Seguridad nacional

Cusi pone en aprietos al Senado al hablar en aymara

Juicio. Las magistradas del TCP Velásquez y Chánez no declararon

Audiencia. La madre de Gualberto Cusi, que no dio su nombre, besa al magistrado en el Senado; fue ayer.

Audiencia. La madre de Gualberto Cusi, que no dio su nombre, besa al magistrado en el Senado; fue ayer. Eduardo Schwartzberg.

La Razón (Edición Impresa) / Williams Farfán / La Paz

05:17 / 13 de diciembre de 2014

En el tercer día del juicio de responsabilidades en contra de tres magistrados del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), Gualberto Cusi, imputado en el caso, puso en aprietos al Senado cuando declaró en idioma aymara y no había traductor.

El proceso es seguido también en contra de las magistradas del TCP Ligia Velásquez y Rosario Chánez, por admitir un recurso que paralizó la Ley del Notariado. El proceso seguido por el Senado, en su calidad de Tribunal de Sentencia, fue suspendido hasta hoy, a las 08.30, luego de al menos ocho horas de audiencia discontinuas.

El autodenominado “Tata Cusi” llegó a bordo de un radiotaxi, y no de una ambulancia como un día antes, acompañado de su madre, una mujer de 90 años, y de una sobrina. Él subió al hemiciclo con ayuda de los abogados por el ascensor en silla de ruedas y con un suero en el brazo izquierdo. Fue llevado a la fuerza porque en la mañana una médica del Instituto de Investigaciones Forenses certificó que estaba apto para ir al juicio.

Ilegal. Los apuros se dieron cuando cerca de las 15.50 la autoridad suspendida decidió declarar, en la etapa de fundamentación de su defensa, en su idioma originario, el aymara, hecho que puso en apuros a los senadores por la falta de traductores, pues la mayoría se declaró quechuista. Luego de unos diez minutos se consiguió a una traductora, ésta fue rechazada ni bien fue vista por Cusi.

“No tengo confianza en ella porque según mis fuentes ésta sería candidata a asambleísta o concejal de El Alto”, dijo.Minutos más tarde se consiguió a otra traductora de pollera, de la provincia Aroma, misma que luego de interpretar algunas palabras de Cusi, fue objetada porque, según el imputado, cometió algunos errores.

Ese aspecto puso de nuevo en aprietos a los senadores, más que todo al presidente del Tribunal, Eugenio Rojas, quien reclamó todo el tiempo al imputado que él habla castellano y solo busca retardar el proceso con esas acciones. Al final, por la falta de una traductora, la autoridad del TCP se defendió en español.

Durante la mañana, Cusi fue declarado en rebeldía, con arraigo y con la orden de publicar su fotografía y señas particulares en los medios de comunicación para su búsqueda, resolución que fue anulada a las 15.00 cuando el magistrado ingresó al Senado.  

Antes de que declare Cusi, el presidente del Tribunal preguntó a Chánez si iba a declarar. La autoridad suspendida del TCP respondió: “Es mi decisión abstenerme de declarar, pero ese derecho lo reservo hasta el final del proceso”.

Minutos después, Velásquez asumió una determinación similar a la de su colega. Esto es considerado como una estrategia de defensa. La magistrada también sufre problemas de salud, hipertensión y diabetes, por lo que es atendida cada dos horas por médicos de la Asamblea, para verificar que sus signos vitales estén bien y pueda seguir en audiencia.

Cuando caía la noche, luego de más de una hora y media de declarar, Cusi pidió que se suspenda el proceso, pero tras una valoración de la médica forense, Rojas determinó seguir el proceso. No obstante, el “Tata Cusi” se levantó la polera para mostrar al Tribunal una hernia muy pronunciada en el abdomen, por lo que minutos después los senadores decidieron suspender la audiencia hasta hoy. En el juicio, Rojas informó que la comisión que resuelve las recusaciones y otros rechazó el incidente de actividad defectuosa interpuesto por la defensa de Cusi, de los 17 incidentes presentados.

Defensa demandará a médico del IDIF

Eduardo León, abogado del magistrado suspendido del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) Gualberto Cusi, anunció que presentará una querella penal en contra de la forense que emitió el certificado médico en el que indica que su cliente está apto para estar en el juicio, pues no valoró el expediente privado.

“Lo que hizo amerita un proceso porque no es que la condición en la que se encuentra Cusi es apta, la enfermedad que tiene no muestra signos de las dolencias. El informe que emitió manifiesta que hubo presión, pese a que se le entregó el informe confidencial de salud del magistrado, que no valoró”, manifestó León.

Explicó que la demanda penal se dará por los delitos de incumplimiento de deberes y uso de influencias. Agregó que en las próximas horas se definirá cuándo se presentará la causa ante la instancia correspondiente.

El informe forense expedido por la galena del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) María Terán certifica haber realizado la valoración médico forense de Cusi en presencia de dos abogados y las conclusiones indican que, según la historia clínica, presenta “seromas, enogramas y cursa con tuberculosis en tratamiento, pero luego de todo lo valorado se concluye que el paciente se encuentra apto para asistir a la audiencia de juicio, por tanto se otorga cero días de impedimento, salvo complicaciones”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia