Columnistas

‘Bolivia dijo No’

Los que se llenan la boca con la palabra democracia no entienden lo que ésta significa.

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

00:05 / 05 de septiembre de 2018

El eslogan con el que la derecha pretende levantar una supuesta reivindicación democrática (“Bolivia dijo No”) se ha convertido en lo que realmente expresa: intolerancia, distorsión, racismo y discriminación. Los que se llenan la boca con la palabra democracia no entienden lo que ésta significa, como lo demostraron cuando anunciaron que iniciarían un boicot contra el grupo musical Los Kjarkas por el solo hecho de que uno de sus integrantes manifestara su admiración por el Presidente del Estado. Se los tildó de “traidores” y otros adjetivos, desconociendo los méritos que ha tenido el grupo musical que más éxito ha tenido más allá de nuestras fronteras. Esos mismos “demócratas” aplaudieron a un grupo mexicano que coreó el estribillo opositor, quienes pese a ser extranjeros opinaron, criticaron como les vino en gana, sin que nadie se haya rajado las vestiduras.

Lo más gracioso de esto es que el grupo se unía “a la lucha contra la dictadura”; algo incongruente desde todo punto de vista, primero porque en una dictadura hubieran ido a parar del escenario a un calabozo o a la tumba, como pasó con Víctor Jara en Chile o con Benjo Cruz en Bolivia, asesinados por cantarle a la libertad. Incongruente además porque viene de un grupo cuyo país lleva de lejos el primer lugar en el continente por asesinato de periodistas, por desapariciones forzosas (no olvidemos los 40 normalistas asesinados en Ayotzinapa), y en el que la muerte por causas políticas es cosa de todos los días.

No hace mucho, cuando el Defensor del Pueblo cenaba en un restaurante, ejerciendo sus derechos constitucionales como un ciudadano de a pie, una turba de inadaptados lo agredió a nombre de la democracia, haciendo ostentación de ignorancia y prepotencia. La acción no se limitó a él, sino también a su esposa, para luego, por las redes sociales, burlarse de un rasgo físico del agredido, cayendo en comportamientos discriminatorios.

El colmo de la intolerancia se dio unos días atrás en el acto de graduación de la hija del Presidente. Cuando recibió su diploma, la inmensa mayoría de los asistentes aplaudió a la joven profesional, aunque no faltó un desubicado que empezó a gritar el consabido “Bolivia dijo no”; grito que fue inmediatamente abucheado por la mayoría de los asistentes, como claramente se observa en el video difundido por la Universidad Católica San Pablo de La Paz.

Este acto cobarde contra una mujer, por el solo hecho de ser familiar del Presidente, no fue tolerado por la audiencia que asistió a la graduación, porque como debe ser entre personas democráticas, se repudió al desubicado. Lo lamentable es que dos periódicos identificados claramente como voceros de la oposición informaron distorsionadamente y no dijeron lo que de verdad había ocurrido en el acto. “La hija de Evo Morales no se salvó de las manifestaciones del Bolivia dijo No”, publicaron el mismo día y con la misma redacción dichos periódicos en sus páginas digitales, amplificando la agresión contra la joven profesional, con el agravante de que no dijeron que el desubicado que empezó la consigna clisé fue callado y que se aplaudió a la egresada.

Se debe reconocer que no todos en la oposición actúan como gorilas, hay que destacar las opiniones de Gonzalo Chávez o John Arandia, quienes demuestran racionalidad en medio del oscurantismo. Es realmente preocupante que quienes hablan a nombre de la libertad actúen como en las dictaduras, con ese tufillo de intolerancia fascista resumida en tres frases.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia