Seguridad nacional

Belaunde perdió su vuelo a Brasil por usar un celular

Las llamadas que hizo el peruano delataron el lugar donde se hallaba

Recaptura. Policías resguardan a Martín Belaunde tras encontrarlo en Magdalena (Beni), el jueves.

Recaptura. Policías resguardan a Martín Belaunde tras encontrarlo en Magdalena (Beni), el jueves. ABI.

La Razón (Edición Impresa) / Juan José Cusicanqui / La Paz

03:24 / 30 de mayo de 2015

“Señor, falta un pasajero, ¿vamos a partir?”, le preguntó el piloto de una avioneta en el aeropuerto de Magdalena (Beni) a Rodrigo Quispe, que estaba junto a una familiar, cuando llegó la hora de volar con rumbo a territorio brasileño, cerca del mediodía del martes 26. El pasajero que faltaba era el peruano Martín Belaunde, que no abordó la aeronave porque la Policía cercó la salida al exterior en esa zona, tras rastrear dos llamadas clave desde un celular que hizo el extranjero.

Esa información la dio a conocer a La Razón un jefe policial que participó en el operativo de recaptura de Belaunde, exasesor de campaña del presidente Ollanta Humala, que huyó el sábado 24 de la ciudad de La Paz, donde tenía detención domiciliaria mientras se tramitaba su extradición a Perú para ser enjuiciado por delitos de corrupción.

Clave. La fuente consultada, que tuvo contacto directo con Belaunde y su “enlace” Quispe, narró que las llamadas telefónicas que hizo el peruano al Canal N del Perú, en la que dijo que fue secuestrado y resultó herido, y al abogado Fernando Tiburcio, para tramitar asilo para su familia en Brasil, fueron las dos llamadas claves rastreadas por la Policía para establecer dónde se encontraba el prófugo.

Si bien fue delatado por el uso de un celular, ¿cómo huyó Belaunde desde La Paz para llegar a Magdalena? Éste el relato.

Se confirma que el peruano dejó la casa donde estaba detenido, en Bajo Llojeta, el sábado, cerca de las 23.30, cuando se fue a descansar a su dormitorio, narró el jefe policial. Pero cuando sale del domicilio solo, se sorprende porque la persona que le debía esperar no estaba en el lugar. Entonces toma un taxi hasta Villa Fátima y se embarca a Caranavi (Yungas) donde le debía esperar Quispe, para llevarlo a Magdalena. Este ciudadano fue contactado gracias a un jurista, en coordinación con su abogado defensor, Jorge Valda.

Desde Caranavi, Belaunde y Quispe toman el servicio de un vehículo de transporte público conocido con el nombre de “rapiditos”, que son taxis. En éste llegan a Trinidad la noche del domingo, mientras que a Magdalena arriban cerca de las 04.00 del lunes. Al llegar, Belaunde se aloja en una hostal, hasta las 10.00 para luego dirigirse a la casa de una familiar de Quispe.

Allí compra un teléfono celular desde donde hace y recibe llamadas de su enlace. Pero es desde este teléfono que llama a Canal N del Perú, para decir que lo secuestraron y salvar la responsabilidad de su familia y custodios que fueron detenidos con fines investigativos. Cuando la Policía tiene pistas de que Belaunde está en la zona de Magdalena, debido a que el peruano llamó dos veces al medio televisivo, cerca de inmediato las zonas de salida al Brasil.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó que la Policía, básicamente con efectivos antidrogas del Chapare y del departamento de Santa Cruz, tomó el control de la zona, mientras que miembros de las Fuerzas Armadas se desplegaron a los puntos limítrofes.

Es por eso que el peruano aborta su viaje al exterior programado para el martes. La Policía controlaba los dos pontones que prestan su servicio en dos ríos cercanos con rumbo a la frontera y la terminal aérea.Pero el círculo de búsqueda se cerró más por la llamada telefónica que hizo a Tiburcio y porque él tuvo contacto directo con un informante que lo delató a la Policía.

Es por eso que Belaunde se vio obligado a permanecer en la casa de la familia Quispe, hasta que fue descubierto el jueves, a las 16.00, en medio de fardos de ropa usada. Tras su recaptura, Belaunde narró a los policías que en todo su trámite en Bolivia gastó cerca de $us 300.000, lo que implica los trámites legales y también los gastos empleados en el pago a abogados. En Trinidad y en La Paz afirmó que sus custodios no lo ayudaron a escapar de la sede de gobierno.

Breves

Audiencia suspendida

La audiencia de medidas cautelares de Jorge Valda, abogado de Martín Belaunde, se suspendió ayer, debido a la ausencia de su defensor. El proceso judicial debía realizarse a las 15.00. Con esta determinación, es la segunda vez que se suspende este tipo de acto judicial, por lo que debe seguir detenido en celdas judiciales. Según informes, el proceso debe instalarse hoy, a las 15.00.

Policías no ayudaron

Según un video difundido en los medios de comunicación televisivos, el empresario peruano Martín Belaunde afirmó que los policías bolivianos que lo resguardaban mientras cumplía su detención domiciliaria en La Paz, no lo ayudaron en su fuga. El extranjero, en el aeropuerto de El Alto, sostuvo que los vigilantes no tuvieron ninguna participación en la fuga que protagonizó.

Primer sentenciado

El Ministerio Público informó que logró la primera sentencia en contra de los acusados de ayudar a huir a Martín Belaunde. Rodrigo Quispe Quispe, quien lo acogió, se sometió a procedimiento abreviado por favorecimiento a la evasión, uso de instrumento falsificado y falsedad material y la tarde de ayer fue condenado a tres años de privación de libertad en el penal de San Pedro.

Fiscales van a Lima

Un grupo de fiscales de Bolivia viajará a Lima, Perú, para tomar declaraciones al extraditado Martín Belaunde, quien en el país ahora es investigado por el delito de evasión, anunció el fiscal interventor de La Paz, Paul Franco. El representante del Ministerio Público participó ayer en la extradición del empresario peruano en la localidad fronteriza de Desaguadero, informó ABI.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia