Columnistas

Anfiteatro

La Razón / Manuel Vicent

01:02 / 18 de agosto de 2012

Asistir al festival de Salzburgo y abanicarse la mandíbula con el programa mientras suena Mozart o Wagner es una forma de estar en el mundo de la cultura. En los entreactos puede usted tomar una copa de champán, saludar a los conocidos y ejercer críticas o elogios acompañados de una civilizada sonrisa. En cambio, asistir a un concierto de Bruce Springsteen, bailar al compás de Beyoncé o extenuarse hasta la agonía gritando a Lady Gaga con las entrañas cargadas de la energía que genera la multitud ya no es una forma de estar en el mundo de la cultura, sino una manera de ser, una actitud ante la vida.

Desde la Grecia clásica la cultura siempre ha sido un espectáculo, hasta hace poco ofrecido a la degustación de unos iniciados, y hoy a merced del apetito insaciable de las masas. El privilegio de formar parte de ese reducto exclusivo que cree que la cultura es un jardín cerrado, cuyo cultivo requiere una especial sensibilidad, está a punto de pasar a la historia. Probablemente a ciertos exquisitos les produce rechazo contemplar los museos invadidos por un público con la mochila a cuestas; o formando colas interminables ante cualquier acontecimiento deportivo, artístico o musical, pero esas colas y esas gradas vociferantes ya son una forma de creación, una instalación moderna, una representación en sí mismas. Antes la minoría selecta dictaminaba en qué consistía la cultura. Hoy el cántaro se ha roto y la cultura se ha derramado en la calle, ya no tiene dueño, ya no existen guías ni maestros, todo el mundo se siente artista, escritor, músico, filósofo, periodista, porque el público es ahora la parte fundamental, la más creativa, de cualquier espectáculo.

La famosa rebelión de las masas, según Ortega, era ésta. No consistía en una revuelta social, sino en esa sensación de lleno, que invade nuestra vida. Toda la cultura parece hoy ligera, visual, digerible y digitalmente excretable, pero más que nunca es materia de un sueño colectivo, cargado de erotismo, por un lado inane, por otro altamente explosivo, que estalla, muere y se renueva cada día.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia