Columnistas

Ataque a internet

Este incidente muestra lo vulnerable que es internet y lo débiles que somos en este tema

La Razón (Edición Impresa) / Eliana Quiroz / La Paz

23:34 / 30 de octubre de 2016

El viernes 21 de octubre de 2016, internet experimentó un ataque que bajó varios sitios web grandes. Esto que no suena muy grave (solemos pensar que si se cae un sitio, se espera un poco y se vuelve a intentar más tarde) ha sido calificado como el ataque a internet de mayor gravedad en los últimos años.

Si bien estos incidentes de seguridad suceden cada segundo en el mundo, ninguno logra afectar tantos sitios web grandes simultáneamente. Entre los que se cayeron están Twitter, Amazon, Netflix, Spotify, PayPal, Pinterest, CNN y el periódico New York Times. La gravedad radica en que la forma en que se ejecutó este ataque hace pensar a los expertos que puede ser una prueba de lo que viene en el futuro: las ciberguerras mundiales.

Lo que pasó está en el terreno del “internet de las cosas” combinada con una de las formas de ataque más antiguas en la red, el ataque de denegación de servicio o DDoS. Ahora lo explico. Primero, un ataque DDoS se hace normalmente con robots (es decir, programas de software) que hacen millones de solicitudes de ingreso a un sitio o a un servidor web, más de las que éste puede responder, de manera que se satura y comienza a funcionar lentamente o se cae. En Bolivia se han dado varios ataques DDoS, pero ninguno ha afectado a servicios globales como son Twitter o Amazon.

Segundo, la forma en que se logró generar estas millones de solicitudes de ingreso a sitios web fue usando objetos que están conectados a internet y que tienen baja seguridad, por ejemplo impresoras que se conectan por wifi a la computadora, cámaras de seguridad o televisores conectados a la red. Los atacantes descifraron las claves de ingreso poco seguras a esos objetos y les dieron la instrucción de solicitar el ingreso a los sitios web señalados. Esta acción dejó sin internet a gran parte de Estados Unidos, especialmente en la costa Este; y sin posibilidad de acceder a Twitter, CNN, Pinterest o PayPal al resto del mundo.

En Bolivia vivimos este corte de una manera anecdótica: los tuiteros tuvieron que resignarse a usar Facebook por unas horas, algunas visitas a medios internacionales no fueron posibles y seguramente algunas transacciones comerciales se truncaron. Pero en la medida en que nos conectemos más, estos incidentes nos afectarán de maneras más críticas.

Este incidente muestra lo vulnerable que es internet y lo débiles que somos como jugadores en este tema. Solo nos queda confiar en las capacidades de empresas internacionales y en otros gobiernos para mantener continuos prácticamente todos los servicios web que utilizamos. Es momento de desarrollar infraestructura y servicios propios: plataformas de pago, servicios de mensajería, entre otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia