Columnistas

‘Antología de literatura infantil y juvenil’

Toda antología es valiosa y la de Isabel es una excelente muestra de lo que se escribió en Bolivia

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:39 / 03 de diciembre de 2015

La Biblioteca de Bicentenario de Bolivia, que lleva adelante el Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional, presentó los dos primeros libros de la colección: Antología de documentos fundamentales de la historia de Bolivia, compilada por el historiador José Roberto Arze, y Antología de literatura infantil y juvenil, cuya selección estuvo a cargo de la escritora Isabel Mesa.

Las antologías constituyen un muestrario de lo que se escribe en un país y como tal son producto del criterio del antologador o de ciertos cánones que se ha impuesto o la editorial o institución responsable de la publicación. En este caso me voy a referir a la de literatura infantil y juvenil cuya antologadora es una reconocida escritora de este género. Isabel dividió su investigación en tres partes: Pioneros de la literatura infantil y juvenil (1920-1979) que incluye a autores ya clásicos como Óscar Alfaro, Beatriz Schulze Arana, Hugo Molina Viaña, José Camarlinghi y Yolanda Bedregal; luego viene Nueva literatura infantil y juvenil (1980-1999), en esta etapa incluye a escritores como Gaby Vallejo, Gigia Talarico, Manuel Vargas, Rosalba Guzmán y David Acebey; la tercera parte se denomina Literatura infantil y juvenil contemporánea, entre los autores seleccionados están Liliana de la Quintana, Isabel Mesa, Rosario Quiroga de Urquieta, Verónica Linares y Mariana Ruiz. El libro tiene además un anexo referido a Reseñas de las mejores novelas de literatura infantil y juvenil de Bolivia (1962-2015), entre las que sobresalen Cara sucia, de José Camarlinghi; Academia Europa, de Brayan Mamani; Tatuaje mayor, de Gaby Vallejo; Mallko, de Gastón Suárez; Ururi y los sin chapa, de Gladys Dávalos, y La pluma de Miguel, de Isabel Mesa.

Yo he compilado varias antologías de cuentos y poesía, sé que es difícil realizar la investigación y siempre se corre el riesgo de dejar afuera a otros escritores y que, como consecuencia, algunos de los ausentes maldigan al autor de la antología o de la “antojolía” para decirlo con palabras de los propios maldicientes. Espero que a Isabel no le suceda que, como en mi caso, aparezcan algunos esposos molestos y la insulten por la no inclusión de sus cónyuges, así como escritores resentidos por no haber sido tomados en cuenta o periodistas que la crucifiquen porque se incluyó ella misma en la antología. Un dato curioso: todos los miembros del Comité Seleccionador de Obras de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia incluyeron libros suyos entre los doscientos seleccionados y algunos hasta dos. Toda antología es valiosa y la de Isabel es una excelente muestra de lo que se escribió en Bolivia en literatura infantil y juvenil, desde los clásicos como Óscar Alfaro hasta los jóvenes como Brayan Mamani. Felicito a Isabel por la valentía de haber aceptado el desafío sabiendo que las acostumbradas y dañinas malas lenguas harán escarnio de su trabajo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia