Columnistas

Aplicación preferente

Por aplicación preferente debe entenderse a la aplicación más favorable de la norma.

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas Tudela

03:00 / 28 de marzo de 2016

El Art. 256, conjuntamente con los Art. 410, parágrafo I; y Art. 13 parágrafo IV de la CPE generan las posibilidades de una aplicación preferente de los tratados e instrumentos internacionales en materia de derechos humanos. Por aplicación preferente debe entenderse a la aplicación más favorable; y en consecuencia, es preferente porque es más favorable la condición de una búsqueda de lo más ajustado al caso concreto.

Esta actividad de aplicación al caso concreto, para determinar la norma más favorable, parte por identificar los bienes e intereses en conflicto, la interpretación de las disposiciones que los reconocen (interpretación), las circunstancias del caso, y luego el balance de los intereses, a fin de brindar una solución al caso. Es muy importante llegar a solucionar el caso, no solo aplicar la norma a ciegas, sino que en su aplicación se solucione el caso. La validez de una norma de derecho entonces dependería de la posibilidad de su aplicación justa (ajustada) al caso concreto.

Los derechos enunciados en la Constitución y en los tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos deben ser comprendidos en tanto disposiciones de formulación abstracta, pensadas en clave universal (es decir, aplicables, en ambición a todos los casos), y que buscan su aplicación; o sea, su realización en el caso concreto. No tienen valor ni performatividad en sí mismos, sino en el momento en que los mismos se aplican a lo singular.

Como señala el juez italiano Ascarelli: la norma no está encerrada en el texto de tal forma que se pueda descubrir, y la interpretación no es el reflejo de lo que está encerrado en el texto. El texto es, si queremos decirlo así, una semilla para una formulación (constantemente renovada y transitoria) de la norma, efectuada por el intérprete para cada aplicación.

En el momento en que las disposiciones son aplicadas, es posible que algunas sean más favorables que otras; es decir, es posible que un derecho en tanto disposición pueda tener una aplicación más favorable que otra disposición, pero este carácter favorable solo puede determinarse en la aplicación del caso concreto. Y el caso concreto debe ser pensado como una singularidad; es decir, un momento de constitución de algo único y que debe ser pensado de manera ajustada a su condición única. A momento de la aplicación al caso concreto, la pregunta que emerge es: ¿favorable a quién? Si lo que se busca es hacer prevalecer el carácter fundamental de los derechos, debe ser favorable al ser humano, a su dignidad y al ejercicio pleno de todos sus derechos. Responder adecuadamente esta pregunta supone necesariamente una ponderación a ser realizada por la autoridad que aplique la disposición, generando la posibilidad de dar la justicia a través del Derecho.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia