Seguridad nacional

Piden cinco detectives a tiempo completo para el caso Rózsa

La labor investigativa se dificulta porque el proceso es complejo y delicado, ya que las víctimas son el Estado y la sociedad boliviana; y a eso se suma la falta de investigadores policiales.

Asamblea. El fiscal general, Ramiro Guerrero, emitió su informe ayer.

Asamblea. El fiscal general, Ramiro Guerrero, emitió su informe ayer. Miguel Carrasco.

La Razón / E. Medrano/I. Condori/A. Melgarejo / La Paz, Santa Cruz y Cochabamba

02:23 / 11 de abril de 2013

Elisa Medrano/La Paz

El fiscal general, Ramiro Guerrero, aseguró que el proceso por terrorismo o caso Rózsa es imprescriptible y pidió al Ministerio de Gobierno la asignación de cinco policías investigadores a tiempo completo, para que la labor en este juicio no se demore.

La máxima autoridad del Ministerio Público y los fiscales de la comisión del caso Terrorismo, Sergio Céspedes, Marco Rodríguez e Iván Ortiz; y el fiscal del caso Terrorismo II, Edwin Sarmiento, emitieron ayer un informe oral ante la Comisión de Constitución de la Cámara Baja a pedido de la diputada Marianela Paco (MAS).

Guerrero explicó que el caso Terrorismo, referido a la desarticulación de un grupo presuntamente separatista en Santa Cruz (en abril de 2009), está en la etapa inicial de juicio oral. Sostuvo que la labor investigativa se dificulta porque el proceso, en sí mismo, es complejo y delicado, ya que las víctimas son el Estado y la sociedad boliviana. A ese problema, dijo, se suma la falta de investigadores policiales, pues sólo se les asignó uno.

Complicación. A fin de contar con cinco oficiales a tiempo completo, Guerrero informó que envió una nota al ministro de Gobierno, Carlos Romero, para que se declare a los policías en comisión. Otra dificultad, añadió, es que los 38 acusados en el caso presentan recursos jurídicos con la finalidad de dilatar el proceso y que la acción penal se extinga.

Empero, aseguró que eso no ocurrirá porque la mora procesal fue provocada por las acciones dilatorias de la defensa y porque los delitos cometidos contra el Estado son de carácter imprescriptible.

Recordó que los ilícitos que se juzga son terrorismo y alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, hecho “que se fundamenta en el movimiento cívico y empresarial de resistencia protagonizado en la ciudad de Santa Cruz, con fines separatistas”, así como en el atentado a la casa del cardenal Julio Terrazas y el armamento bélico que se halló en predios de la cooperativa telefónica Cotas en la Expocruz. Guerrero garantizó que la Fiscalía está en condiciones de sustentar que se cometieron esos delitos, por lo que este caso concluirá con el dictamen de un fallo.

Aseguró que este proceso será sostenido independientemente de qué fiscal esté al mando de la comisión del Ministerio Público. Negó que la renuncia presentada por el director funcional del caso, Marcelo Soza, vaya a incidir en el desarrollo del juicio, aunque aclaró que esa dimisión aún no fue aceptada ni rechazada.

“La salida, la renuncia, el proceso de cualquiera de los fiscales, no implica que se vaya a caer, a extinguir (o) terminar un juicio”, aseguró y luego explicó que “ninguno de los casos que tiene el Ministerio Público es propiedad o exclusividad de un o una fiscal”.

Guerrero dijo que si bien Soza sigue en la comisión del caso Terrorismo, él goza de vacaciones, por lo que hoy no acudirá a la reanudación del juicio en Santa Cruz. Indicó también que el informe, inventario y la explicación de la estrategia sobre el caso Terrorismo, que solicitó a Soza, llegó a su despacho el martes a las 17.00, aproximadamente, vía courier.

El documento que fue enviado por Soza será verificado y contrastado con el cuaderno de investigaciones “para que sean fiel reflejo de la verdad”, adelantó. Sostuvo también que los procesos iniciados a Soza por la Fiscalía General, uno disciplinario y otro penal, seguirán su curso. El fiscal investigado dijo ayer, según ANF, que “no sabía qué hacer” respecto a los mismos.

Sobre el proceso por Terrorismo II, en el que se investiga a 33 personas por el financiamiento al grupo supuestamente separatista, Guerrero informó que este caso está en etapa de investigación y demorado por acciones dilatorias.

Reanudación del juicio está en duda

I. Condori y A. Melgarejo/Santa cruz y Cochabamba

La reanudación del juicio oral por terrorismo o caso Rózsa, prevista para las 15.30 de hoy, está en duda debido a que se complicó la salud de Ignacio Villa Vargas (El Viejo), uno de los acusados en el proceso. La defensa analiza plantear la separación del imputado de este proceso judicial, a fin de que prosigan las audiencias que se desarrollan en la ciudad de Santa Cruz desde el 18 de febrero.

El Viejo está internado en el hospital Viedma de Cochabamba a raíz de una diabetes. El director de ese nosocomio, Gastón Osorio, explicó que si bien debía ser dado de alta ayer, continúa con problemas de salud y se debe esperar.

Además, según el informe, la presión arterial baja de El Viejo le provoca constantes mareos y desmayos, además presenta signos de pulmonía y de una trombosis venosa profunda. El fiscal Sergio Céspedes, miembro de la comisión que investiga el caso Terrorismo, aseguró que Villa Vargas es el que más dilaciones provoca en el proceso, debido a su estado de salud.

Según Céspedes, El Viejo y otros acusados “abusan del derecho” que les da la ley para que sean asistidos por alguna afección, lo que en su momento fue utilizado por imputados para que las audiencias sean suspendidas.

El fiscal general, Ramiro Guerrero, explicó que para evitar que el juicio sea suspendido de forma injustificada, se determinó que dos médicos forenses asistan permanentemente a las audiencias para prestar auxilio a los procesados que tengan problemas de salud. En la audiencia de hoy está previsto que el Tribunal 1° de Sentencia de La Paz resuelva los incidentes y excepciones que planteó la defensa.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia