Seguridad nacional

Buque que naufragó estaba con sobrecarga y carecía de radio

Armada. El bote tenía capacidad para 10 tripulantes, pero llevaba a 27 personas

Velatorio. Liliam Ortega Soto es velada en una funeraria de la ciudad de La Paz, en Miraflores.

Velatorio. Liliam Ortega Soto es velada en una funeraria de la ciudad de La Paz, en Miraflores. Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Juan José Cusicanqui / La Paz

03:41 / 26 de septiembre de 2014

El buque remolcador TNR 12 que naufragó el martes en la hidrovía Paraguay-Paraná, en el que murieron una periodista y un cadete, tenía sobrecarga, pues su capacidad es de 6 tripulantes a un máximo de 10, pero durante el accidente llevaba a 27 personas, afirmó una fuente de la Armada.

Otra de las irregularidades detectadas en esta embarcación —que era una de las cinco utilizadas para una travesía de instrucción entre Puerto Quijarro (Bolivia) y Asunción (Paraguay)— es la carencia de una radio de comunicaciones, artefacto que hubiera permitido pedir auxilio para un rápido  rescate de las víctimas. El diario brasileño Corumbaense reportó que el accidente se dio a las 08.00 y que el pedido de ayuda tuvo lugar a las 11.00. Este diario intentó obtener una respuesta oficial de la Armada, pero el encargado no respondió su teléfono.

Samuel Montaño, especialista en temas de defensa, señaló a medios de comunicación que este remolcador tiene capacidad para 12 tripulantes y consideró que las 27 personas a bordo del bote eran demasiadas.

Chata. Pero la sobrecarga no solamente se dio en el caso del buque remolcador, una embarcación construida en Puerto Villarroel en 2009, sino también en la chata que llevaba carga Clase Uno (alimentos y agua), Clase Dos (equipos de los cadetes) y Clase Tres (combustible), sostuvo la fuente de la Armada entrevistada. Se calcula que solo en diésel se transportaba 4.000 litros, al margen de aceite o gasolina.

Otra irregularidad es que se hizo modificaciones en la superestructura del remolcador fabricado por Transnaval (camarotes y puentes de mando, entre otros), lo que generó inestabilidad.

El comandante de la Fuerza Naval, vicealmirante Gonzalo Alcón, indicó que una de las hipótesis del accidente es que el oleaje producido por una embarcación que iba en sentido contrario más el viento causó el naufragio. No obstante, la fuente consultada por este diario descartó esa posibilidad, ya que a las 08.00 las aguas están calmadas y no hay viento, pues las corrientes de aire se dan a partir de las 17.00 o cuando hay una tormenta eléctrica, situación que no se dio.

Otras fuentes consultadas por este diario el miércoles explicaron que el naufragio se dio por el hundimiento de la chata, embarcación que estando con sobrepeso jaló al buque remolcador hasta voltearlo. Allí 25 personas se salvaron, pero dos fallecieron, la periodista Liliam Ortega Soto y el subrigadier Jesús Rubén Quispe Churata, quienes fueron rescatados por buzos de sus respectivos camarotes.

El miércoles, tras el rescate de los cadáveres, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, ordenó el inicio de un sumario informativo en contra de los comandantes de la Escuela Naval Militar, encargados de autorizar el viaje de instrucción de cadetes, y del remolcador. Este informe oficial, que tiene que ser entregado en diez días, debe establecer las responsabilidades. El Comandante de la Fuerza Naval resaltó que el sumario público que está en ejecución establecerá responsabilidades disciplinarias o penales.

El vicepresidente Álvaro García expresó el pesar, a nombre del Gobierno, por este accidente. “Estamos muy apenados (...) con los ministros lo hemos vivido con mucha pena, hemos lamentado ello... Es parte del trabajo que tienen que desempeñar los periodistas, siempre muy arriesgado, y qué se puede hacer, cómo prevenir este tipo de desgracias, es difícil, pero habrá que estudiar qué pasó”, declaró a Levántate Bolivia de Cadena A.

Traslado del remolcador

Fabricación

La Transnaval fabricó el buque remolcador TBR 12 en Puerto Villarroel en 2009. Al menos un año después, esta embarcación fue trasladada a la hidrovía Paraguay-Paraná. No obstante, hasta ahora no fue utilizada para ninguna travesía larga.

Enterrarán en La Paz a los dos fallecidos 

Los restos mortales de la periodista Liliam Ortega Soto y del subrigadier Jesús Rubén Quispe Churata, fallecidos en el naufragio del buque NTR 12 en la hidrovía Paraguay-Paraná, serán enterrados hoy en el Cementerio Jardín de la ciudad de La Paz.

El cadáver de Ortega llegó a la ciudad de La Paz la noche del miércoles, en una aeronave de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB). Su velatorio fue instalado en la Funeraria Santa María, ubicada en la zona de Miraflores. La misa de cuerpo presente y el entierro serán llevados a cabo hoy.

El cuerpo sin vida de Quispe arribó al aeropuerto de El Alto ayer, en un avión de la Armada Boliviana, y fue velado durante el día en su domicilio ubicado en esa urbe. En la noche fue llevado a un inmueble  en la zona 16 de Julio.

Allegados a la familia del subrigadier de la Escuela Naval Militar aseguraron que el entierro será realizado esta tarde en el Cementerio Jardín de la ciudad de La Paz. Familiares de Quispe negaron que el cadáver sea trasladado a la localidad de Peñas (a unos 80 kilómetros de La Paz), de donde su familia es oriunda, para ser enterrado en el cementerio general. Indicaron que la decisión final fue llevarlo al Cementerio Jardín.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia