Columnistas

Adhesión a mano alzada

La calumnia colonial no quebró a esa valiente mujer, inmune al olvido y la ingratitud

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Mansilla Torres

23:35 / 31 de mayo de 2016

Ahora que Jorge Sanjinés, el gran cineasta con secuencia (sic) de Bolivia, está mostrando su película sobre la guerrillera Juana Azurduy, reproduzco fragmentos de una carta a mano alzada en nueve sonetos que para ella escribí en 1975.

“La gente como usted es de otra laya,/ es de las que rechazan el refugio/ después de una derrota en Huanifaya/ porque quieren guerrear en Vilcapujio.// Clara señal que se impone en la bruma,/ pantalón blanco, chaqueta escarlata,/ guerrillera del sol en Ayuhuma,/ lágrima de la noche en Pocoata.

“Padilla se prepara en Panacachi,/ y usted, mi coronela, en Lagunillas/ da órdenes a Juan Wallparrimachi:// ¡No debe haber reposo en Chuquisaca,/ hay que seguir la guerra de guerrillas/ hasta acabar con el tabla-casaca!”.

La poesía es tensión y mirada reflexiva, que nos da a saber del país en los críticos días de su fundación republicana. Los sátrapas colonialistas han desplazado a los patriotas para hacerse del poder y del Gobierno.

“El pueblo ya les dice doble cara, / porque eso son cuando gira la rueda/ de la verdad fundida en la moneda/ y la vergüenza no los descascara.// Los Olañeta, Moscoso, Serrano,/ Urcullu, Calvo, falsarios de seda,/ (el que traiciona traidor se queda),/ gente del rey, patriotas de trasmano”.“La Asamblea de tránsfugas se instala/ con la jactancia de los doctorcitos/ ungidos diputados a la mala.// Esa Asamblea que el pueblo miraba/ indiferente, ajeno a plebiscitos…/ Esa Asamblea donde usted no estaba”.

Y porque la poesía es gratitud y es testimonio, se debe mantener la palabra en vilo. No se trata de convencer a nadie, sino de conmoverlo.

“Doña Juana Azurduy en los albores/ de nuestra independencia lucidora/ artilló usted las armas de la aurora/ contra los gachupines opresores.// Sucre y Bolívar, los libertadores,/ le pedirán perdón porque a la hora/ de darnos patria primó la traidora/ opinión virreinal de los doctores.

“Usted fue ninguneada en su grandeza/ por el oportunismo de la escoria/ republicana que anda de cabeza.// Ahora Bolivia la unge agradecida/ su Pachajuana, madre de la historia,/ que la rescata y sostiene en la vida.”

La injuria pasa. La insidia se disuelve en los ácidos de su misma falacia. La calumnia colonial no quebró a esa valiente mujer, inmune al olvido y la ingratitud. ¿Dónde quedaron en cambio los operarios del vilipendio? ¿En qué canalla red social se entramparon? Salve, doña Juana Azurduy de Padilla, doña Juana del Sur de Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia