Columnistas

Bolívar profético

Simón Bolívar es el augur ante el cual acuden en busca de verdad las naciones de América

La Razón (Edición Impresa) / José Félix Díaz Bermúdez

03:14 / 05 de septiembre de 2015

En las señales de la historia, en las aspiraciones de su tiempo, en la especificidad de nuestra raza, en todo observó el porvenir. La Carta de Jamaica, escrita en Kingston el 6 de septiembre de 1815 en medio de la soledad y el infortunio, evidenció su pensamiento bajo cuyo dictado materializó su singular obra como hombre de acción. Advirtió como ninguno el futuro, pero lo que más nos debe sorprender y más necesitamos es la forma en la que conformó los elementos constructivos de nuestro pasado y juzgó su presente, para señalar lo que somos y lo que debemos ser.

Bolívar describió las formas del ser americano desde el antiguo México y hasta el lejano Chile, apreciando con profundidad sus condiciones y el desenvolvimiento de las sociedades, su carácter y perspectivas. Ante los males de la conquista, del despotismo y de la tiranía, los siglos de dominación y servilismo, aislada la América irredenta, Bolívar no vaciló en asegurar que el “suceso coronará nuestros esfuerzos” al intuir el destino de la América libre y la necesidad de “conseguir instituciones liberales” y “sociedades civiles… sobre las bases de la justicia, la libertad y la igualdad”, derecho irrenunciable de individuos y pueblos.

Bolívar creyó resolver en América el enigma de la libertad para reivindicar en ella, como lo expresó en la mencionada epístola: “los derechos de la humanidad”, “el equilibrio del mundo”, la existencia de “una república” que a pesar de nuestra inexperiencia no terminase envuelta en las “anarquías demagógicas, o (...) tiranías monócratas”; es decir, bajo dictaduras. Luchó para superar el “espíritu de partido” destructor y divisor de la patria, para  alcanzar “la unidad”, “fundar un gobierno libre” con “leyes benévolas”, respetuoso de “los derechos del hombre, manteniendo el equilibrio de los poderes y estatuyendo leyes generales a favor de la libertad civil, de imprenta y otras”, tal y como entonces lo hizo Venezuela para constituir y perpetuar una sólida república, adelantos que pueden extraviarse cuando se produce “la ineficacia de la forma democrática”, asunto que se debe evitar.

No obstante nuestra diversidad, “intereses opuestos, caracteres desemejantes”, apreció como una “idea grandiosa” la existencia de “una sola nación”, con “un solo gobierno que confederase los diferentes Estados”, y avizoró en Panamá “un augusto congreso” que discutiese y asegurase la paz del continente. Bolívar es el augur ante el cual acuden en busca de verdad las naciones de América, es el genio creador de nuestra libertad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia