Columnistas

De Ancla y Masas

En 15 días les contaré sobre el banquete de ese periódico hoy tan venido a menos

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri

03:18 / 20 de marzo de 2015

Hacía calor ese domingo. Había salido del hotel pasado el mediodía a ejercer mi pasión favorita: la cacería de libros. Caminaba por la calle Corrientes rumbo a la librería Hernández tan solo para descubrir que al séptimo día no solo el creador descansó, sino también los vendedores de ideas. Había sí algunas librerías de viejo abiertas y me distraje. Me dio hambre y recordé que en General Perón, un poco más allá de Callao, había un restaurante de nombre Cervantes que bien podría haberse llamado Sancho Panza por lo bien que se comía ahí.

En el camino fui viendo puestos de revistas y me encontré con publicaciones de la editorial Sudestada, una muy interesante crónica de viaje por Bolivia y sendas biografías sobre Rodolfo Walsh y Harondo Conti que compré a toda prisa. Ambos periodistas argentinos, que habían muerto combatiendo a la dictadura, eran ejemplos míos de hombres comprometidos con la profesión más bonita del mundo que no se escudan cobardemente detrás de la “independencia”, sino que saben de qué orilla del río están, y que frente a la vida uno no puede ser neutral a menos que haya agarrado el cinismo como bandera. Y me vale madre que Walsh fuera montonero y que Haroldo Conti militara en el movimiento troskoguevarista del ERP. Hace mucho que abandoné las capillas para honrar a los hombres.

Bueno, la cosa es que entre los libros encontré uno sobre la Agencia de Noticias Clandestina (Ancla), que funcionó entre 1976 y 1977, y que se encargó de denunciar al mundo entero las atrocidades que la dictadura cometía. La edición contenía todos los cables, que son una mezcla de análisis político, de denuncia y de camino a seguir. Por esa época Walsh se había dado cuenta de que la clase obrera estaba en retroceso y que había que pasar de las acciones de guerra a las de resistencia. Es decir, abandonar las acciones armadas y fundirse con el pueblo en acciones populares.

La dirección de Montoneros no hizo caso al balance, es más, llevó a cabo una segunda ofensiva en 1978 mandando a la muerte a sus mejores cuadros. Otro ejemplo de cuando anteponemos lo que queremos que la realidad sea a lo que realmente es. Luego, la agencia tuvo que cerrar y Walsh publicó su histórica carta a los militares de la junta de gobierno. La represión cayó sobre él y lo convirtió en leyenda.

En todo eso pensaba cuando, ya de regreso a la patria, me dedicaba a buscar mi colección del periódico Masas, que durante la dictadura publicó muchos ejemplares con una regularidad asombrosa. Y en su lectura estaba cuando me llegó la hora de escribir esta columna. En 15 días les contaré sobre el banquete de ese periódico hoy tan venido a menos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia