Columnistas

Año Nuevo y elecciones

El lodo de la corrupción proviene de ese polvo cotidiano que levantamos todos con la pequeña corruptela

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

01:37 / 05 de enero de 2015

Ahorrar, bajar de peso y viajar son los propósitos más populares de todas las listas de Año Nuevo. Y seguramente, como cada año, serán intenciones incumplidas. Tal vez por ello es que estamos acostumbrados a escuchar los compromisos desplegados por los partidos políticos en busca de nuestros votos sin tomarnos en serio sus promesas. Y es que en estos días festivos de fin de año, abriéndose espacio entre las ofertas navideñas y los cohetes, escuchamos a los candidatos a alcaldes y gobernadores desplegar una larga lista de consignas marketeras, desconectadas entre sí, con más similitud a una carta a Papá Noel que una propuesta de gobierno local. 

La facilidad con que olvidamos nuestros buenos propósitos de fin de año (con suerte nuestra dieta dura hasta febrero y ni hablar del ahorro... con los carnavales tan cerca) parece ser parte de una cultura política generalizada de promesas demagógicas aderezadas de buenas intenciones. Así, una conciencia social laxa para los hechos cotidianos es la mejor compinche de una clase política de memoria corta. Si usted, amable lector, por azar es un candidato, no se ofenda, y más bien tome mis observaciones para construir una creativa oferta electoral que incorpore soluciones radicales contra la inseguridad ciudadana, comprometa bonos a gil y mil y, cómo no, incorpore una megaobra urbana a ser inaugurada en un santiamén. No se preocupe por temas menores como generar ingresos municipales, institucionalizar la gestión pública o luchar contra la corrupción, esas son preocupaciones de tecnócratas neoliberales faltos de imaginación.    

Puestas así de fácil las cosas, no es de extrañarnos que tengamos en el país 15.000 candidatos y candidatas para las próximas elecciones. 15.000 personas que se consideran aptas para gobernarnos (¿nadie le teme a la Ley Marcelo Quiroga?). 15.000 promesas de eficiencia, anticorrupción y buenas intenciones que escucharemos hasta marzo de 2015. Pero no toda la responsabilidad es de los y las políticas, y vuelvo a mi punto inicial: cuán preparada está la ciudadanía para exigir el cumplimiento de los programas políticos, cuánto seguimiento hacemos desde los medios de comunicación a las ofertas electorales, en fin, con cuánto cambio social estamos realmente dispuestos a comprometernos.        

Por ello, este año, mi lista de propósitos ha cambiado. En lugar de mis consabidas intenciones de enmendar mi dieta y mi actitud derrochadora, me he propuesto asumir lo que me corresponde como ciudadana de a pie. Iniciaré el año con solo tres propósitos: pagar mis impuestos a tiempo, no usar la coima para evadir la insoportable burocracia y nunca aceptar un pago sin factura. Y es que firmemente creo que el lodo de la corrupción proviene de ese polvo cotidiano que levantamos todos con la pequeña corruptela.

Y es que somos parte de los nudos de una gran madeja cuando toleramos la famosa frase “con factura o sin factura” que nos implica en la evasión fiscal; cuando pagamos la coima para evadir la multa de tránsito, o agilizamos el trámite pagando unas salteñitas a quien nos ayuda. Y sí, esta tolerancia social a lo ilegal cotidiano nos hace parte de la gran bola de nieve de la corrupción, donde nos juntamos con el clan de Selva Camacho adjudicándose contratos en YPFB, el Consejo de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB) adquiriendo inmuebles de manera irregular, o los cientos de casos de corrupción, extorsión o malversación denunciados y todavía impunes.

Solo partiendo de nuestro compromiso ciudadano podremos exigir un buen gobierno y comprometernos con su vigilancia, porque, como dicen los zapatistas, “nosotros pensamos que un pueblo que no vigila a sus gobernantes está condenado a ser esclavo, y nosotros peleamos por ser libres, no por cambiar de amo cada seis años”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia