Columnistas

Auge y carencia

¿Habrá algo que conjuncione el acceso a la vivienda, préstamo y generación de industria?

La Razón / Lucía Sauma

00:02 / 15 de noviembre de 2012

En Bolivia, 300 mil familias no tienen casa propia. El 71% de los hogares de La Paz no tiene dinero para acceder a una vivienda, en Santa Cruz ese porcentaje sube a 72%. El último informe del Banco Interamericano de Desarrollo señala que más de dos tercios de las familias bolivianas habitan en viviendas deficientes, el 21% de las construcciones carece de electricidad e instalaciones sanitarias, el 12% fueron construidas con material inadecuado, y un 6% tiene piso de tierra o condiciones de hacinamiento, todo esto en tiempos de auge en la construcción y el crédito bancario para la vivienda.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2010  se autorizaron edificaciones sobre una superficie de 3 millones de metros cuadrados. Por otro lado, los intereses para créditos bancarios han bajado considerablemente y se tienen las tasas más bajas de la historia, que fluctúan entre el 3% y el 6% anual; y plazos de hasta 30 años. A primera vista diríamos que no hay obstáculos que impidan tener casa propia o acceso a una vivienda.

La opinión cambia cuando se conocen  los datos de la Cámara Boliviana de la Construcción, y nos enteramos de que el auge de la construcción está concentrado en los edificios para departamentos, en oficinas, parqueos y centros comerciales, esto explica por sí solo que quienes construyen y quienes adquieren estas construcciones no lo hacen para cubrir una necesidad básica de habitación, sino como una vía segura de inversión. Por otro lado, la oferta crediticia de las entidades financieras, como bancos y mutuales, está dirigida a quienes pueden cumplir con los requisitos hipotecarios y de solvencia exigidos a rajatabla.

Aquí termina la ilusión para quienes no tienen vivienda y no son sujetos de crédito por no tener bienes para hipotecar, no contar con  ingresos mensuales que demuestren su solvencia, y estar insertados en el mercado informal de trabajo. A estas personas deberían  dirigirse las políticas públicas de vivienda popular que se han proyectado hasta 2015 y por las que se prevé entregar la mayor cantidad de casas en el menor tiempo posible.

Beneficiar con una vivienda a quienes más lo necesitan y  no tienen acceso a un préstamo requiere agudizar la creatividad y cambiar las formas tradicionales de crédito. No estamos hablando de flexibilizar aún más los requisitos de préstamo, esa  podría ser una trampa antes que una solución. El momento de auge económico que vive el país obliga a redoblar esfuerzos para generar equidad social sostenible y reinversión de riqueza productiva. Las entidades financieras necesitan mover capital en áreas productivas, el país necesita invertir en industria. ¿Habrá algo que conjuncione el acceso a la vivienda, préstamo y generación de industria?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia