Nacional

En septiembre surgió la idea de la fuga de Ostreicher

Lo que surgió como una idea por la aparente desesperación de obtener su libertad para retornar con su familia, tres meses después se materializó: la fuga del estadounidense Jacob Ostreicher, quien enfrenta un proceso penal en Bolivia por el delito de legitimación de ganancias ilícitas.

La Paz. Ostreicher entrega, en mayo, su segunda carta dirigida al Presidente en Palacio de Gobierno.

La Paz. Ostreicher entrega, en mayo, su segunda carta dirigida al Presidente en Palacio de Gobierno.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Condori / Santa Cruz

04:52 / 23 de diciembre de 2013

Lo que surgió como una idea por la aparente desesperación de obtener su libertad para retornar con su familia, tres meses después se materializó: la fuga del estadounidense Jacob Ostreicher, quien enfrenta un proceso penal en Bolivia por el delito de legitimación de ganancias ilícitas.

Fuentes cercanas al extranjero informaron que la intención de fuga surgió en septiembre, por presión de la esposa del empresario, Miriam U., cuando ya cumplía arresto domiciliario por el juicio que enfrentaba. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó que el operativo fue armado y ejecutado con cooperación de personeros del Departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU). Ostreicher salió ilegalmente a Perú y de allí viajó en avión a Los Ángeles y luego a Nueva York, adonde llegó el lunes 16.

Hasta entonces, el extranjero buscaba por diferentes medios conseguir la libertad irrestricta en el proceso abierto por la Fiscalía Antidroga de Santa Cruz y retornar a su país junto a su familia. En ese afán escribió dos cartas dirigidas al presidente Evo Morales e intentó entregárselo en persona, pero no se lo permitieron en el Palacio de Gobierno.

El abogado Jerjes Justiniano Atalá confirmó que hace tres meses su patrocinado le había comentado que su matrimonio estaba en crisis porque su esposa le había pedido que se fugara del país.  

“No creo que su salida haya sido de manera voluntaria, porque en varias ocasiones conversamos de la posibilidad que le habían sugerido de poder fugarse del país, pero Ostreicher siempre sostuvo que no era la mejor opción para él”, declaró el jurista que se mostró extrañado por la forma como huyó del país el extranjero.

“Él (Jacob) me consultaba si ese criterio (la fuga) era la mejor opción, pero yo siempre le sugerí que no era la mejor iniciativa; lamentablemente sucedió y la prensa internacional habla de una operación exitosa y el Gobierno lo confirmó. No sé lo que sucedió en realidad”, agregó el patrocinador de Ostreicher.

El empresario permaneció 18 meses recluido en la cárcel de Palmasola de Santa Cruz, después que la Fiscalía Antidroga pondría en duda la legalidad del origen de los $us 27 millones de inversión que hizo en Bolivia.

El caso cobró mayor relevancia con la llegada a Bolivia del actor Sean Penn, nombrado embajador para la coca y el mar por el presidente Evo Morales, quien abogó por la libertad irrestricta de su compatriota.  

Después de 30 audiencias cautelares, Ostreicher, el 19 de diciembre de 2012, obtuvo detención domiciliaria otorgada por la jueza 9º de Instrucción en lo Penal, Eneas Gentile. Desde entonces permanecía con arresto domiciliario en su vivienda particular en la zona residencial de Equipetrol de Santa Cruz.

En los últimos 12 meses el inmueble blanco de dos plantas se convirtió en el refugio del hombre de 54 años, quien contaba con dos colaboradores, una encargada del mantenimiento y limpieza de la vivienda y un traductor, quien le acompañaba en algunas diligencias que realizaba.

El traductor Edmundo Chipani, en una declaración escueta, se declaró sorprendido por la desaparición de su empleador. Dijo que el lunes 16 de diciembre llegó a su lugar de trabajo como de costumbre y se topó con la puerta cerrada.

“Lo último que supe es que el viernes se fue a La Paz, como acostumbraba hacerlo, creo que a realizar unos trámites. Luego el fin de semana ya no se trabaja y el lunes volvimos a la faena y nos enteramos de esta información”, indicó Chipani.

Los guardias de vigilancia de la cuadra donde está la morada de Ostreicher relatan que el extranjero salía poco y en escasas ocasiones acostumbraba recibir visitas, si bien nunca se sabía quiénes entraban o salían porque lo hacían en vehículos.

Los encargados de seguridad coinciden en que era una persona fría. En todo el tiempo que vivió en la cuadra nunca intercambió palabra alguna, tal vez porque éste habla inglés y entiende poco el español.

Un guardia señaló que pocas veces solía verlo por la calle. “Las personas que viven en esta zona son bien reservadas, es muy difícil saber de ellos, como ocurrió con el gringo”, narró.

Yimmy Montaño, el otro abogado de Ostreicher, relató que su defendido viajó a La Paz al menos tres veces, para llevar una carta al Presidente, para regularizar su situación migratoria siendo extranjero y este último por tema de migración.

Nexo con acusados de tener ganancias ilícitas

El empresario estadounidense Jacob Ostreicher, hoy prófugo de la justicia boliviana, llegó al país en 2008 para incursionar en la agricultura y ganadería de la mano de la colombiana Claudia Liliana Rodríguez.

El vía crucis para el extranjero empezó después de que la Policía antidroga detectara una transacción comercial que habría sostenido con Maximiliano Dorado y Ozzie Dorado, acusados de ganancias ilícitas.

La relación comercial sería la punta del ovillo para que la justicia boliviana pusiera en tela de juicio la legalidad de los cerca de $us 27 millones de inversión realizada por el extranjero en al menos siete propiedades con grandes extensiones, ubicadas en Ascensión de Guarayos y San José de Chiquitos, las mismas en manos de Bienes Incautados.

Ostreicher conoció a Rodríguez en Ginebra, Suiza, cuando ésta trabajaba con Andrés Solty.  

Ostreicher y Solty decidieron invertir en Bolivia por un comentario realizado por la colombiana que la compra de tierras productivas era buena inversión en Bolivia, y a ello se sumó la invitación del presidente Evo Morales a los inversionistas extranjeros.

Los socios Ostreicher y Solty encargaron la ejecución del proyecto a Rodríguez.

En una entrevista anterior, Ostreicher dijo que la colombiana les había comentado que había la posibilidad de adquirir unos terrenos que pertenecían a los Dorado y se autorizó la compra. Luego se dieron cuenta de que ella no pagó por los predios y éstos volvieron a sus dueños.

La directora regional de Bienes Incautados, Iveth Álvarez, adelantó que los bienes continuarán bajo su administración y, una vez que cuente con la resolución de confiscación, se transferirá a las arcas del Estado.

El abogado Jerjes Justiniano Atalá manifestó que la salida de su patrocinado beneficiará al Estado, porque ya no tendrá que devolver los $us 10 millones por la confiscación de al menos 30.000 toneladas de arroz.

Ostreicher también denunció que en su proceso fue víctima de extorsión de funcionarios de gobierno, por lo que están detenidos más de diez exempleados y exfiscales desde 2012.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia