Columnistas

Anomia

La sociedad vive en un estado de transición en el que impera la confusión y la incertidumbre

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

00:41 / 07 de septiembre de 2015

En días pasados, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCC) informó que en el primer semestre de 2015 se registraron 40 feminicidios y 22.623 casos de violencia en el país; entre estos últimos, 508 casos serían de abuso sexual, 85 de acoso sexual, 91 de lesiones graves, 23 de abortos forzados y 5 homicidios (La Razón 22.08.2015). Posteriormente, el Observatorio de Seguridad Ciudadana y la Defensoría del Pueblo dieron a conocer que entre enero y mayo de este año se registraron 732 denuncias de delitos sexuales a niños, niñas y adolescentes; pero mientras que la Defensoría indicaba que se producían 16 denuncias diarias, el Observatorio refutó ese dato, indicando que en realidad se registraban cinco casos de vejaciones sexuales a menores por día, conminando a la Defensoría a no confundir a la opinión pública (Página Siete 02.09.2015). Todo ello al calor del publicitado “caso Andrea”.

Incluso considerando la falta de precisión de los datos, sociológicamente ese hecho resulta trascendental para dar cuenta de una dramática situación que vive el país y que ha revelado su más inverosímil manifestación a través del caso de una persona que paseaba, por las calles de la ciudad, los miembros de un cuerpo victimado. Semejante fenómeno devela un caso de anomia social, cuyas causas resultan tan insondables como los múltiples casos de violencia que no forman parte de las estadísticas o que por carecer de palestra no son publicitados.

Resulta que la ninguneada sociología clásica postula que una situación de anomia social es producto del debilitamiento de las normas sociales y de los lazos de solidaridad que hacen posible los vínculos humanos y que constituyen el fundamento del orden de la sociedad; pero cuando los impulsos, los deseos y las necesidades individuales escapan a las normas y los valores sociales, se genera una situación de entropía social. Y es la propia sociología clásica la que atribuye la debilidad de ese ligamen a las situaciones de cambio estructural o económico por las cuales atraviesan las sociedades, en la medida en que esos cambios alteran las normas y los valores sociales, y el repertorio de incentivos para los individuos.

Es decir, una situación de anomia social confirma la ocurrencia de procesos de cambio a través del debilitamiento de las normas y los valores tradicionales, que no pueden ser reemplazados inmediatamente debido a que ese proceso de reemplazo no puede avanzar a la velocidad del cambio que además no es revolucionario. Por otro lado, la anomia no supone la ausencia de normas sociales, sino de tensión entre una tendencia hacia el restablecimiento de las normas tradicionales y la necesidad de cohesión social para hacer posible la sobrevivencia de los individuos en el marco de los cambios acaecidos. Por ello, la sociedad vive en un estado de transición en el que impera la confusión y la incertidumbre, debido a la falta de relación entre los intereses individuales y los valores socialmente compartidos.

Los fenómenos sociales que nos vienen consternando no son por tanto fenómenos aislados, sino que ocurren en correspondencia con otros factores relacionados con un proceso de cambio que no termina por cuajar. Quizá por ello problemas como la amplificación de la corrupción, la violencia política, la enajenación, la transvaloración de los discursos y el abuso de autoridad van apareciendo ante nuestros ojos con incontenible perversidad.

Sin embargo, los estudiosos plantean que una sociedad no puede existir sin un orden, por lo que la propia sociedad tenderá a restituirlo o constituirlo adecuándose a los cambios acaecidos. Lo peor sería presenciar la extensión de la confusión y la incertidumbre; lo malo, seguir padeciendo los costos humanos que los vamos viendo y viviendo dramáticamente. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia