Columnistas

Bien común protegido

Las áreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo

La Razón / Humberto Gómez

02:58 / 04 de septiembre de 2012

De acuerdo connuestra Constitución Política, las áreas protegidas “constituyen un bien comúny forman parte del patrimonio natural y cultural del país; cumplen funcionesambientales, culturales, sociales y económicas para el desarrollo sustentable”.Existe un dilema fundamental sobre el hecho de identificar a las áreasprotegidas como un bien común, el escenario es simple, hay un recurso –lasáreas protegidas- al que un gran número de personas tienen acceso y reclamanderechos. El uso excesivo de este recurso crea problemas, a menudo destruyendosu sostenibilidad, limitando por tanto esas funciones ambientales, culturales,sociales y económicas.

Cada usuario, losdirectos e indirectos pues es un “bien común”, se enfrenta a una decisiónacerca de cómo el recurso se utilizará, si todos los usuarios se ponen deacuerdo de forma apropiada, el recurso podría ser aprovechado de manerasostenida. Pero, he aquí el dilema, si los vecinos no actúan como está acordado,entonces el recurso todavía podría colapsar y se han perdido los beneficios acorto plazo para todos los usuarios. Este dilema parece inexorable. Sinembargo, su lógica depende de un conjunto de supuestos sobre la motivaciónhumana, acerca de las reglas que rigen el uso de los bienes comunes y sobre elcarácter de los recursos comunes.

Las áreas protegidascomo un bien común sólo podrían existir si, como sociedad, los bolivianos nospusiéramos de acuerdo sobre sus funciones, sobre su valor y sobre su forma deuso. Lamentablemente esto aún no es así. Nuestra gran diversidad se reflejatambién en la diversidad de opiniones sobre qué son y para qué sirven las áreasprotegidas. Lasáreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo, y hasta que las funcionesque un área protegida puede cumplir no sean bien conocidas por todos nosotros,ellas seguirán siendo vistas como “reservas”, para que luego que hayamosacabado con los recursos naturales a nuestro alrededor acabemos con losrecursos en ellas también.

Las áreas protegidas son tanvitales como lo son los órganos en nuestro cuerpo, ¿es posible que el cuerpohumano se desarrolle sin órganos vitales?, ¿se imagina usted vivir sin hígado?,¿o con sólo una parte de él?… Así como para vivir necesitamos mantener nuestrosórganos vitales sanos e íntegros, las áreas protegidas deben mantenerse sanas eintegras.

Bien común protegido

Humberto Gómez es directorejecutivo de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

 

Lasáreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo

De acuerdo connuestra Constitución Política, las áreas protegidas “constituyen un bien comúny forman parte del patrimonio natural y cultural del país; cumplen funcionesambientales, culturales, sociales y económicas para el desarrollo sustentable”.Existe un dilema fundamental sobre el hecho de identificar a las áreasprotegidas como un bien común, el escenario es simple, hay un recurso –lasáreas protegidas- al que un gran número de personas tienen acceso y reclamanderechos. El uso excesivo de este recurso crea problemas, a menudo destruyendosu sostenibilidad, limitando por tanto esas funciones ambientales, culturales,sociales y económicas.

Cada usuario, losdirectos e indirectos pues es un “bien común”, se enfrenta a una decisiónacerca de cómo el recurso se utilizará, si todos los usuarios se ponen deacuerdo de forma apropiada, el recurso podría ser aprovechado de manerasostenida. Pero, he aquí el dilema, si los vecinos no actúan como está acordado,entonces el recurso todavía podría colapsar y se han perdido los beneficios acorto plazo para todos los usuarios. Este dilema parece inexorable. Sinembargo, su lógica depende de un conjunto de supuestos sobre la motivaciónhumana, acerca de las reglas que rigen el uso de los bienes comunes y sobre elcarácter de los recursos comunes.

Las áreas protegidascomo un bien común sólo podrían existir si, como sociedad, los bolivianos nospusiéramos de acuerdo sobre sus funciones, sobre su valor y sobre su forma deuso. Lamentablemente esto aún no es así. Nuestra gran diversidad se reflejatambién en la diversidad de opiniones sobre qué son y para qué sirven las áreasprotegidas. Lasáreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo, y hasta que las funcionesque un área protegida puede cumplir no sean bien conocidas por todos nosotros,ellas seguirán siendo vistas como “reservas”, para que luego que hayamosacabado con los recursos naturales a nuestro alrededor acabemos con losrecursos en ellas también.   

Bien común protegido

Humberto Gómez es director ejecutivo de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

 

Las áreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo

De acuerdo con nuestra Constitución Política, las áreas protegidas “constituyen un bien común y forman parte del patrimonio natural y cultural del país; cumplen funciones ambientales, culturales, sociales y económicas para el desarrollo sustentable”. Existe un dilema fundamental sobre el hecho de identificar a las áreas protegidas como un bien común, el escenario es simple, hay un recurso –las áreas protegidas- al que un gran número de personas tienen acceso y reclaman derechos. El uso excesivo de este recurso crea problemas, a menudo destruyendo su sostenibilidad, limitando por tanto esas funciones ambientales, culturales, sociales y económicas.

Cada usuario, los directos e indirectos pues es un “bien común”, se enfrenta a una decisión acerca de cómo el recurso se utilizará, si todos los usuarios se ponen de acuerdo de forma apropiada, el recurso podría ser aprovechado de manera sostenida. Pero, he aquí el dilema, si los vecinos no actúan como está acordado, entonces el recurso todavía podría colapsar y se han perdido los beneficios a corto plazo para todos los usuarios. Este dilema parece inexorable. Sin embargo, su lógica depende de un conjunto de supuestos sobre la motivación humana, acerca de las reglas que rigen el uso de los bienes comunes y sobre el carácter de los recursos comunes.

Las áreas protegidas como un bien común sólo podrían existir si, como sociedad, los bolivianos nos pusiéramos de acuerdo sobre sus funciones, sobre su valor y sobre su forma de uso. Lamentablemente esto aún no es así. Nuestra gran diversidad se refleja también en la diversidad de opiniones sobre qué son y para qué sirven las áreas protegidas. Las áreas protegidas son vitales para nuestro desarrollo, y hasta que las funciones que un área protegida puede cumplir no sean bien conocidas por todos nosotros, ellas seguirán siendo vistas como “reservas”, para que luego que hayamos acabado con los recursos naturales a nuestro alrededor acabemos con los recursos en ellas también. 

Las áreas protegidas son tan vitales como lo son los órganos en nuestro cuerpo, ¿es posible que el cuerpo humano se desarrolle sin órganos vitales?, ¿se imagina usted vivir sin hígado?, ¿o con sólo una parte de él?… Así como para vivir necesitamos mantener nuestros órganos vitales sanos e íntegros, las áreas protegidas deben mantenerse sanas e integras.

Las áreas protegidas son tanvitales como lo son los órganos en nuestro cuerpo, ¿es posible que el cuerpohumano se desarrolle sin órganos vitales?, ¿se imagina usted vivir sin hígado?,¿o con sólo una parte de él?… Así como para vivir necesitamos mantener nuestrosórganos vitales sanos e íntegros, las áreas protegidas deben mantenerse sanas eintegras.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia