Columnistas

¿Somos todos Amalia?

Hoy debe dolerles a ambos el recuerdo de aquella frase que les recordaba tiempos pasados

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Ichaso Elcuaz

00:01 / 13 de agosto de 2015

Después de nueve años de las decisiones que alejaron a Carlos Mesa y Amalia Pando de una amistad y un proyecto periodístico común, inédito en el país y generador de la envidia y el recelo de muchos, se reencontraron en la entrevista que la periodista le realizó al exmandatario el 30 de marzo de 2011 en su programa En directo, de la radio Erbol. Amalia le preguntó entonces si recordaba “esa frase (El poder no se discute, se lo toma) que la usábamos entre broma y broma”. Mesa le respondió con tono risueño y de viejo amigo. Al estilo de ambos, fue una entrevista con las preguntas sin filtros de Amalia y las respuestas de construcción perfecta del expresidente y actual representante de la demanda marítima boliviana.

Cuatro años y unos meses después, debe dolerles a ambos el recuerdo de aquella frase que les traía a la memoria tiempos pasados, hoy una sentencia fuera de broma para la antigua militante del socialismo efervescente del Chile de Allende, socialismo que con los matices del tiempo sigue presente en las convicciones de Amalia. Las presiones gubernamentales a la red Erbol se estarían traduciendo en ahogarla sin propaganda estatal mientras Amalia continúe En directo, al aire y contrapunteando firme e irrebatible las noticias del día a día. “Yo sigo siendo socialista, mi estructura política no ha cambiado, creo que ésa es mi ventaja con el resto, tengo formación y criterio político, he estudiado política 20 años; cuando por ejemplo el señor Vicepresidente dice cualquier cosa, entonces yo tengo la respuesta o por lo menos la pregunta”.

En 1979, se forja en el periodismo de radio Cristal de La Paz la amistad con sus colegas Carlos Mesa y Mario Espinoza, la que diez años después devendría en el primer proyecto independiente periodístico televisivo de largo aliento del país: PAT, que llegó a ser un canal alternativo de televisión abierta, propiedad de los colegas y amigos, hasta la asunción de Mesa como vicepresidente constitucional en 2002. “Cuando me despidieron —afirmó— me lastimaron, pero creo que todo pasa, uno supera las cosas, todos los cambios son buenos, hubiera sido terrible quedarme en PAT, nefasto para mi vida personal y profesional, por el cariño que le tenía”.

Nadie entonces dijo: “Todos somos Amalia”, porque Amalia resulta antipática, incómoda e indomable a todo tipo de poder, público y privado, de clase y de grupo. Ella tiene una hoja de vida a la que le basta el número de caracteres de un tuit: Treinta y largos años de militancia periodística, 62 años de coherencia consigo misma, un hijo hermoso y amor a la vida. No le debe nada a nadie. Es la última periodista de agallas.

Le encontraron el precio o el desprecio a los demás de la generación mayor de 40 años. Trabajó en Canal 7, PAT, Erbol, Fides, RTP y estos últimos años en la red Erbol. “Me he equivocado no una vez, sino miles de veces, pero he intentado corregir esos errores. Aprendí a ser lo más precisa posible, es decir, que cuando digo que llueve, es que llueve”, afirmó en una entrevista efectuada por Fabiola Chambi en 2011.

Amalia, que las ha vivido prácticamente todas, debió enfrentar también el inicio de un juicio por racismo anunciado por el Viceministro de Descolonización, en un acto más del colonialismo contemporáneo: cargarle a ella la culpa de las declaraciones de un entrevistado. “Cosa tan absurda que sinceramente no quiero darle la menor importancia, porque no la tiene”, dijo Amalia.

Ella sabe bien que el poder no se discute, se lo toma: se va a reinventar. Para acallarla, van a tener que esperar a que le dé la gana de morirse y aún ahí, como ella ríe segura, envidiable, orgullosa hasta la vanidad de la crítica que la alimenta, la van a tener que escuchar, con esa voz punzante, grave, ronca, inequívoca, esa que ningún gobierno puede soportar cuando la verdad, dicha de otro modo, duele.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia