Columnistas

2016

Descontando el tema político (que de veras será rebisiesto para muchos), no habría de qué preocuparse

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

02:32 / 05 de enero de 2016

Y nos toca un año bisiesto. Un año con un día de más y una fama de mal agüero. Dicen por ahí: “año bisiesto, año siniestro”. Sinceramente nunca pensé tal extremo de los años bisiestos.  Descontando el tema político (que de veras será rebisiesto para muchos), no habría de qué preocuparse. Sin embargo, empezamos con tragedias y desventuras. En una zona comercial el fuego arrasó con los negocios de muchas familias. ¿Quién lo iba a suponer?, una tragedia ocasionada por el fuego y no por el agua, como era de esperar con el actual fenómeno de El Niño. Es una tragedia que desnuda muchos problemas, y por ello es que pido, a pesar de las mufas del año bisiesto, dos deseos y medio que son posibles con un mínimo de empeño.

Mi primer deseo es estructural. Ojalá este año se pongan en funcionamiento todos los trabajos que sean pertinentes para lograr una coordinación institucional y podamos contar con la planificación estratégica de nuestro departamento y, por ende, de nuestras ciudades. Si aspiramos a resolver los temas de esta ciudad, debemos ubicarlos en un contexto territorial mayor, con temas tales como la metropolización, el desarrollo integral, migración, nuevas ciudades, entre otros. Y tenemos el momento político adecuado. Entre el gobierno municipal y el departamental no hay fracturas de peso. Ambas instancias deben reunirse a trabajar con un solo fin: La Paz del siglo XXI con un nuevo paradigma urbano y regional. Como ven, es un deseo más que viable.

El segundo está en la escala de la ciudad y se ha avanzado mucho: la descentralización urbana. El proyecto es conocido por el momento como “Centralidades urbanas”, y es quizás el mecanismo más competente para transformar estructuralmente esta ciudad y paliar sus grandes problemas. Se trata de crear nuevos centros urbanos (Obrajes, Villa Fátima, La Portada, etc.) con todas las capacidades, servicios y acciones medioambientales para desinflar las presiones de movimientos humanos y servicios burocráticos en el centro paceño, que está a punto de colapsar. Con ese proyecto tendremos una nueva ciudad multipolar, capaz de forjar nuevas tensiones, generar crecimiento económico y establecer nuevos desplazamientos de la población equitativamente distribuidos por toda la ciudad. Un proyecto excepcional que configuraría una nueva imagen de La Paz en este siglo. Como ven, éste también es un proyecto realizable en 2016.

Por último, y perdonen el deseo parcializado, quiero que el Bolívar sea campeón con el ímpetu y el pundonor que tenía antes. La llegada del vil metal ha ocasionado que el equipo de mis amores tenga, en estos tiempos de empresarios y jerarcas financieros, una seguidilla de años bisiestos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia