Columnistas

Calor para todos

Un área protegida bien conservada con-tribuye a mejorar las condiciones ambien-tales del planeta

La Razón / Raúl Pérez Albrecht

01:51 / 06 de febrero de 2012

Iniciando 2012 parecería que ser ambientalista es un tema de opción o gusto; como ser de algún equipo de fútbol. Algunas personas piensan que se trata de un asunto reservado para algunos fanáticos, verdes. Pero en realidad, no se trata de una opción o un hobby de unos cuantos fundamentalistas.

A finales de 2011, la Oficina de Meteorología del Reino Unido informaba ante las cadenas internacionales que 2012 sería uno de los diez años más calurosos desde 1850. Con esta noticia se daba a conocer que hasta los más incrédulos tendrán que vivir en carne propia y empezar a preocuparse por el sorprendente aumento de temperatura.

En la cumbre sobre el cambio climático de 2011, se buscó ampliar el tiempo de vigencia del Protocolo de Kyoto, el único acuerdo global para que países desarrollados adopten medidas a favor de reducir su accionar industrial en favor del medio ambiente. Pero, para mal nuestro, este acuerdo tuvo un desenlace poco favorable. Por ejemplo, EEUU decidió seguir al margen de este protocolo, siendo uno de los mayores emisores de gases que generan el calentamiento global en el mundo; y países como Canadá, Japón y Rusia decidieron no ratificarlo. Un fracaso para la gente de a pie, como yo y como usted, porque los generadores de los grandes problemas defienden un modelo de producción y desarrollo por encima de los intereses globales.

En cuanto a la mirada local, la cosa tampoco está mejor. Nuestra postura es poco fundamentada y coordinada. El Estado tiene una visión disociada de las recomendaciones técnicas disponibles en el trabajo realizado por las satanizadas organizaciones no gubernamentales (ONG) y centros de investigación.

Bolivia tiene experiencias que demuestran que un área protegida bien conservada contribuye a mejorar las condiciones ambientales del planeta, pero también puede generar ingresos elevados. Empero, nuestros representantes han sido reiterativos en sus exposiciones que eso es mercantilizar la naturaleza. No obstante, si detrás de esa afirmación existiese coherencia, como quieren hacerlo ver, habría que preguntarnos por qué contribuimos a la exportación de energía, minería, hidrocarburos a países que, con esos insumos, contribuyen al problema.

A pocos días del 28 de enero, “Día mundial por la reducción de CO2”, nos toca trabajar en el mismo equipo y exigir que exista coordinación entre nuestro Estado y sus organizaciones, para que haya un mayor control de nuestros bosques y áreas protegidas, y se promueva una participación ciudadana para reducir nuestra huella ecológica, a fin de que este calor no termine con todos nosotros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia