Columnistas

Agentes extraelectorales

Los agentes extraelectorales tienden a pervertir la dinámica competitiva de las elecciones populares

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

00:01 / 18 de febrero de 2014

La dinámica electoral, en cualquier parte del mundo, no solamente está definida por la competencia política entre los contendientes interesados en la consecución de cargos públicos, sino también por la presencia de actores externos a esa dinámica competitiva pero con la capacidad de influir en la misma, debido a su simpatía, interés y/o relación con determinados contendientes políticos. En este sentido, la función de esos agentes extraelectorales consiste en desgastar al oponente, llamar la atención de los electores, inhibir las inclinaciones de los votantes duros y/o generar un ambiente de confusión política.

Empero, lo que caracteriza a la dinámica electoral en nuestros países latinoamericanos es la recurrente aparición de líderes políticos, empresarios, intelectuales y funcionarios de gobierno como agentes extraelectorales, dependiendo lógicamente del estado del contexto, la situación coyuntural y las condiciones políticas que incentivan su aparición.

Entre los líderes políticos que en las condiciones del “giro a la izquierda en la región” solía hacerse presente física o espectralmente estaba Hugo Chávez. Su presencia real fue posible en países en los cuales, como Bolivia, las condiciones políticas permitían la propagación de un discurso antiimperialista; y su presencia fantasmagórica, como en México en 2006, derivó de una campaña que, bajo el amparo de un partido de derecha en el poder, los grupos conservadores emprendieron en contra del candidato de la izquierda, para a través de esa maniquea asociación tildarlo como “populista” y como un “peligro para México”. En esto contribuyó José María Aznar, quien apareció arrogándose el papel de líder de una cruzada antipopulista en la región; diferente a Lula da Silva, quien personificando a una izquierda moderada resulta siempre disputado como agente extraelectoral, en cualquier país.

En cuanto a los grupos empresariales, es conocida la forma en la que actúan en asociación con propietarios de medios de comunicación en contra de aquellas opciones políticas que consideran nocivas. El Clarín, O’Globo, Televisa, El Universo, Unitel, y su forma de tratar la noticia, escudándose en la libertad de expresión, ejemplifica el modo en el cual operan esos agentes. Sobre la base de esa vía mediática, la elección de 2005 en Bolivia dio cuenta de la presencia de una Asociación de Empresarios Textileros que, ficticia o no, constituyó el grupo de apoyo del entonces candidato Jorge Quiroga. Hecho pírrico, sin embargo, ante lo sucedido en México en 2006 y 2012, en donde los grupos empresariales (Amigos de Fox, primero, y el Consejo Coordinador Empresarial, después) aparecieron como verdaderos poderes fácticos.

Conocido resulta también el juego de los intelectuales como agentes extraelectorales en su clásica forma de convertir cualquier discusión en un debate ideológico. Y esto ubica en el mismo nivel a un premio Nobel y a un intelectual criollo capaz de jugar como juez y parte. Pero si bien por el terreno en el que juegan esos agentes extraelectorales pueden pasar incluso desapercibidos, no es el caso de los funcionarios políticos, especialmente de los presidentes que, buscando la ratificación de su mandato o persiguiendo la continuidad de su partido en el poder, disfrazan sus objetivos entregando obras, manipulando los indicadores económicos y sobreexponiendo su investidura. Por tanto, estos, como cualquier agente extraelectoral, tienden a pervertir la dinámica competitiva.

No obstante esa multiplicidad de agentes extraelectorales, no es un hecho comprobado que logren influir realmente en las preferencias de los electores, aunque la constitución de verdaderos aparatos políticos puede dar lugar a ése y más logros.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia