Seguridad nacional

Alejan del caso Chaparina a Marcos Farfán y a 11 policías

Fiscalía. La defensa de las víctimas del proceso apelará la decisión

Intervención. Efectivos de la Policía trasladan, a la fuerza, a un indígena en Chaparina; fue en 2011.

Intervención. Efectivos de la Policía trasladan, a la fuerza, a un indígena en Chaparina; fue en 2011. MSM.

La Razón (Edición Impresa) / Williams Farfán / La Paz

02:59 / 08 de abril de 2015

Tras cuatro años de investigación de la represión a indígenas en Chaparina (Beni), la Fiscalía resolvió apartar de este caso al exviceministro Marcos Farfán y a 11 policías. No obstante, ratificó el proceso al general (r) Óscar Muñoz Colodro. La defensa de las víctimas apelará esa decisión.

Este caso surgió el 25 de septiembre de 2011, cuando efectivos de la Policía Boliviana intervinieron la marcha indígena que se trasladaba desde Trinidad hasta La Paz, en contra de la apertura de una carretera por el núcleo del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Tras este conflicto se abrió un proceso penal a cargo de una comisión de fiscales que, en 2012, resolvió separar del caso al entonces ministro de Gobierno Sacha Llorenti, decisión que fue apelada y rechazada.

Decisión. “José Villarroel, Luis Ferrufino y Róger Velásquez, fiscales de materia en la comisión a cargo de la dirección funcional del caso denominado Chaparina, seguido por el Ministerio Público en contra de Óscar Muñoz Colodro y otros, por la presunta comisión del delito de allanamiento por funcionario público y otros (…) se decreta sobreseimiento en contra de los imputados”, indica la resolución de la Fiscalía a la que tuvo acceso La Razón.

El documento sostiene que se “estima insuficientes elementos de prueba” para poder sostener una acusación en contra de los 12 imputados, por eso se sobresee al general (r) Gino Catacora, coronel (r) Óscar Chávez, coronel Enrique Albarracín, coronel Antonio Zegada, José Luis Araníbar, coronel Jorge Cadina y coronel Edmundo Rivero, imputados por la presunta comisión de delitos, lesiones graves y leves, vejación, tortura, privación de libertad, coacción y encubrimiento de deberes.

Asimismo se aparta del caso Chaparina al general Modesto Palacio acusado de incumplimiento de deberes, vejación y tortura; además del exviceministro de Gobierno Marcos Farfán, sindicado por los delitos de incumplimiento de deberes. Los otros beneficiados son el general (r) Víctor Maldonado, teniente coronel Fernando Torrico y la cabo Angélica Cáceres, acusados de encubrimiento.

Al respecto, Ayda Camacho, abogada de las víctimas de la intervención policial hacia los indígenas, rechazó la resolución e indicó que era una decisión esperada por el actuar de la Comisión de Fiscales, que estaba encabezada por la exfiscal departamental de La Paz Patricia Santos. Además, agregó, todo es una muestra de que hubo injerencia y manipulación en la investigación del caso que tenía entre sus objetivos apartar del proceso a los verdaderos culpables del hecho.

“Esto (la resolución de los fiscales) está demostrando que no existe justicia en Bolivia, pese a que hemos visto cómo se violó los derechos humanos en el país en 2011, hecho que fue visto por todos. Hoy no hay un solo culpable de este vejamen y eso es porque el Gobierno así lo decidió, porque manipuló y sometió a la justicia”, reclamó Camacho en una rueda de prensa.

La jurista adelantó que en tres días impugnará, mediante los canales correspondientes, la resolución y con ello se agotará la vía nacional, o sea la interna, para que luego se lleve adelante una demanda internacional.Camacho explicó que cuando se sobresee a alguien, ya no se lo puede juzgar por el mismo delito en otro proceso. Ahora corresponde que tome la decisión final el fiscal interventor de La Paz, Paul Franco.

Anuncian protestas

Reacción

Activistas de derechos humanos que participaron en la marcha por el TIPNIS anunciaron ayer que realizarán protestas en puertas de la Fiscalía de La Paz, en contra de la decisión de la comisión de fiscales que dictaron el sobreseimiento a 12    imputados.

El operativo, más de 3 años de pesquisa

El caso denominado Chaparina surgió por la violenta intervención de la Policía Boliviana, el 25 de septiembre de 2011, a la VIII Marcha Indígena que se trasladaba desde Trinidad hasta la ciudad de La Paz. La movilización de los originarios se dio en contra de la apertura de una carretera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Tras el operativo policial se abrió un proceso penal a cargo de una comisión de fiscales que estaba al mando de la exfiscal departamental de La Paz Patricia Santos. Luego, tras las pesquisas, la representante del Ministerio Público, en 2012, resolvió separar del caso al entonces ministro de Gobierno Sacha Llorenti, decisión que fue apelada y rechazada.

Luego de tres años, Santos junto a sus colaboradores que indagan el caso resolvió excluir también definitivamente al exdirector de Régimen Interior Boris Villegas y a dos exautoridades de la Policía, los generales (r) Jorge Santiesteban y Edwin Foronda, por la falta de pruebas.

En 2013, Ayda Camacho, abogada de las víctimas, reveló un supuesto informe confidencial del plan de intervención a la marcha, en la que Foronda aseguró que Villegas le ordenó efectuar la intervención por orden de Llorenti y que comunicó esa decisión a su comandante, Santiesteban. Según los fiscales, Foronda hizo cumplir la contraorden de no reprimir la marcha y dejó el mando del contingente policial al subcomandante de la Policía general (r) Óscar Muñoz. La Fiscalía sostiene que se rompió la cadena de mando y Muñoz ejecutó la represión sin comunicarlo al comandante.

Por estos hechos y retardación, en febrero de 2013, el defensor del Pueblo, Rolando Villena, solicitó al fiscal general, Ramiro Guerrero, investigar a los fiscales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia