Seguridad nacional

Los aviones que marcaron en Bolivia la 'era del jet' vuelan por última vez

Bolivia desactivó este lunes los T-33 que adquirió en 1973, cuando la mayoría de las naciones dejaban de usarlos. Sirvieron esencialmente para entrenamiento militar.

Los aviones T-33 que Bolivia desactiva por su larga data en la plataforma de la Fuerza Aérea de El Alto.

Los aviones T33 que Bolivia desactiva por su larga data en la plataforma de la Fuerza Aérea de El Alto. Foto: Taringa.net

La Razón Digital / Rubén Ariñez / La Paz

12:46 / 31 de julio de 2017

Bolivia es uno de los últimos países que mantenía activas a las históricas aeronaves de guerra T-33, que marcaron la “era del jet” en su derrotero aeronáutico y sirvieron para el adiestramiento de militares y, durante los gobiernos dictatoriales, para amedrentar a los movimientos sociales.

El último vuelo de estas aeronaves se produjo la mañana de este lunes en la Base Aérea de El Alto, en un acto en el que estuvo presente el presidente Evo Morales. Allí también se procedió a la desactivación del sistema de armas de estas históricas aeronaves y a la presentación, en gráficos, de los modelos que podrían sustituirlas.

“Con estas aeronaves la Fuerza Aérea Boliviana ingresó a la ‘era del Jet’”, describe el portal de internet de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que califica a la aeronave como de “empleo táctico”.

De hecho, en sus alas se formaron para el combate la gran mayoría de los pilotos bolivianos. Era un requisito para cursos internacionales desde su llegada a cielo boliviano el 23 de febrero de 1973, durante el gobierno de facto de Hugo Banzer.

No obstante, su empleo trascendió ese escenario y se encargó de volar bajo, incluso con ráfagas de ametralladora, durante la Marcha por la Vida, la histórica movilización que pretendió evitar la denominada “relocalización” de mineros y la privatización de las minas estatales, en agosto de 1986 tras la crisis de la Unidad Democrática y Popular (UDP).

Sus sobrevuelos también alcanzaron a marchas de cocaleros e indígenas en los 90 que, al igual que en la dictadura con los mineros y los civiles transgresores, buscaba amedrentar con su particular sonido a reactor y su aspecto camuflado.

Espere…

Fue en 1948 cuando se realizó el primer vuelo de prueba de una aeronave T-33. A Estados Unidos, donde fue diseñada, le sirvió de mucho, pero ese país la sacó de circulación, con todos los honores, en 1959. En la década de los 80 hicieron lo mismo otras naciones que las adquirieron, excepto Bolivia y Canadá.

En primera instancia, el Gobierno boliviano adquirió 12 del modelo T-33AN, luego en 1977 sumó 8 T-33 MK III y otros 18 T-33SC en 1987 por un acuerdo con el gobierno de Francia.

  • Un T33 durante un ejercicio militar en el altiplano boliviano. Foto: Taringa.net

Su larga data cobró bajas en distintos accidentes. Así, en los últimos días del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, en 1997, se validó un plan de actualización con una inversión de $us 13 millones en el reacondicionamiento 18 aviones Lockheed T-33 con el argumento de la imposibilidad de poder comprar nuevos aviones de entrenamiento o combate para la FAB, así sea de segunda o tercera mano.

Cuando tres de esas naves intentaron retornar al país, una ni siquiera lo pudo lograr y se quedó varada en Juliaca, Perú, por problemas técnicos. Otra sufrió en junio de 2001 un accidente en Santa Cruz. Uno de los tanques de otra se incendió al cargar combustible en Colombia, cita La Razón en mayo de 2003.

El plan de repotenciamiento fue blanco de críticas. El sucesor de Sánchez de Lozada, el electo en las urnas Hugo Banzer, aprobó un ajuste a la cifra inicial e incrementó el presupuesto de $us 13.540.000 a $us 16.076.542. Una decada después se activó un juicio por este hecho.

Cuando Bolivia compró estos aviones pagó unos $us 300.000 por cada uno, pero el reacondicionamiento de cada unidad demandó unos $us 730.000.

  • Una aeronave T33 que se expuso en una feria de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en El Alto. Foto: Aviación Argentina.

Los aviones que este lunes desactivó Bolivia, no son un recuerdo grato para el gobierno del presidente Evo Morales por el incidente de 2003, que casi afecta al avión presidencial que su despacho había adquirido en $us 38,7 millones para transportarse.

El incidente se produjo en enero de 2013, cuando el cohete de un T-33 se activó en la base de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) de El Alto y estuvo a metros de impactar al flamente avión presidencial.

El 15 de julio de ese año, la FAB publicó un comunicado en el que identifica al FAB-607 que llegó al país en 1974 como la nave que activó el cohete de guerra que según los informes no contenía explosivos pero que atravesó las ventanas de la torre del Servicio Nacional de Aerofotogrametría para dar con una casa de la avenida Juan Pablo II de El Alto. La fuerza militar informó fallas en las medidas de seguridad militar.

  • El tablero de un T33 que se fabricó a mediados del siglo XX. Foto: Taringa.net

Para reemplazar a los T33, Palacio Quemado adquirió los chinos Karakorum K-8 que también son multipropósito puesto que no sólo sirven para entrenar pilotos, sino también son de combate. No obstante, analiza la compra de otras aeronaves para reforzar la vigilancia del espacio aéreo en el marco del plan que prevé instalar más de una docena de radares en todo su territorio.

Decenas de pilotos de caza bolivianos se formaron en estas legendarias aeronaves que se mantuvieron en servicio operativo por 44 años, tras esa trayectoria institucional del T – 33 llegó el día en que éstas plieguen sus alas realizando su último vuelo en ocasión del LXXXV aniversario del Grupo Aéreo de Caza “31” y surcando los mismos cielos donde por vez primera volaron en Bolivia, informaron las Fuerzas Armadas de Bolivia. (31/07/2017)

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia