Columnistas

Alimentos para todos

En América Latina 150 millones de personas padecen hambre, y en el mundo, más de mil millones

La Razón / Lourdes Montero

02:36 / 02 de septiembre de 2013

Hoy se inicia en Bolivia una ardua semana de discusión en torno a la seguridad/soberanía alimentaria, con repercusiones en todo el continente. Santa Cruz es sede del IV Foro Parlamentario Contra el Hambre, que reúne a 20 países y más de 70 parlamentarios de América Latina y el Caribe. Previamente al inicio del foro, diversas organizaciones nacionales, vinculadas a la producción de alimentos, realizarán una Cumbre Nacional para definir sus propuestas, que serán expuestas en el evento regional.

El problema que los gobiernos, a través de sus parlamentos, buscan abordar en el foro no es menor. En América Latina 150 millones de habitantes padecen hambre, y en el mundo esta cifra ya ha rebasado los 1.000 millones. Tras décadas de un lento declive, el hambre en el planeta comenzó a aumentar a mediados de 1990 y se disparó en 2008 durante la crisis del precio de los alimentos.

Se trata, como lo previene la FAO, de una era de crisis sistémica que enfrenta los efectos del cambio climático, con cada vez menos recursos naturales y con un incremento poblacional significativo. A esto se suma la especulación de precios de unas pocas transnacionales agrícolas que controlan el mercado mundial, el aumento del precio del barril de petróleo, que impulsa aún más el negocio de biocombustibles, y la creciente ola de acaparamiento de tierras y agua de inversores estatales y privados.

La agenda del IV Foro en Bolivia ha establecido la discusión en torno a la alimentación como un derecho humano. Esto implica discutir el problema desde tres ámbitos del sistema: la producción, distribución y consumo de alimentos. En Bolivia tendemos a centrar la mirada sólo en la producción (que cuenta con una representación de actores más organizada), pero nunca analizamos los cambios acelerados que estamos enfrentando en la distribución y el consumo, muy vinculados a la urbanización. Así, en Bolivia el problema de la alimentación involucra a los transportistas; a las vendedoras de los mercados y a propietarios de supermercados; tanto como a las empresas trasformadoras de alimentos y a las familias, usualmente ausentes en la discusión y poco informadas de su participación activa en el sistema alimentario. 

En el mundo, el tema de la producción de alimentos gira en torno a qué modelo de producción es el más eficaz y sostenible. Ello ha enfrentado al modelo agroindustrial con los intereses de miles de familias que cultivan alimentos para su subsistencia y para el mercado, pero que no acceden a los subsidios estatales, sobre todo en países desarrollados. La distribución de alimentos tiene en el centro de la discusión una nueva gobernanza mundial para evitar las crisis alimentarias, lo que implica limitar las ganancias que los grandes conglomerados logran manipulando la volatilidad de los precios, y regular los procesos de acaparamiento de tierra y agua.

Por último, el tema del consumo tiene relación con el incremento demográfico de la población mundial tanto como el cambio de los hábitos alimenticios, en sociedades cada vez más urbanizadas. Según la tendencia actual, la demanda de alimentos puede incrementarse en un 70% para 2050 como consecuencia del crecimiento de la población y el desarrollo económico.

Todos estos temas serán abordados en Santa Cruz durante esta semana; auguro que, desde los diversos actores, será sólo un primer acercamiento a la problemática antes de discutir algunas estrategias concretas para enfrentar una potencial crisis alimentaria.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia