Columnistas

Ahora, ¿habrá justicia?

El Estado Plurinacional es indolente ante la masacre y violencia cotidiana hacia las mujeres.

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

00:00 / 26 de enero de 2014

Celebramos el cambio de la Ministra de Justicia (¿por qué tan tarde, compañero Evo?). Podíamos haber hecho algo más en materia de justicia para nuestro pueblo el año pasado. La justicia para el pueblo sigue siendo una ilusión. Las cárceles siguen abarrotadas de gente pobre sin sentencia, y el indulto fue una cortina de humo para distraer del humo del incendio de Palmasola. No se hizo nada con relación a la justicia para la mitad de la población boliviana que somos las mujeres. Los procesos por pensiones para las wawas son el vía crucis de las mujeres, no se sienta precedentes de responsabilidad. Las y los jueces y fiscales siguen siendo impunes, indolentes, creídos, salvo pocas excepciones.

Ya no nos es suficiente los papeles con letras muertas, como resultaron ser la Ley 348 hecha para luchar contra la violencia integral de género, y la 243 para luchar contra el acoso y la violencia política hacia las mujeres. Ahora se denuncia, pero las mujeres, especialmente las más empobrecidas, día a día siguen muriendo por feminicidio, siguen siendo torturadas a golpes y por acoso político.

Fueron emocionantes los discursos el 8 de marzo. Yo aplaudí como foca, hasta escribí un editorial valorando estos avances en cuanto a normativa, pero la exministra de Justicia no ha hecho nada para hacer cumplir las normas. El Estado Plurinacional es indolente ante la masacre y violencia cotidiana hacia las mujeres. Hay buenas nuevas en el informe del compañero Evo, pero el Estado Plurinacional no quiere invertir en frenar la violencia hacia las mujeres, violencia que nos intranquiliza, que no nos deja trabajar, que nos aleja de las aulas escolares y universitarias, que no nos permite disfrutar de la vida y de planificar el vivir bien, que es la tarea en este proceso de cambio.

Es una pena que el ministro Arce, capo para la economía y bien querido porque dice que ha hecho maravillas con la plata del país, no sea una mujer sensible a los problemas de las mujeres, como lo son las otras ministras. Si así fuera, ya hubiera destinado platita para acabar con algo que salta a la vista y al cuerpo cuando se es mujer. No sé qué le pasa en el cuerpo a la ministra Caro.

Estamos en un año electoral y es imprescindible que las mujeres tengamos bien claro que ya no podemos conformarnos con promesas, sonrisitas y papeles. Necesitamos plata para luchar contra la violencia de género, y para casas de acogida; necesitamos un currículo educativo para la no violencia; necesitamos plata para medicina forense de mujeres para mujeres y niñas; necesitamos SLIMS que funcionen; necesitamos condenar al los violadores, asesinos de mujeres y golpeadores de mujeres.

Y claro, mientras el ministro Arce no vuelva a nacer mujer, no va a soltar la plata; y mientras los ministros y asambleístas machistas no crean que esto es muy importante para el vivir bien, del Gobierno las mujeres tendremos muy poco. Pero como este es nuestro proceso de cambio, es de nosotras también la plata, necesitamos organizarnos, presionar, exigir y luchar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia