Columnistas

Balística comparada: 1990-2009

La comparación trazada acá no es de índole criminalística, ni siquiera política, sino histórica

La Razón / Rafael Archondo

00:00 / 15 de abril de 2013

Una noche como la de mañana, 16 de abril, hace cuatro años exactos, las balas zumbaban en el hotel Las Américas de la ciudad de Santa Cruz. Lo que para unos fue un febril intercambio de disparos y para otros una ejecución sumaria, dejó tres cadáveres sobre las alfombras. Dwyer, Magyarosi y Rózsa perdieron la vida, Tóásó y Tadic vivieron para contarla, aunque hasta ahora no lo hayan hecho. 

Los datos existentes sobre el grupo húngaro-boliviano-irlandés nos ayudan a apilar las siguientes señas: aterrizaron en el convulsionado oriente boliviano a fines de 2008, para ofrecer sus servicios remunerados a una causa que ellos consideraban llevaría a la creación de un nuevo país, desmembrado de Bolivia, y disfrutaron del Carnaval y sus verdes comparsas poco antes de aquel choque letal con la Policía.

Un documental de la cadena de televisión por satélite Al Jazeera (de Catar) agrega un par de inquietantes yapas: dada su fanfarronería y ausencia de disciplina, habrían perdido la confianza y el financiamiento de los núcleos autonomistas. Por tanto, habrían estado a punto de marcharse del país ante la derrota de las banderas regionales en el referéndum ratificatorio de agosto de 2008 y no habrían, por ello, salido del hotel la noche en la que explotó la bomba en la casa del cardenal Julio Terrazas. Inquietantes hipótesis que la Justicia se encargará, algún día, de rechazar o convalidar.

Como no soy sabueso, me inclino por otro tipo de deducciones. Creo que al margen de si fue un combate o un fusilamiento, las balas en el hotel Las Américas guardan un caprichoso parecido con las que ultimaron a otros tres hombres en la calle Abdón Saavedra de La Paz, una madrugada de diciembre de 1990. 

La comparación trazada acá no es de índole criminalística, ni siquiera política, sino meramente histórica. Tampoco digo que quienes consideran mártires a Northdufter, Caballero y Espinoza (los muertos de la comisión Néstor Paz Zamora-CNPZ) tengan ahora que erigir un altar equivalente a los acribillados en Santa Cruz. Exacto, no son comparables un grupo de mercenarios con una célula de guerrilleros urbanos. Y es que el hilo entre los dos está hecho de otro material.

Los años 1990 y 2009 encuentran a ambos grupos en situaciones de similar adversidad. Los dos buscaban revertir a tiros una realidad ya consumada. En 1990, el nuevo esquema de poder político y económico arrollaba ya con todo después de aquella victoria militar sobre la marcha minera que todos recordamos con el apelativo de “por la Vida”. En 2009, los autonomistas cruceños huían en desbandada tras el arresto de Leopoldo Fernández y el destape de los gatilleros del río Tahuamanu. El periodista Boris Miranda hace esta estupenda comparación en su libro La mañana después de la guerra, y yo me atrevo acá a estirar la pita haciendo un parangón de peor calidad entre las dos fracciones armadas que intentaron ponerle zancadillas a una locomotora. En efecto, tanto Rózsa como Northdufter coincidieron en el mismo error. No quisieron entender que los ciclos históricos germinan en las voluntades férreas de la gente, y no en la determinación suicida de quienes se evalúan predestinados para torcer la marcha de los siglos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos