Columnistas

Adicción digital

El uso indiscriminado del teléfono móvil empieza a traer nuevos problemas para nuestra salud.

La Razón (Edición Impresa) / Hugo Víctor Ramírez V. *

23:33 / 14 de febrero de 2017

Hace dos años alrededor de 280 millones de personas en el mundo ya mostraban un cuadro de adicción al teléfono móvil. Según Flurry —propiedad de la multinacional Yahoo!—, una compañía especializada en el análisis de interacciones del consumidor (en el ámbito digital) mediante aplicaciones móviles, la tendencia de personas que diariamente consultaban 60 o más veces sus celulares destacaba un incremento importante de un 59%. Actualmente, un usuario estándar consulta por lo general su teléfono hasta 36 veces al día, entre tanto un “súper” usuario lo hace hasta 100 veces.

Un “adicto digital-móvil” sobrepasa considerablemente esa cifra tan solo al emplear aquellas aplicaciones (apps) orientadas a la interacción personal en las redes sociales y la mensajería instantánea: Facebook, YouTube, WhatsApp, Instagram, entre otras.

El exagerado uso del teléfono móvil se asemeja más a una paradoja del mundo moderno en el que precisamente la idea de que una mayor interconexión de las aplicaciones móviles, la que supuestamente facilitaría nuestra coexistencia, está provocando todo lo contrario. En tan solo una década, después del boom de las redes sociales y la mensajería instantánea, un poco más de 300 millones de adictos son el resultado de una constante accesibilidad al móvil que no siempre puede llamarse un sinónimo de “facilitación de la calidad de nuestra comunicación”.

A medida que un usuario se interioriza más en el mundo de la “conversación (interacción) online” se olvida de la calidez de la comunicación que se consigue únicamente en la conversación interpersonal presencial. Una buena reflexión al respecto, acerca de cuán adictivo suele ser nuestro comportamiento al lado del móvil, se expone en el blog de Babycakes Romero, un reconocido fotógrafo callejero que mediante una exposición fotográfica retrata cuán inmersos estamos en el mundo digital, o mejor dicho, cuán “móvil-dependientes” somos hoy en día.

En EEUU y en Europa, regiones en las que se analiza con mucho detenimiento el exagerado empleo de los móviles en la vida diaria, se menciona que las consecuencias del abuso en la constante interacción digital y el uso indiscriminado del teléfono móvil empiezan a traer consigo nuevos problemas para nuestra salud: la nomofobia, el síndrome del ojo seco, el síndrome de la vibración fantasma, los problemas de postura y otros. Estos antecedentes deberían servir de ejemplo y tono de alarma a los usuarios procedentes de los países en desarrollo que recién afrontarán estos problemas a medida que más se expanda el consumo irresponsable de teléfonos inteligentes entre la población.

* es analista en temas socioculturales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia