Columnistas

Adiós, Cecilia

Cecilia nos dejó su sensibilidad y solidaridad con los sectores sociales de abajo

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona Alejo

03:16 / 12 de abril de 2014

Es muy difícil escribir cuando una persona estimada deja este mundo y parte a la eternidad. Los que estamos imbuidos en el quehacer cultural de nuestro país, sentimos en lo más profundo de nuestros corazones la desaparición física de la socióloga, la videasta y sobre todo la amiga y activista de las culturas indígenas y populares de nuestro medio Cecilia Quiroga San Martín.

Al enterarme de la triste noticia se me vinieron a la mente varios recuerdos, como los comienzos de nuestra amistad a principios de los años 80, en condición de estudiantes de la carrera de Sociología en la UMSA. Recuerdo a la joven Cecilia de entonces siempre pendiente de su familia y de sus hijos en particular.

Pero no solo le preocupaba su parentela sino también los sectores sociales excluidos y discriminados de nuestro país, como los indígenas y los sectores populares. Recuerdo un pasaje difícil vivido en la universidad. Una vez reabierta la institución académica bajo el control de los militares golpistas de Luis García Meza y Luis Arce Gómez, contaba con varios docentes y estudiantes soplones o “tiras” que vigilaban todas nuestras acciones.

Cuando detectaban algún afán contrario a la dictadura se “metía gas” a las aulas, que fue una manera de exhortar para no realizar ninguna protesta. Precisamente cuando pasábamos clases en el edificio antiguo de la UMSA explotó una granada de gas y tuvimos que salir a toda carrera, llegando apenas a la calle Federico Zuazo, casi ahogados, sin poder respirar, y fue con voz entrecortada que me dijo: “Qué horror, cómo son los militares golpistas”.

A pesar de la formación en Sociología, Cecilia siempre se inclinaba a estudiar los medios de comunicación. En ese entonces le preocupaba la poca existencia de medios alternativos y creo que fue la razón para ligarse con el canal universitario. En esa búsqueda encontró la herramienta más precisa como ser videasta, que se convirtió en su pasión y en otra manera de mostrar la profunda realidad compleja de nuestro país. En otro momento asistí a la presentación de una producción histórica sobre las mujeres de la década de los años 20 del siglo XX en La Paz, en la que Cecilia actúa representando a la mujer de las élites paceñas.

Mi larga estadía fuera del país nos desconectó por varios años, pero nos volvimos a encontrar cuando ella ya estaba disfrutando de sus éxitos, como el dirigir la Cinemateca y también incursionando en la docencia universitaria, primero en la carrera de Comunicación Social y luego en la carrera de Artes de la UMSA.

Siempre nos faltaba tiempo para seguir conversando, pues teníamos preocupaciones y temáticas comunes de qué hablar. Después de la guerra del gas, en 2003, noté que su militancia fue más activa en defensa de las causas de los de abajo y la llevó a imbuirse en la investigación en temas de comunicación intercultural. Documentó el proceso de la Asamblea Constituyente (2006-2008) en la ciudad de Sucre, cuyos frutos son las publicaciones auspiciadas por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, como el documental Por siglos despiertos. Voces de la Asamblea Constituyente, que dirigió.

Cecilia nos dejó su profunda sensibilidad y solidaridad con los sectores sociales de abajo, sus ganas de entender nuestro país desde sus actores indígenas y populares, pero sobre todo la práctica de que Bolivia tiene que cambiar en beneficio de sus mayorías nacionales. ¡Jallalla, Cecilia! Qhipuruwa jikisiñani.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia