Seguridad nacional

Fiscalía investiga muerte de dos soldados en Sucre

Caso. El Comando del Ejército instruyó un sumario

Situación. Un coronel (der. del carro) busca rescatar su vehículo, dos luchan contra la corriente del agua.

Situación. Un coronel (der. del carro) busca rescatar su vehículo, dos luchan contra la corriente del agua. Iván Ramos.

La Razón / Yuvert Donoso / Sucre

05:06 / 21 de noviembre de 2013

El fiscal general interino, Roberto Ramírez, informó ayer que el Ministerio Público abrió una investigación penal para determinar de manera objetiva e imparcial la muerte de dos militares cuando intentaban rescatar el carro de un coronel del río Quirpinchaca.

La tarde del martes, dos soldados fueron absorbidos por la corriente principal del río cuando auxiliaron al coronel José Antonio Campero Castro, quien pretendía rescatar su vehículo que flotaba en las aguas del torrente. Las víctimas fatales fueron el cadete Luis Germán Estter Organivia y el soldado Alan Álvarez Llusco.

     Además, el Comando General del Ejército, a través de un comunicado, informó que ordenó instaurar un sumario informativo sobre este hecho. También expresó su condolencia a las familias de los dos fallecidos.

El segundo comandante del grupo Aéreo 67, teniente coronel Henry Crespo Guzmán, aseguró que Campero no dio ninguna orden como se puede constatar en los videos que se difundieron y aseguró que pedía la ayuda porque su familia —dijo— estaba dentro del motorizado.

Misión. Aclaró que el vehículo cumplía una misión oficial, aunque reconoció que era particular. Explicó que el motorizado representaba en ese momento a la Fuerza Aérea y que trasladaba a oficiales que participaron en el acto de aniversario del liceo.

En un video colgado en internet se escucha que el jefe militar, identificado como el coronel José Antonio Campero Castro, entró desesperadamente al río para rescatar su vehículo que flotaba, como si fuera un bote, en un remolino de agua que se formó en una de las orillas. Lo que buscó era evitar que el motorizado sea alcanzado y posteriormente arrastrado por la corriente principal del torrente.

Cuando logró sujetar su coche y jalarlo hacia la orilla, ayudado por la corriente de agua que iba en círculo, gritó “¡ayúdeme soldado, vamos, vamos, jale, jale!”. El conscripto ingresó al agua, pero no logró jalar el carro; por lo que él, el jefe militar y el carro fueron arrastrados hacia el sector donde estaba la torrente principal.

Por segunda vez, Campero logró acercar el motorizado a la orilla, pero el soldado se quedó atrás. Allí volvió a gritar “¡ayúdenme, ayúdenme!”, a cuyo pedido ingresaron otros dos uniformados. De los tres uniformados, dos fueron jalados a la corriente principal; mientras el teniente coronel logró que el carro se atasque en un defensivo de la pasarela, cuando se dirigía por tercera vez a la orilla del río.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia