Columnistas

Anomia social

Lo acontecido en Sucre evidencia, de manera pública, la pérdida de valores y el abuso de poder

La Razón / Eduardo Schwartzberg

00:00 / 27 de enero de 2013

El último escándalo que se produjo en la Asamblea Legislativa departamental de Chuquisaca —donde se organizó una fiesta (con borrachera incluida) que derivó en la violación de una funcionaria de limpieza y que involucró a asambleístas departamentales del oficialismo— muestra de manera abrumadora la crisis existente de nuestra sociedad, cada vez más desorganizada por la pérdida de valores morales y por una justicia dependiente del poder político y la opinión pública.

El sociólogo francés Emile Durkheim conceptualizó el término anomia para explicar cierto tipo de comportamiento social, y sostenía que ésta se produce como consecuencia de la pérdida de valores. Una situación en la que los límites, las pasiones y los deseos se vuelven desmedidos, por la carencia de normas y reglas, que regulan el comportamiento social.

Las imágenes que se mostraron de manera pública, a través de algunas cadenas de televisión, nos hacen reflexionar sobre el abuso de poder y sobre las peligrosas relaciones laborales mediadas por el alcohol; algo arraigado no sólo en las instituciones públicas, sino también en instituciones privadas. Después de cada festejo, celebración o agasajo, es corriente que los chismes de los hechos desmedidos por el abuso del alcohol se ventilen de manera privada en los corredores de las mismas instituciones que sirvieron de escenario a diferentes actos bochornosos.

Lo acontecido en la capital del país no es un hecho aislado, sino que evidencia, de manera pública, la pérdida de valores morales, la falta de respeto a las instituciones, y principalmente el abuso de poder que, de manera consciente y avalado en un estatus (en muchos casos por relaciones prebendales y clientelares), es usado para abusar de personas subordinadas, con niveles de degradación humana que incurren en el delito,  como en el caso suscitado en la ciudad de Sucre.

¿De qué manera se podrá restablecer el orden social, cuando las víctimas de estos delitos son acusadas por una sociedad machista? Cuando las autoridades que en otras circunstancias salieron a la palestra en defensa de la dignidad de la mujer prefieren guardar silencio, tal vez porque está vez se trata de una mujer anónima, humilde y de pollera; y por una justicia sin velo y con una balanza que se inclina por el peso político y de la opinión pública.

Es sociólogo y fotoperiodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia