Columnistas

‘Alma mater’

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:05 / 16 de enero de 2018

La Universidad Mayor de San Andrés, la UMSA, es nuestra alma mater. Es la madre que nos alimenta, la matriz que nos nutre con conocimientos desde 1830. Alma mater, internacionalmente expresado, es sinónimo de universidad; y universidad es sinónimo de múltiples ideas, de múltiples ideologías, de múltiples tendencias. Es decir, nuestra alma mater es una institución basada en el disenso académico, en las paradojas que alimentan la ciencia y en la autocrítica del discurso ideológico. Esa universalidad de ideas y pensamientos es una característica que no tienen otras instituciones del Estado.

Con una quincena de facultades y decenas de carreras, con casi 80.000 estudiantes y miles de docentes y administrativos, la UMSA tiene una larga historia de grandes luces y de sombras. Guarda una memoria acumulada que es el reflejo mismo de la nación boliviana, viviendo y sufriendo los avatares de la región latinoamericana. Si alguien ha acompañado por dos siglos a la sociedad boliviana es la alma mater, es la UMSA; porque a esta universidad estatal le tocó vivir a plenitud el siglo XIX, el XX, y ahora este nuevo milenio con sus inimaginables intensidades.

Y todo se fue construyendo acumulando masa crítica, acopiando ciencia y cultura, y profesando una postura autonomista que decidimos llevar desde los años 30 del siglo pasado. Es toda una construcción social e histórica que, sin ánimo de protagonismo gratuito, se ubica por encima de otros centros de formación acríticos y tecnócratas.

De la UMSA egresaron grandes personalidades que descollaron en todas las profesiones, como también personajes para el olvido. Es que no se trata de una institución académica elitista. Todas y todos ingresan a sus aulas: hijas e hijos de indios, mestizos o blancos que desean transformar sus vidas con el conocimiento. Sin embargo, otros quedaron en el camino. Permítanme recordar a seres extraordinarios, docentes y estudiantes como Lisímaco Gutiérrez, Adrián de la Torre y muchísimos más que fueron asesinados, torturados o exiliados por defender los ideales de una sociedad libre, letrada y soberana.

Con 30 años de ejercicio docente, sé que tenemos enormes falencias y grandes desafíos; un mundo de problemas. Pero todo será encarado como siempre lo hicimos en la UMSA: como un crisol social y lejos del maniqueísmo de la clase política. Con esa argamasa colectiva, la universidad estatal ha edificado una monumental memoria cultural y política que ha resistido todo, absolutamente todo.

Y es oportuno recordar que el pueblo boliviano nunca olvida ni menosprecia a su madre nutricia. Por el contrario, protege a su alma mater. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia