Seguridad nacional

El exfiscal Marcelo Soza rompe su silencio, reconoce su firma y ratifica la legalidad de su carta

"Yo la firmé y yo la presenté ante la Policía Federal, lo leí ante los medios de comunicación y esa es la carta que yo he firmado de puño y letra y no puedo retroceder en eso", aseveró la exautoridad autoexiliada en Brasil

Procesado. El exfiscal Marcelo Soza. Foto: Eduardo Schwartzberg

El exfiscal Marcelo Soza. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón Digital / Enviado Especial, ANF / Brasilia

19:28 / 12 de mayo de 2014

Miércoles 9 de abril, 16:35 hora boliviana. Marcelo Soza Álvarez opera su celular sentado en la mesa de un café ubicado a pocas cuadras de la Explanada, allá donde se concentran los tres poderes del Estado Federal de Brasil. El exfiscal saluda tranquilo a dos periodistas bolivianos a los que relató -como el dijo- su verdad.

Viste un traje color azul, semblante notoriamente repuesto, gafas colgadas en el pecho. No había planificado una entrevista sino una charla informal que él consideraba un desahogo a sus múltiples preocupaciones que le trajeron el haber sido fiscal del polémico caso terrorismo I, impulsado por el gobierno. Al final aceptó una entrevista de nueve minutos con ANF.

En sus primeras palabras dijo que era un alivio hablar con gente boliviana, mejor si son periodistas. Alejado del acoso de los medios de prensa y el hostigamiento judicial en el país, a lo que él llama "persecución política" por no - señala él - hacer más caso a los mandatos del gobierno para impulsar el proceso judicial contra 39 imputados en el caso terrorismo ocurrido en abril de 2009, con la muerte de supuestos terroristas liderizados por el boliviano-croata Eduardo Rosza Flores, que tenían la misión de dividir Bolivia y atentar contra la vida del presidente Evo Morales.

Soza dio a la ANF detalles de su estadía en Brasil y expresó su agradecimiento por este país, por haberlo acogido generosamente tras su 'forzada' salida de Bolivia. Calificó de acertada esta decisión ante la persecución política de la que fue víctima por parte de la Fiscalía y el Órgano Judicial, según contó. Dijo que lamentablemente estas instituciones "están cooptados por el Ministerio de Gobierno que digita todos los procesos de su interés político".

Tras justificar su salida, el exfiscal se ratificó el contenido de su carta, difundida el 11 de marzo y entregada a la Policía Federal de Brasil cuando ingresó a ese país, donde da detalles del manejo gubernamental del caso Terrorismo.

"Yo reconozco la carta, yo la firmé y yo la presenté ante la Policía Federal. La leí ante los medios de comunicación y esa es la carta que yo he firmado de puño y letra y no puedo retroceder en eso. Yo lo hice ante la persecución política que se me viene haciendo desde hace tiempo lamentablemente, con el único interés de beneficiarse políticamente en las disputas internas del MAS (Movimiento Al Socialismo)".

En su carta, Soza afirma que durante la investigación del caso corrió sobornos, la compra de testigos y presiones para incluir, sin pruebas, a líderes cruceños. Aseguró que el audio, donde revela que el caso era un montaje gubernamental, fue grabado por funcionarios del Ministerio de Gobierno para destruirlo en alianza con la oposición.

Sin embargo, negó que su salida haya sido coordinada con los opositores y procesados por el caso terrorismo y demandó pruebas a quienes sostienen esa teoría. Recordó también que el gobierno siempre acusa sin tener pruebas, a diferencia de él que posee pruebas contundentes para sus descargos.

Soza aseveró que salió de Bolivia porque su vida estaba y aún está en riesgo debido a que "no existe garantía judicial" y la prueba son los procesos judiciales 'armados' desde la Fiscalía General que lo sindica de una serie de cosas, entre ellos, extorsión; sin tomar en cuenta que las personas que supuestamente dieron dineros, no están ni siquiera procesadas.

Negó que sea cabeza de una red de extorsión y aseguró que las denuncias y procesos impulsados fueron armados para defenestrarlo y utilizar el tema para beneficios políticos y personales de la gente ligada al gobierno.

En torno al proceso por incumplimiento de deberes que le abrió la Fiscalía General, recordó Soza que en ese tiempo gozó de su vacación laboral, autorizada por el propio Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, lo cual es otra muestra -dijo- que no existen ni garantías constitucionales porque todos los procesos legales son digitados por el Ministerio de Gobierno.

Soza explicó a la ANF que por el momento no tiene pensado retornar a Bolivia por seguridad propia y la de sus familiares. Hizo votos para que algún día la verdad se pueda conocer, según dijo.

Brasil le otorgó la autorización para trabajar, según contó el propio exfiscal. Por el momento trata de afinar el idioma portugues y la escritura para encontrar una fuente de empleo que le permita subsistir en esa ciudad.

Soza vive en un departamento rentado que lo paga -explicó él- con sus ahorros generados cuando era Fiscal de Materia en la ciudad de La Paz, cargo al cual dijo haber llegado a base de un concurso de mérito.

El exfiscal abandonó el país en marzo pasado. El 12 de marzo, el presidente Morales en una conferencia de prensa aseveró que si Soza salió de Bolivia se trataría de un "corrupto" y un "delincuente confeso" que huyó de la justicia.

El 13 de marzo, el abogado de Soza, Moisés Ponce de León, fue aprehendido por la Policía Boliviana al tener en contra suya un mandamiento de apremio emitido en la ciudad de Santa Cruz. El jurista se encuentra con detención preventiva.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia