Seguridad nacional

El Gobierno y las FFAA desmienten a exjefe militar

Los ministros Ferreira y Moldiz dicen que el excoronel Germán Cardona, que pedirá asilo a España, tiene problemas mentales y miente. Le dan garantías para que retorne

Postura. El general Omar Salinas y el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, en conferencia, ayer.

Postura. El general Omar Salinas y el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, en conferencia, ayer. Min. Defensa.

La Razón (Edición Impresa) / Williams Farfán / La Paz

03:53 / 22 de abril de 2015

El Gobierno y las Fuerzas Armadas (FFAA) desmintieron ayer al excoronel del Ejército Germán Cardona, que viajó a España para solicitar asilo. Negaron que exista un informe ultrasecreto referido al caso Terrorismo elaborado por él e informaron que el exmilitar tiene dos juicios pendientes.

Cardona declaró al periódico cruceño El Deber que entregó un informe ultrasecreto dirigido al Comando del Ejército, en el que reveló que las armas presentadas en el caso Terrorismo pertenecían al Ejército. El documento fue filtrado del Ministerio de Gobierno y luego empezó una persecución en su contra, agregó, por lo que decidió pedir asilo en España. No obstante, el exfiscal Marcelo Soza, que indagó el citado caso, negó que las armas confiscadas hayan sido del Ejército.

Salud. “Es un acto paranoico en el que trata de enlodar a las Fuerzas Armadas (FFAA) y al Ministerio de Defensa. Por lo que se ve, tiene una intencionalidad de garantizar la impunidad al hecho ocurrido en 2009, en el que intentaron separar al país (caso Terrorismo)”, sostuvo el ministro de Defensa, Reymi Ferreira.

Agregó que Cardona tiene dos procesos administrativos en las FFAA, por lo que se emitió su retiro, por el daño que causó a la institución. Detalló que uno de los juicios se dio por el caso del Club Hípico de Santa Cruz, en el que él habría indicado que el presidente Evo Morales compró caballos de Argentina por $us 15 millones, afirmación que no era cierta, ya que los equinos solamente costaban Bs 3 millones.

El otro proceso se dio por usurpación de funciones, ya que llevó acciones legales en la vía ordinaria a nombre del Comando del Ejército, lo que no fue autorizado. “El exoficial tenía un poder hasta el 31 de diciembre de 2014, otorgado por el excomandante del Ejército, general Omar Salinas, pero en enero Cardona presentó una demanda preparatoria contra el Club Hípico, pese a no tener poder para ello, lo que causó malestar”, dijo Ferreira.

No conforme con ello, continuó, en febrero presentó otra demanda, en la que indicó que ese proceso debe ser llevado en “secreto militar”, porque en esos terrenos se iban a entrenar las tropas para recuperar el mar. “Eso parece de alguien que está alucinado, por eso se dio el segundo proceso”, añadió. En Oruro, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, también desmintió la denuncia de Cardona y aseguró que esas declaraciones tienen carácter político y que, en su criterio, esta persona padece de esquizofrenia.

“Hay personas con una gran imaginación, pero por detrás esconden una agenda política. Todo lo que dice es absolutamente falso. Tendría que aportar pruebas de que ha sido objeto de persecución política”, indicó Moldiz. Observó que el exmilitar, antes de salir de Bolivia, presentó al menos cuatro acciones penales en menos de dos días ante la Justicia en contra de militares y exautoridades.

El comandante en Jefe de las FFAA, general Omar Salinas, aseguró que las actuaciones que hizo Cardona provocaron un gran daño al Presidente y a la institución militar. “Es una mentira gigante, no entiendo. Se podría decir que existen problemas en la cabeza del excoronel Cardona, se lo pasó a la letra B por dañar la imagen del Presidente y las Fuerzas Armadas. Entonces los mandos castrenses aplicaron lo que establece el reglamento”, señaló Salinas.

La autoridad militar remarcó que tras instaurarle el proceso a Cardona, esta persona empezó a hacer publicaciones en las redes sociales con expresiones que salen de cualquier sentido común y de la doctrina de las FFAA. “Por eso me hace pensar que tiene problemas serios. Es una situación anormal, porque pone en riesgo la seguridad del Estado”, advirtió.

En la misma línea, el comandante de la Octava División del Ejército, general Raymundo Zapata, negó que tenga algún informe en sentido de que hayan desaparecido armas de esa repartición militar. Ante las declaraciones emitidas por Cardona, el Ministro de Defensa remarcó que el Gobierno boliviano no permitirá que el exoficial se beneficie con el asilo político que solicitará a España, ya que no es ningún perseguido político en el país. Adelantó que, para ello, se enviarán todos los documentos necesarios y legales.

Ferreira también pidió a Cardona que vuelva a Bolivia para asumir los juicios militares que tiene pendientes. Agregó que el exjefe militar “tiene todas las garantías” para que enfrente una causa judicial justa en las FFAA de Bolivia. “Tiene que venir a responder a los tribunales militares en un proceso en curso, ya que es grave el que lo haya dejado de esa forma”, puntualizó la autoridad.

No existen informes  de pérdidas

Trabajo

“Las armas que tenemos para la instrucción, resguardo y seguridad están completas”, afirmó el comandante de la Octava División del Ejército de Santa Cruz, general Raymundo Zapata.

Hecho

El excomandante de la 8ª División José Ágreda reveló que el excoronel Germán Cardona, en 2009, nunca estuvo a cargo de las armas.

Soza: Esas armas no eran del Ejército

Las armas que fueron colectadas como evidencia dentro del caso Terrorismo no pertenecían al Ejército, afirmó ayer el exfiscal Marcelo Soza, quien tramita un refugio político en Brasil. “No, esas armas nunca fueron del Ejército boliviano, esas armas correspondían, según los rumores que salían dentro de la misma institución policial, a otros casos”, declaró Soza a la radio Erbol.

Con esa declaración, Soza desvirtuó la declaración que hizo Germán Cardona, coronel dado de baja de las Fuerzas Armadas, al periódico cruceño El Deber, en sentido de que las armas presentadas en el caso Terrorismo fueron sacadas de la Octava División del Ejército, acantonada en Santa Cruz.

Soza informó que la munición hallada en un stand de la Cooperativa de Teléfonos de Santa Cruz (Cotas) era del Ejército, ya que en sus envases llevaba la inscripción de Cofadena (Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional), aunque aclaró que no correspondía al calibre de las armas que fueron confiscadas.

“Las municiones están en caja; si se ve en las fotografías, existen cajas que dicen (sic) Cofadena, esa munición pertenecía al Ejército boliviano. Se encontraron también armas dentro del stand, pero no había armas de grueso calibre, aunque sí había munición de grueso calibre que no compatibilizaba con ninguna de esas armas”, sostuvo Soza.

El exfiscal, que huyó en marzo de 2014 a Brasil, desde donde denunció irregularidades cometidas por personeros ligados al Gobierno en el caso Terrorismo, aseguró que trató de indagar más sobre el origen de las armas, pero que no pudo concretar su objetivo porque le pusieron trabas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia