Columnistas

Acoso laboral

El acosador es alguien que tiene poder y necesita hacerlo sentir para disfrazar su mediocridad

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

00:02 / 01 de mayo de 2014

Hace un año que dejó su trabajo. A pesar del tiempo transcurrido, aún siente escalofríos cuando piensa en las situaciones por las que pasó antes de renunciar. Al principio solo fueron gestos de descontento de su jefe, siguieron llamadas de atención injustificadas, sus informes se convirtieron en papel desechable que no llegaron a formar parte del grupo reciclable, porque “ni para eso sirven”, según sentenciaba la voz que odiaba escuchar. Era la misma voz que volvía negros los domingos por la noche pensando en la tortura que volvería a vivir a partir de las 09.00 del lunes. Los insultos y menosprecios se hicieron constantes, y como la gota que horada la piedra, hicieron efecto en la administradora de empresas que prefirió renunciar a seguir soportando a quien se regodeaba maltratándola en su trabajo.

La persona que sufre acoso puede ser atormentada con comentarios malintencionados, críticas constantes sobre su desempeño o capacidad. Los resultados son muy variados, desde dolores de cabeza, tristeza, hasta medidas extremas como el suicidio. “Estoy teniendo dificultades gástricas, dolor intenso de cabeza, cansancio (...) el médico dijo que no tengo nada, pero de todas formas me siento triste, algo depre (...) sin ganas de salir de mi casa para venir a trabajar (...)”.

El acosador es una persona que tiene poder y necesita hacerlo sentir para disfrazar su mediocridad, su carencia de conocimientos o destrezas. Por lo general, la intención del acosador es que la víctima renuncie al empleo o modifique su conducta, ya que ésta resulta contraria a sus intereses. Los acosadores no tienen suficiente confianza en sí mismos, suelen llevar una doble vida y buscan destruir a quien les pueda sobrepasar o al menos hacerles sombra.

El acoso también existe entre compañeros del mismo rango, cuando se desacredita a una persona, cuando se le proporciona información errada con la intención de que cometa errores, cuando instan a los demás a no hablar con quien han decidido aislar. En ese caso, quien o quienes provocan estas situaciones lo hacen porque se sienten amenazados por la persona que  acosan, o bien encontraron a alguien más débil en quien descargar los maltratos que aguantan y callan por parte de alguien más poderoso.

El acoso laboral es un problema que se tiene que afrontar socialmente; es importante visibilizarlo y sancionarlo. Los trabajadores que se sienten hostigados porque les piden trabajos imposibles, los insultan, los menosprecian o les niegan avanzar en su capacitación deberían tener en cuenta que antes que soportar estas actitudes en silencio deben denunciarlas. En la nueva normativa laboral debería considerarse el acoso como un punto importante a ser regulado para su prevención y sanción.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia