Columnistas

Calles y carreteras de usos múltiples

La gente se apodera de vías públicas, tanto urbanas como rurales, para cualquier tipo de manifestación

La Razón / Tejiendo pistas - Xavier Albó

00:00 / 07 de julio de 2013

El largo feriado del 21 al 23 de junio más la noche-verbena de San Juan dejaron un saldo de 25 muertos.  De haber muerto por algún conflicto político, habrían podido provocar la caída de un presidente. Pero todo fue más sencillo: una combinación de tráfico y fiestas en la vía  pública.

El caso más grave fue el ocurrido en San Juan de Huancollo, la tarde del viernes 21. Un camión cisterna con 40.000 litros de alcohol de quemar colisionó con un micro. Se había creado una trancadera por unos alegres bailarines, que minutos antes habían ocupado la importante carretera internacional al Perú, entre Guaqui y Desaguadero. Un video muestra que el Alcalde de Desaguadero presidía la fiesta, y que había al menos un policía entre los danzantes y el tráfico lento. Pero en el momento de la colisión ya no estaban en la carretera. Martes y viernes son, además, los días de mayor densidad de tránsito por la concurrida feria internacional en Desaguadero a ambos lados de la frontera.

La colisión rajó la cisterna, su alcohol, fácilmente inflamable, se empezó a desparramar, saltó alguna chispa y, en cuestión de pocos minutos, se provocó un incendio dantesco, dejando quemados y retorcidos nueve vehículos; 11 muertos achicharrados, muchos irreconocibles, y decenas de heridos por quemaduras. Ocurrió dos noches antes de la velada de San Juan, la de esas otras fogatas que las alcaldías urbanas buscan controlar, con cierto éxito.

El 22 de febrero de 2007 ya había ocurrido algo semejante en Huancarani, al sur de Oruro, cuando un bus con 54 pasajeros tropezó con un grupo de bailarines en plena carretera por la Kacharpaya o despedida de Carnaval. El saldo fueron 14 muertos y seis heridos.

 Muchos de nosotros hemos tenido que avanzar lentamente y combinar nuestro contratiempo y nuestra curiosidad y gozo al observar el espectáculo. En La Paz y El Alto la ocupación de avenidas es cotidiana y multifacética en las carreteras y va más ligada a ciertas festividades.

No es éste el lugar para deslindar responsabilidades por ese accidente concreto. Pero quiero llamar la atención sobre esa típica práctica cultural nacional generalizada. La gente se apodera de vías públicas, tanto urbanas como rurales, incluidas concurridas carreteras locales e internacionales, para cualquier tipo de manifestación: danzas y festivales religiosos y culturales, desfiles cívicos o militares, marchas políticas y bloqueos aguerridos, carreras de carros o bicicletas, puestos callejeros de venta  e incluso mercados semanales... Importantes avenidas urbanas y carreteras rurales pasan a ser, de esta forma, no sólo espacios para tránsito rodado, a veces de alta velocidad, sino también el espacio público privilegiado para ese vasto espectro de manifestaciones públicas.

La encuesta que cada semana lanza Erbol sobre algún tema de actualidad está dedicada esta vez a sondear la opinión sobre si debe prohibirse la ocupación de carreteras internacionales e interdepartamentales para bailes religiosos. Al delimitar así  la consulta, es fácil prever los resultados. Yo soy el primero que exigiría previsión y buen control desde las autoridades locales y de tránsito, como condición previa a cualquier ocupación festiva de esas vías internacionales. Pero el asunto, me parece, es mucho más amplio y debe ser también afrontado de una manera global.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia