Seguridad nacional

‘Esta justicia es para los que tienen dinero, los pobres estamos en la cárcel’

Freddy Hinojosa. Es chofer y fue acusado de violación por su hijastra, siendo inocente. Lo condenaron a 20 años de prisión, de los que ya cumplió siete. El Tribunal Supremo, la pasada semana, avaló su inocencia porque un examen de ADN determinó que él no violó a la víctima. Dice que, como él, hay otros inocentes en la cárcel, por una mala investigación y administración de justicia. Preso, aprendió a fabricar escobillas y leyó la Biblia. Dice que buscará a su hijastra para que le explique por qué lo acusó.

Preso. Don Freddy Hinojosa Díaz, durante la entrevista con La Razón en la cárcel de San Pedro de Oruro.

Preso. Don Freddy Hinojosa Díaz, durante la entrevista con La Razón en la cárcel de San Pedro de Oruro. Foto: Juan Mejía

La Razón (Edición impresa) / Juan Mejía

00:00 / 25 de diciembre de 2012

— El Tribunal Supremo lo halló inocente de la violación que sufrió su hijastra por la que fue encarcelado. ¿Qué hizo estos siete años encerrado en la cárcel de San Pedro, en Oruro?

— Dedicarme a trabajar, fabricando escobillas; también a leer la palabra de Dios que me ha traído paz.

— ¿Se ha dedicado a la religión?

— Sí, todo esto me ha llevado a la reflexión como a todo ser humano. Uno, cuando alguna vez comete un error, pienso que debe arrepentirse. Yo, conociendo a Dios, me he arrepentido, aunque no estuve involucrado en el problema por el que me acusaron. Son malas actuaciones de los fiscales, jueces y los investigadores que me han hecho culpable de algo que en realidad no hice.

— ¿Qué proyectos se le han truncado con la detención?

— Bastantes sueños. Jamás pensaba en esto, pero lastimosamente las autoridades han cometido una injusticia. Yo planeaba hacer de mi hijo un profesional y vivir bien con mi familia.

— ¿Qué anhela ahora?

— Ahora tengo 60 años. Mire, para entonces estuve trabajando en el Servicio Nacional de Caminos. ¿Ahora será que alguna empresa me dé un trabajo a esta edad? Yo pienso que la justicia tiene que hacer justicia conmigo, sobre mi caso, eso es lo que más anhelo. También quiero cuidar a mis nietos, que no tengan estos problemas. Pido a las autoridades de Oruro que no echen la culpa sin investigar bien, conmigo todas fueron injurias malas.

— ¿Qué hará con su hijastra que le acusó de violación, la demandará por difamación?

— No… no he pensado en eso, sí en salir libre porque me siguen perjudicando. Ahora me encuentro mal de salud, pero voy a confiar en la justicia a pesar de que no hay justicia. Aquí en el penal hay muchos hermanos inocentes. Quisiera pedir a la justicia que primero investigue si uno es culpable. El que es culpable aceptará pues cualquier condena ¿no es cierto?, pero cuando uno no es culpable… no. Por eso pienso que la justicia es para los ricos, pues cometen cualquier delito y están afuera, pero los pobres están aquí y muchos son inocentes, como yo.

— ¿Ahora cómo queda con su familia, con la mamá de su hijastra, cuál es la relación?

— Está normal, pero sólo vienen a visitarme mi hijo y mi nuera. Yo tenía fe en que tarde o temprano mi caso se tenía que aclarar.

— ¿Su hijastra ha hablado con usted sobre su denuncia?

— No he tenido la oportunidad de hablar con ella. Para eso están las autoridades, quienes debían haber investigado. No por chisme o cualquier otra cosa pueden condenar a uno que no es culpable.

— ¿Por qué cree que su hijastra lo ha culpado?

— No tengo idea por qué.

— ¿Una vez que salga libre a qué se va a dedicar?

— A mi trabajo (ríe), soy chofer, voy a trabajar. Voy a ayudar también a mis hermanos que están aquí adentro, como le digo hay inocentes detenidos. Voy a sacar adelante a mis nietos. No quiero que les pase lo que me ha pasado, que mi caso les sirva de reflexión, incluso a la gente.

— ¿Cómo ve la administración de la justicia?

— Como le dije, esta justicia es para los que tienen dinero, los pobres estamos en la cárcel. Entonces de qué justicia podemos hablar, Oruro parece que fuera otra ciudad, falta investigar más y cualquier culpable puede reconocer su error, pero la justicia está muy mal administrada. El 23 de junio de 2009 presenté mi apelación, pero ya estamos en 2013 y no han hecho una justicia digna conmigo.

— ¿Su abogada ha manejado muy bien su caso?

— Ahora sí, pero los dos anteriores no, la actual conoce a fondo el caso, hasta ha viajado a Sucre, mi hijo se ha movido constantemente y yo desde aquí he mandado expedientes y al final, después de mucho tiempo, hay resultados.

— ¿Piensa iniciar un proceso?

— Por ahora, no. Voy a buscar a mi hijastra para hablar con ella y que me diga por qué me ha acusado, porque ella sabe muchas cosas.

— ¿El pronunciamiento del Tribunal Supremo será su mejor regalo de Navidad?

— Dios quiera, quisiera que lo hagan, que se pongan la mano al pecho y lo hagan porque —mire— son siete años que me han alejado de mi trabajo, de mi familia, pero me siento tranquilo y estoy con ganas de estar con mi familia, especialmente con mi mamita que tiene más de 80 años y que está sufriendo bastante.

Perfil

Nombre: Freddy Hinojosa Díaz

Nació: En 1952

Profesión: Chofer

Situación: Preso, siendo inocente

Un inocente en la cárcel

Desde hace 40 años radica en la ciudad de Oruro. Tiene dos hijos, un varón y una mujer. Estudió en la escuela Eduardo Abaroa y en el colegio Bustillos, ambos ubicados en la localidad de Uncía (Potosí). No realizó estudios universitarios. Este 2012 obtuvo su bachillerato en el Centro Integrado Experimental “Boliviano-Alemán”, en el penal de San Pedro de Oruro.Antes de ser detenido no ocupó ningún cargo, pero durante su encierro fue tesorero durante dos gestiones de la sección a la que pertenecía. Preso, adquirió el oficio de escobillero.Antes de ser detenido trabajó como chofer en el Servicio Nacional de Caminos y también fue taxista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia