Columnistas

Biblioteca del Bicentenario

Creo que la lista de la Biblioteca del Bicentenario es un fiel reflejo de una parte de nuestra expresión cultural.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero / La Paz

03:09 / 22 de diciembre de 2014

Fantástico! Ya tenemos tarea para los próximos diez años: leer y en algunos casos releer los 200 libros que constituyen el ADN de Bolivia. El jueves pasado se hizo pública la esperada lista de la Biblioteca del Bicentenario (BBB) y, por supuesto, no estuvo exenta de controversia.

Primero se cuestionó la composición del comité editorial que, aceptémoslo, era excesivamente paceño. Si de un total de 33 personalidades, 23 provienen de La Paz y tan solo cuatro del oriente del país (Beni y Santa Cruz), además de dos o tres de los departamentos de Cochabamba, Tarija y Sucre, la cosa está desbalanceada. Sin embargo, no acepto que esto invalide la estupenda diversidad que encerraba dicho comité, que reunía a moros y cristianos de los campos de la historia, las ciencias sociales, la literatura y las artes. El primer libro que quisiera yo leer es una crónica de las discusiones en torno a la selección de los títulos, conocedora de las pasiones que despierta en estos círculos el reconocimiento público de sus autores favoritos.

En segundo término, cómo no, la controversia giró en torno a los libros y autores que quedaron fuera (incluso un despistado y provinciano columnista aprovechó la oportunidad para, en nombre de su cochabambino origen, reclamar su inclusión). Aquí cabe la recomendación del columnista Walter I. Vargas,  quien sostiene que, para que todos seamos felices, la selección debería ser de 2.000 títulos, lo que nos mantendría ocupados leyendo hasta el 2115. Por más inclusiva, discutida, votada o consensuada que sea una lista, siempre quedan fuera de manera injusta una serie de obras. Invito a que creemos la “lista sombra del bicentenario” o “los únicos y auténticos excluidos del BBB” para así incrementar aún más nuestra tarea de lectura del próximo decenio.

Resumidas las críticas, ahora podemos concentrarnos en las virtudes de esta lista, que creo es un fiel reflejo de una parte de nuestra expresión cultural: la palabra escrita. Y por supuesto en este reflejo no podían dejar de expresarse las diversas exclusiones que “la república letrada” expresa. Por ello reconozco cierta generosidad (o complejo de culpa) al encontrar 17 obras escritas por mujeres frente a 115 escritas por varones (se excluyen del conteo las antologías y obras colectivas). Y claro, desde el siglo XVI al siglo XIX era imposible encontrar una mujer portando una pluma, menos aun dedicando tiempo a la crónica o a la literatura. Es de elogiar que se haya elegido a Hilda Mundy (en realidad Laura Villanueva Rocabado escribiendo con seudónimo) para dar a conocer su obra junto a nuestra querida Adela Zamudio, precursoras del siglo XX. Es interesante notar que más del 50% de las mujeres seleccionadas son historiadoras y apenas tres son poetisas y dos literatas. No puedo dejar de celebrar la selección de la obra futurista De cuando en cuando Saturnina de Alison Spedding, la única novela escrita por una mujer incluida en la lista.

Así, si aceptamos lo que sostienen los amigos del CIS al mencionar que, de los cerca de 100.000 libros producidos en la historia de Bolivia (y lo que antes era este territorio) solo entre el 1% y el 2% ha sido escrito por mujeres, la representación femenina aquí presente tiene algo de acción afirmativa. Por lo pronto ya voy abriendo espacio en mi casa para dar la bienvenida a estos nuevos amigos porque, como dice la introducción del proyecto BBB, “leemos para completar el círculo, porque quizás el pasado esté adelante y el futuro atrás”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia