Columnistas

Ahora es cuando

El revuelo causado por ‘La entrevista’ sirve para recordarnos el poder que tiene el cine, todavía

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Córdova

00:02 / 04 de enero de 2015

Una comedia absurda, plagada de chistes arrogantes, que se toma la libertad de poner en escena el asesinato de un jefe de gobierno en ejercicio (por muy totalitario que éste sea) ha desatado una escaramuza informática, ha provocado tensiones diplomáticas y ha doblado el brazo a Hollywood, obligando a Sony Pictures a cancelar la exhibición de la cinta en las más importantes cadenas de salas.

Aunque esta ch’ampa guerra no ha evitado que millones de personas vean la película en internet, ni que sus productores sigan ganando millones de dólares por una cinta que de otro modo habría pasado desapercibida, el revuelo causado por La entrevista sirve para recordarnos el poder que tiene el cine, todavía.

Las estadísticas en Bolivia no se han ocupado casi del tema, pero a ojos vistas podemos decir que en 2014 los bolivianos han visto más películas que en 2004, por decir una fecha cualquiera. Y es que ahora hay multisalas en casi todas las ciudades, donde los miércoles de dos por uno vemos filas y filas de personas entrando a ver películas gringas de estreno, y a veces una que otra cinta “alternativa”.

Es también porque el nivel de acceso a la televisión por cable se ha elevado sostenidamente, lo que permite a la gente ver en la comodidad de su cama las películas gringas que ya han salido de las salas. O porque en cada barrio, cada pueblo y cada frontera el negocio de la piratería ha puesto el cine al alcance de todos los bolsillos, ofertando las mismas películas gringas que están en las salas o en el cable, y también —hay que decirlo— algunos títulos latinoamericanos, europeos o asiáticos a los que de otra manera no tendríamos acceso.

La naturaleza del cine ha cambiado de modo drástico en este siglo XXI. De ser un espectáculo público se ha convertido en uno privado. Vemos más películas en nuestra casa, nuestro televisor y nuestra computadora que en las salas. En lugar de pagar por una entrada para vivir la experiencia del cine, pagamos por el soporte que nos hace “dueños” de una película. Y, de esa forma, el ciudadano común se ha convertido en depositario de todo un legado de imágenes en movimiento que le permiten hacerse una idea del mundo y del rol de su país en él, de acuerdo —claro— con las películas gringas.

El poder de las imágenes y sonidos es cada vez mayor, en una etapa en la que los niños aprenden a hablar con la televisión y a escribir con la computadora. ¿Cuántas películas ha visto un joven boliviano antes de cumplir los 18 años? ¿Cuántos libros ha leído? Esa sola constatación hace de la soberanía audiovisual una fundamental herramienta descolonizadora. Soberanía audiovisual que implica la posibilidad de fomentar el tipo de cine que consideramos debe estar al alcance de nuestros ciudadanos, de generar mecanismos reales para que podamos contar nuestras propias historias y que éstas se vean a través de todos los medios, no solo la sala, sino también la televisión abierta, el cable y los formatos domésticos. Nunca ha sido menos cliché decir que un país sin cine nacional es un país sin historia, sin héroes, sin paisajes, sin romances, sin identidad y sin autocrítica.

2015, por eso, debe ser el año de la nueva ley de cine boliviana. Ahora es cuando la revolución democrática y cultural debe poner su mirada en el más poderoso instrumento de socialización, de comunicación, de descolonización y de reafirmación identitaria. Deber ser el año en el que se reconozca que estamos a la zaga de Ecuador, de Venezuela, de Colombia, de Brasil, de Argentina, de Chile, de Uruguay —de casi todos— en legislación y mecanismos para crear y sostener soberanía audiovisual, que es casi como decir soberanía cultural y soberanía a secas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia