Seguridad nacional

Por semana caen al menos dos ‘tragones’; seis murieron este año

La fuerza antidroga informó que cada semana, en promedio, detiene a dos “tragones” (personas que ingieren cápsulas con droga) intentando llevar el estupefaciente hacia mercados de Europa y Estados Unidos (EEUU). Seis murieron en lo que va del año.

Narcotráfico. Los traficantes optan por cambiar la droga sólida por la líquida.

Narcotráfico. Los traficantes optan por cambiar la droga sólida por la líquida.

La Razón / Luis Mealla / La Paz

00:01 / 27 de mayo de 2012

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Gonzalo Quezada, explicó que la mayor parte de los casos se registran en Santa Cruz, por cuyo aeropuerto se saca la “mercancía”. Agregó que ahora, los narcotraficantes optaron por transportar droga líquida, que les resulta fácil de ingerir y cuya detección es más dificultosa para la vigilancia aeroportuaria.

“Agarramos a los tragones en el aeropuerto de Viru Viru; cuando llevaban droga sólida podíamos detectarlos rápidamente, pero al ser droga líquida, se dificulta nuestro trabajo”, informó. Un reporte de la FELCN da cuenta de que en la gestión 2011 se detuvo a 48 tragones y de enero a mayo de este año hay 35 detenidos, al menos dos por semana.  

El director del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), José Daza, explicó que la combinación de los químicos de la cocaína (ácido sulfúrico, carbonato de sodio o potasio y éter) con los jugos gástricos del estómago se vuelve “letal”. En caso de que una cápsula explote, la persona muere casi de inmediato.

Dato. “La droga líquida está en un condón de látex, al reventar la cápsula, la persona puede morir en un lapso de 15 minutos a tres horas, dependiendo de su constitución física y de su grado de alimentación”, dijo el perito forense.

Sin embargo, esto no parece preocupar a los “tragones”, quienes cobran entre $us 5.000 y 15 mil por transportar la droga; si son descubiertos, casi nunca delatan a su proveedor. De todos los fallecidos, cuatro eran extranjeros que iban a Europa y EEUU.

El coronel Quezada aseguró que la mayor parte de los “tragones” son mujeres, más propensas a morir intoxicadas. Además afirmó que los narcotraficantes buscan a gente humilde para convencerlas, con “buenas” ofertas económicas, de llevar la droga.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Ciencias Forenses (SBCF), Saúl Pantoja, explicó que el estómago puede soportar hasta 48 horas, antes de que los jugos gástricos perforen el látex.

“Al término de este tiempo, el estupefaciente se expone en el organismo. Primero irrita el estómago, causa hemorragia, úlceras, perfora el esófago, estómago e intestinos. Por último, tras absorberse el estupefaciente, inicia una intoxicación severa”, explicó. Agregó que existen casos en los que se registra una peritonitis aguda. Cuando la Policía detiene a la persona, la lleva a un hospital donde se le practica un lavado intestinal para limpiarla de droga.

Algunos datos estadísticos

Detenidos

En 2011 se confiscó 1.785 cápsulas con 40.350 gramos de droga. En total se detuvo a 48 ‘tragones’, 45 en Santa Cruz, una en Cochabamba, una en La Paz y otra en Tarija.

Gestión

De acuerdo con reportes oficiales, desde enero a mayo de este año, la fuerza antidroga logró incautar 1.846 cápsulas, haciendo un total de 30.786 gramos de droga. Asimismo se logró la detención de 35 personas: 32 en Santa Cruz; dos en Cochabamba, que están en proceso de expulsión; y una en Tarija.

La 1008 castiga con  8 a 12 años de cárcel

La Ley 1008 prevé una pena de entre 8 y 12 años de cárcel para quienes trafiquen cocaína, con agravante si el traslado es de cantidades mayores. En 2012, hubo “tragones” que trasladaron hasta más de un kilo y fueron detenidos por el delito de narcotráfico.

“Aparte de que ponen en riesgo su vida, son procesados por el delito de transporte de sustancias controladas, que es penado por la 1008 con una sanción de entre 8 y 12 años de privación de libertad”, explicó el fiscal antidroga, Gregorio Blanco, Agregó que las muertes de las personas se registraron por falta de precaución y conciencia. Empero, señaló que es gente humilde que se deja llevar por las “altas ofertas económicas” que reciben.

 Relató el caso de María Elena Montero, registrado el 9 de abril, quien iba a Brasil. La mujer murió en Puerto Quijarro cuando una de las 41 cápsulas de droga líquida que llevaba en el estómago estalló. En el pesaje final, se determinó que llevaba 1.364 gramos de cocaína líquida en el cuerpo. El representante del Ministerio Público agregó que aparte de esa práctica, otro mecanismo es tomar los servicios de empresas de transporte aéreo para enviar el estupefaciente mediante las remesas.

El estómago retiene hasta 1,3 litros de líquido

El perito forense Saúl Pantoja explicó que el estómago de una persona adulta tiene la capacidad de retener al menos un litro y 300 centímetros cúbicos de líquido, y  además explicó que al tratarse de droga, el riesgo de que una cápsula se reviente es mayor.

“En ese caso, la absorción es inmediata por el estómago o el intestino. La droga pasa a la sangre y la persona comienza a tener fiebre seguida de convulsiones y se presentan complicaciones cardiacas. Si el estómago está lleno, la absorción será más lenta, pero si está vacío, los efectos son inmediatos, por eso el tiempo de vida puede variar”, explicó.

Agregó que el lapso para que la persona fallezca puede variar entre 15 minutos a tres horas. Por lo general, los proveedores obligan a los “tragones” a bajar de peso y no consumir líquidos para no acelerar la digestión.

Se calcula que el estómago, según estudios forenses, puede transportar entre 80 y 130 cápsulas de cocaína, cada una con un peso de unos diez gramos. El precio del cargamento se multiplica una vez llega al continente europeo. Un kilo en Bolivia cuesta $us 1.300 y en España $us 60 mil.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia