Columnistas

Autoestimarse

Ese tipo de opiniones se replica constantemente en la política, en la economía, en el arte.

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

01:28 / 10 de noviembre de 2016

Qué vergüenza, qué dirán en el exterior de nosotros!”... pensé que esta frase tan repetida por mis antepasados había quedado en el olvido, por carecer de sabiduría, de madurez y hasta de originalidad. Creí que junto a la incorporación de nuevos actores sociales, del reconocimiento de la diversidad y la multiculturalidad del país, de la incorporación de nuevas tecnologías, se había incluido el crecimiento de nuestra autoestima como bolivianas y bolivianos. Estaba segura de que la estrechez mental que significa “el qué dirán de nosotros” había sido combatida y vencida con la amplitud que nos puede dar la información globalizada y el reconocimiento de que no somos el ombligo del mundo, y que lo que nos suceda para bien o para mal —sobre todo— debe importarnos únicamente a nosotros, con la intención de resolverlo más allá de solo criticarlo.

¿A qué viene esta reflexión? Pues a que la semana anterior luego de difundirse que la FIFA desmentía la información que nos devolvían los cuatro puntos que nos quitaron días antes, los medios de comunicación nacionales se rasgaron las vestiduras por la vergüenza que sentían ante semejante error cometido por la dirigencia del fútbol boliviano, repitiendo la famosa y estrecha frase “Qué dirán nuestros vecinos, seremos el hazmerreír de chilenos y peruanos”, y se pasaron criticando al dirigente que anticipadamente se apresuró a festejar la decisión de la FIFA. Se mofaron de la actitud del boliviano, se avergonzaron de su reacción, les faltaron palabras para reprochar a su compatriota. Se olvidaron de insistir en recuperar los puntos. En realidad, se olvidaron de que son bolivianos.

Su baja autoestima solo los llevó a censurar la actitud del dirigente. Ese tipo de opiniones se replica constantemente en la política, en la economía, en el arte. Es la actitud que asumen los que se sienten perdedores incluso antes de comenzar la carrera; son los que se disculpan porque todo lo que hacen les parece poco, feo o tonto. Son los que se sienten menos. Tiene mucho que ver con los agoreros que anuncian la llegada de los malos tiempos, de las crisis, de los desastres, para hacer quedar mal al opuesto sin pensar que si sucede el presagio, él también será parte de la hecatombe.

Hace falta trabajar en el crecimiento de la valoración de las y los bolivianos. En sentirnos capaces de triunfar antes de emprender la tarea; no para mentirnos, sino para creer en nosotros mismos como seres humanos, para saber que podemos confiar en nuestras capacidades sin traicionarnos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia