Columnistas

Brasil se hunde

La economía brasileña ha registrado tres trimestres consecutivos de contracción.

La Razón (Edición Impresa) / Armando Álvarez Arnal

00:26 / 06 de diciembre de 2015

En el tercer trimestre de 2015 la economía de Brasil cayó  en 1,7% registrando así tres trimestres consecutivos de contracción y un decrecimiento acumulado del 3,2% de enero a septiembre. Luego de haber logrado un crecimiento del 7,5% en 2010, que colocó a Brasil entre las principales economías emergentes junto a Rusia, India, China y Sudáfrica (los denominados BRICS), en 2011 creció 2,7%, 1% en 2012, 2,5% en 2013 y apenas 0,1% en 2014. La caída de sus exportaciones, un menor consumo de los hogares y la menor inversión explicarían en gran medida la contracción de la economía brasileña que, de acuerdo con diversas estimaciones, podría registrar una caída superior al 3,2% al concluir 2015, y que se extendería a 2016 con una caída en torno al 2%.

Los menores precios de las materias primas que exporta Brasil (soya, carne, azúcar, café y hierro, entre otras) y a la menor demanda de China que en los últimos años se convirtió en su principal socio comercial son las principales razones de la caída en sus ingresos, a pesar de que el real se ha depreciado respecto del dólar cerca de 30% en el presente año.

Por otra parte, el consumo interno, que en los últimos años creció gracias a diversos programas estatales que sacaron de la pobreza a millones de brasileños y al acceso a crédito barato, se ha contraído, debido a que el elevado gasto público y la depreciación del real, que encarece las importaciones, han generado una inflación que en lo que va del año alcanza el 10%, obligando al Gobierno a elevar en menos de un año la tasa de referencia del 10% al 14,25%, lo que ha desincentivado a que las familias se continúen prestando y a que el desempleo se incremente del 5%, al finalizar 2014, al 8% en la actualidad.

Asimismo, el aumento de las tasas de interés y el clima de desconfianza generado por la megacorrupción en la estatal Petrobras, escándalo en el que se han visto involucrados grandes empresarios, banqueros y figuras del gobernante Partido de los Trabajadores, han fomentado la salida de capitales y contraído la inversión. A lo anterior se suma que la calificadora Standar&Poors redujo la calificación de los bonos soberanos brasileños a BB+, calificación considerada nivel de inversión especulativa.

Con el fin de reducir el persistente déficit fiscal y el consiguiente incremento de la deuda pública que se encuentra por encima del 65% del PIB, el gobierno de Rousseff ha implementado un plan de austeridad reduciendo el gasto público (eliminación de 8 ministerios de los 39 que cuenta el Ejecutivo y menor gasto en infraestructura) e incrementando algunos impuestos (combustibles, transacciones financieras), medidas necesarias pero que inciden negativamente sobre el consumo.

Para completar el complejo escenario económico de Brasil, en la semana que termina, el Presidente de la Cámara de Diputados admitió para tratamiento del Congreso una petición de destitución de la mandataria Dilma Rousseff por supuestas maniobras fiscales en 2014 realizadas con el fin de ocultar la verdadera situación del déficit fiscal. Si bien el proceso puede durar varios meses, es indudable que no contribuye a mejorar el clima de desconfianza reinante.

Por otra parte, si en los próximos días la Reserva Federal incrementa la tasa de referencia en EEUU, podría fomentar una mayor salida de capitales de Brasil, lo que depreciaría el real u obligaría al Gobierno brasileño a elevar nuevamente la tasa de interés de referencia para que ello no suceda, lo que debilitaría aún más el consumo y la inversión.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia