Columnistas

¿Acelerar el proceso de cambio?

A pesar de los avances en materia de derechos económicos, políticos y sociales, se aprecia un aletargamiento

La Razón (Edición Impresa) / Emilio Pinto Marín

00:07 / 06 de diciembre de 2017

El proceso de cambio que vive Bolivia desde 2006 a partir de transformaciones estructurales que se plasmaron en la Constitución Política del Estado aprobada por votación popular en 2009, las cuales significaron un avance en las luchas del pueblo boliviano contra la discriminación y el racismo para con los indígenas originarios campesinos, tiene el reconocimiento de los pueblos del mundo.

Sin embargo, a pesar de los avances en materia de derechos económicos, políticos y sociales (traducidos en la nacionalización de empresas estratégicas, la distribución directa de los ingresos a partir de bonos sociales y subvenciones en energía e hidrocarburos), se aprecia un aletargamiento en este proceso, quizás producto de las luchas internas registradas en los primeros años frente a las oligarquías separatistas y neocoloniales, que hoy por hoy enarbolan banderas democráticas, olvidando que son producto de procesos dictatoriales en los que establecieron su posición económica y política.

Al parecer este aletargamiento deviene de un querer ser en el mundo bajo un modelo de desarrollo económico-comunitario propio, pero sin entender que el mundo capitalista está sumergido en procesos de crisis permanentes, donde el capital financiero especulativo marca el nacimiento y/o quiebra de los procesos productivos industriales en el mercado mundial.

En tal sentido, es necesario retomar el espíritu de la revolución democrático cultural inspirada en la lógica comunitaria de los pueblos de Abya Yala, profundizándola o reencaminándola. Para ello resulta necesario desburocratizar el proceso de cambio; el ciudadano de a pie debe ser el protagonista de las transformaciones, ya que fue él quien con su vida generó el momento liberador más importante en la historia del país en las jornadas de octubre de 2003 en El Alto y en la ciudad de La Paz, expulsando lo más retrógrado del colonialismo interno y oligárquico, como bien explicó Zavaleta Mercado en el “Estupor de los siglos”.

Este golpe de timón tiene que ser económico y de varios matices. El ciudadano de a pie y con ingresos bajos todavía no puede acceder al crédito bancario, motor de un mejoramiento económico familiar, pues las reglas de acceso a los préstamos financieros no han cambiado.

Otro aspecto importante es la dignidad alimentaria. Hoy el mundo, mediante la producción transgénica masiva, está destruyendo la tierra fértil, sometiéndola a trabajos forzados. Bolivia cuenta con miles de variedades biogenéticas almacenadas que pueden ser el “banco” de la seguridad alimentaria de parte de la humanidad. Para ello es necesario políticas inteligentes y agresivas en materia agrícola que, con seguridad, tendrían mayor impacto económico y social que el sector de hidrocarburos frente al cambio climático. Hay mucho por hacer fuera del paradigma occidental y depredador. Es necesario que el proceso de cambio aspire una bocanada de aire fresco de las montañas indomables que lo gestaron y dé un paso firme hacia la liberación popular que lo encumbró; como dice la letra de una conocida canción: “¿Quién dice que todo está perdido?”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia