 a personal de Interpol-Bolivia para que no detenga a Luis Enrique Baraldini, ex “carapintada” que habría tenido nexos con Eduardo Rózsa.

“Tenemos las pruebas de que se pagó $us 20.000 para evitar la detención del señor Baraldini, son comunicaciones telefónicas y por lo que surge de las escuchas telefónicas, la transcripción de éstas, el soborno fue filmado por un nieto de Baraldini”, reveló a La Razón Marta Odassa, fiscal federal de 1ra. Instancia de Santa Rosa, en La Pampa.

Aclaró que las imágenes no son de conocimiento de la Fiscalía porque es un material que consiguió la familia del acusado, por lo que “debe estar bien oculta”. Sin embargo, de las conversaciones se desprende que en el momento en que se efectuaba el pago había un familiar que grabó la escena.

“Las comunicaciones fueron en julio del año pasado, o sea de 2011. Aparentemente tendrían que haberle detenido y a cambio de no detenerlo se pagaron $us 20.000”, dijo Odassa. Además, refirió que las intervenciones telefónicas no eran a líneas de Bolivia, sino a teléfonos de familiares de Baraldini en Argentina. “La intervención telefónica se había ordenado a través de juzgados federales de Santa Rosa para poder determinar el paradero de esta persona y apresarlo”.

Investigación. En Bolivia, ninguna autoridad de Interpol se pronunció respecto a la presunta irregularidad. Sin embargo, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo a La Razón que la actuación de los agentes fue destacable en torno a la detención del ex “carapintada”, además aseguró que se impulsará una investigación de lo que ocurrió en este caso.

La justicia argentina, a decir de Odassa, podría requerir la información necesaria sobre esas llamadas e investigar el hecho, porque en ese país no es una prioridad. “Tenemos prueba de que pagó, pero no sucedió en Argentina, sucedió en Bolivia y será cuestión de investigación si a la justicia boliviana le interesa. No es algo que debamos investigar dentro de esta causa”, explicó la fiscal federal.

El procedimiento, para que autoridades bolivianas consigan copias de las transcripciones de esas llamadas, por ejemplo, implica interponer un exhorto diplomático al juzgado federal.

De momento, el fiscal Harry Suaznábar, quien dirige las pesquisas en torno al caso Terrorismo II, que busca identificar a los “financiadores” del presunto grupo irregular de Eduardo Rózsa, informó que emitió requerimientos al Ministerio de Gobierno para tener elementos sobre los nombres que usaba Baraldini en Bolivia. De acuerdo con los antecedentes de su detención, se conoce que portaba una cédula de identidad falsa, con el nombre de Marco Antonio Aponte.

Sobre la vinculación del excoronel argentino con un intento de magnicidio en contra de Evo Morales, en 2009, Odassa afirmó que sólo conocen ese tema a través de la prensa y que, de resultar cierta, no agravaría su situación jurídica en ese país, aunque sí podría darse una extradición si la justicia boliviana la solicita.

“Tendríamos que ver cuáles son los cargos y hacer el trámite de extradición, que es bastante largo, pero por supuesto —en el supuesto de que existan delitos y el requerimiento de Bolivia sea efectivo y concreto— creo que no va a haber problema”, aseguró.

Sobre su situación, reveló que él declaró que estaba en Bolivia desde 2003, que tenía vida pública. Hace cinco días fue procesado por delitos de lesa humanidad y está detenido en la Unidad Penal 4 de Santa Rosa. Solicitó la excarcelación, pero no se le concedió debido a la evidencia del soborno a Interpol. “Ahora solicitó la prisión domiciliaria y eso está en trámite”.

Le daban protección en Bolivia

Entorno

La Policía argentina estableció que el yerno de Baraldini era director de Seguridad Ciudadana en Santa Cruz. Se detectó que su nieto y esposa llegarían en el vuelo 1362 de Aerolíneas Argentinas y enviaron fotos a Bolivia para su detención, el 23 de diciembre.

Encuentran indicios de nexos con Rózsa

El fiscal Marcelo Sosa, director funcional de las investigaciones sobre la célula terrorista que fue desbaratada por un operativo policial el 16 de abril de 2009 en el hotel Las Américas de Santa Cruz, informó que hay indicios de vínculos entre Eduardo Rózsa Flores y el excoronel argentino Luis Enrique Baraldini.

“Hemos hallado algunos indicios y comunicaciones de que efectivamente el grupo argentino llamado los ‘carapintadas’, entre esos el exmilitar Enrique Baraldini, estaba en contacto con Eduardo Rózsa”, precisó el fiscal.  Sin embargo, señaló que será en el caso Terrorismo II que el Ministerio Público investigue la relación que tuvo, además, con grupos de poder de Santa Cruz que intentaban dividir al país.

Si bien en el caso Terrorismo I se llegó a identificar y remitir a juicio a 39 personas, en la segunda fase de la investigación “se ampliará el abanico de la investigación”. Baraldini fue capturado el 24 de diciembre de 2011 en Santa Cruz. Debido a que contravenía las normas migratorias, fue expulsado al día siguiente. El juez federal Pedro Vicente Zabala, en Argentina, decidió procesarlo con prisión preventiva por los delitos de asociación ilícita, secuestros y torturas en perjuicio de 223 víctimas durante las dictaduras.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia