Columnistas

Agua

Proteger y conservar el agua, un recurso básico y vital, es primordial para el Estado y la sociedad

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas Tudela

00:02 / 31 de marzo de 2014

Conforme a lo dispuesto por la narrativa constitucional, el agua es un derecho fundamentalísimo, es decir, un derecho vital para la vida humana, en tanto el derecho a una vida digna debe asegurar salud, alimentación, nutrición, agua potable, saneamiento ambiental, educación, trabajo, empleo, descanso, vestido, seguridad social, entre otros servicios y condiciones básicas para vivir.

El Comité de Derechos Humanos de la ONU estableció que el derecho a la vida debe ser comprendido en su modo más amplio; es decir, debe ser llevado a una interpretación extensiva. En opinión del comité, ello incluye la adopción de medidas para incrementar las expectativas de vida lo que implica garantizar condiciones mínimas en materia de alimentación, abastecimiento de agua potable, vivienda digna, salubridad e higiene. 

El agua está tan relacionada con la vida que no debe olvidarse que el ser humano es esencialmente agua. Cerca de un 75% del cerebro humano está constituido por agua. El agua ayuda tanto a la circulación de la sangre como a la regulación de la temperatura corporal. La pérdida del 20% del agua en un cuerpo humano puede llevarlo a la muerte. Asimismo es posible que un ser humano sobreviva sin alimento, pero es imposible que sobreviva más de 48 horas sin agua.

El agua es mencionada 25 veces en todo el texto constitucional, haciendo del mismo una Constitución hecha de agua, tanto porque en el preámbulo se recuerda la denominada Guerra del Agua, y que este elemento es un derecho fundamentalísimo (artículo 373) y, en consecuencia, es considerado un derecho fundamental (16), un derecho humano (20), es decir, un derecho vital para el ser humano y para otros seres vivos. También, el agua es un servicio básico (20), es un recurso natural estratégico, es la materia misma del servicio de agua potable, ya sea estatal o por medio de empresas comunitarias, cooperativas y mixtas (artículo 309), es parte de nuestras fronteras (artículo 377), es un cuerpo susceptible de conservación y preservación (artículo 389), es un recurso finito, vulnerable y estratégico (artículo 373); es decir, el agua lo es todo, está presente en la caracterización de un servicio, en la caracterización del territorio, en el catálogo de derechos, y obviamente, la lucha por este elemento se encuentra en la memoria de la población boliviana, y del mundo. No hay texto serio sobre el derecho al agua que no cite la Guerra del Agua en Cochabamba.

El agua, al ser de dominio del Estado y propiedad del pueblo boliviano, se constituye en un recurso básico y vital, por lo que protegerlo y conservarlo es primordial para el Estado y la sociedad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia